Aston Martin Rally GT

Hemos tenido ocasión de probar el Aston Martin Rally GT que compite de la mano de Baporo en nuestro país. Ofrece un comportamiento noble y es una delicia conducirlo.

Hemos tenido ocasión de probar el Aston Martin Rally GT que compite de la mano de Baporo en nuestro país. Ofrece un comportamiento noble y es una delicia conducirlo.




Hemos tenido ocasión de probar el Aston Martin Rally GT que compite de la mano de Baporo en nuestro país. Ofrece un comportamiento noble y es una delicia conducirlo. A sus mandos, embriagados por el cautivador sonido de su potente V8 las vueltas al Jarama se suceden sin darnos cuenta.


En el panorama de los rallys la llegada de la categoría GT está insuflando un soplo de aire fresco y de glamour. Se trata de unos coches muy exclusivos, con una estampa muy bonita y un cautivador sonido del motor, que hacen a su paso las delicias de los aficionados que se dan cita a pie de cuneta. Recordando un artículo que escribió hace poco Josep Autet, uno de los copilotos españoles más laureados, decía que la memoria colectiva es corta, ya que los GT eran los amos de los rallys hace un par de décadas.

Es verdad, y qué bonito era ver pasar por los tramos a Zanini con el Ferrari 308 GTB o a los numerosos Porsche 911 que participaban a principios de la década de 1980 en los rallys españoles. Pues bien, parece que la nueva normativa en el reglamento de los rallys nos va a permitir de nuevo disfrutar de estos coches en plena batalla contra el crono. Ya corre de forma habitual Sergio Vallejo con un Porsche 911y la empresa Baporo, capitaneada por Josep Bassas dispone de un Aston Martín.

Además el preparador Julian Piedrafita está últimando un Ferrari 360 y Nissan trabaja en la elaboración de un kit de competición para que el 350 Z pueda competir en esta categoría. Nosotros hemos tenido ocasión de ponernos a los mandos del Aston Martin Rally GT de Baporo, coche que en la actualidad pilota el mundialista Xevi Pons y con el que consiguió la segunda posición en el Rally de Osona.

Este espectacular vehículo, desarrollado sobre la base del V8 Vantage, compite en nuestro país gracias a la buena relación que existe entre David Richards, que es el actual propietario de Aston Martin y de Prodrive, empresa que se encarga de la preparación de los coches de carreras, y Baporo, con «Pep» Bassas al frente, algo que ha hecho posible la cesión de Prodrive a esta estructura española del Aston Martin Rally GT para promocionarlo en competición. La cita para probar este «aparato» fue en el circuito del Jarama.

Antes de ponernos frente al volante, y con Bassas como anfitrión, se hace necesario recabar información sobre el funcionamiento de los distintos mandos del coche: «El coche es muy de serie ya que la reglamentación sobre estos coches no es muy clara y no podemos permitirnos evolucionar cosas que no sabemos si van a estar autorizadas. Por lo tanto ya verás que todos los mandos son los originales del coche de calle». Nos explicó el ex campeón de España de Rallys.

Acomodados en el puesto de conducción, al que se accede tras desmontar el volante (como en un F-1) y de hacer verdaderos ejercicios de contorsionismo en el entramado del arco de seguridad, podemos comprobar que nada resulta extraño y que tal como nos habían advertido mantiene los mandos e instrumentos del coche de serie. En este aspecto se distingue por los asientos de carreras dotados con los cinturones de seguridad de cinco puntos de anclaje y por el arco de seguridad, que además de proteger a los ocupantes del coche en caso de accidente, proporciona una elevada rigidez a la carrocería de aluminio del coche.

Bien acomodados frente al volante, giramos la llave de contacto y pulsamos el mando del arranque –como en el coche de serie–, engranamos primera y allá vamos. En la primera curva a final de recta, comprobamos que el coche derrapa con facilidad. Hay que tomarse las cosas con calma al principio ya que con los neumáticos fríos no se pueden hacer muchas filigranas, por lo que lo más recomendable es hacer una primera vuelta de calentamiento. Llegamos a «Bugati» y como diría Bernardo Marín, personaje de «Camera café»: ¡leeeches!. El coche nos obsequia con una larga derrapada, que debido a una dirección un poco lenta –es la del V8 Vantage de calle–, no resulta fácil controlar.

Además se ve penalizado por unos neumáticos, debido al reglamento del Campeonato de España de Rallys, un poco justos para este coche de 425 CV y 1.400 kilos. Tras la primera vuelta de calentamiento y de adaptación al coche, nos animamos a buscarle un poco más las cosquillas. Este espectacular Aston Martin resulta un coche fácil de conducir, con un motor que empuja una barbaridad a cualquier régimen de giro y que debido a sus increíbles bajos permite camuflar cualquier error de pilotaje, ya que basta con pisar a fondo en cualquier marcha para salir airosos de la situación. Hablando de la caja de cambios, requiere movimientos enérgicos para pasar de una marcha a otra, ya que los engranajes son de piñones rectos y la única precaución que hay que guardar es marcar muy bien el recorrido de segunda a tercera para no insertar la primera por error.

Por otro lado, sus desarrollos resultan un poco largos para el Jarama y en la recta no se llega a poner la sexta velocidad. Con respecto a las suspensiones, resultan un poco blandas, algo que se deja notar mucho en el circuito, pero que en los tramos virados de los rallys son las más adecuadas, teniendo en cuenta sobre todo lo justo que va de ruedas, mientras que por los mismos motivos y por su elevado peso, las frenadas se alargan un poco. Tras varias vueltas al Jarama, bajo un sol de justicia, que nosotros solventamos dentro del coche con el climatizador automático, nos bajamos encantados con el comportamiento de este Aston Martin Rally GT, de reacciones muy nobles y por el sonido cautivador de su motor V8.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba