Así trabajan los robots de Seat

Así trabajan los robots de Seat

Seat nos muestra cómo es el día a día para su batallón de robots autónomos. Gracias a ellos, el trabajo es más preciso y seguro, además de evitar riesgos y lesiones a los operarios, al realizar las tareas más pesadas.

Seat nos muestra cómo es el día a día para su batallón de 125 robots autónomos que sirven para transportar componentes por toda la fábrica. Estos vehículos guiados automáticamente mueven cada día 23.800 piezas y conviven con 7.000 operarios evitando accidentes y de manera infatigable.

A diario, estas plataformas realizan hasta 2.800 recorridos diarios desde que se activan, a las 5 de la mañana, recorriendo más de 436.000 km anuales.

A través de un código de barras certifican la pieza que deben cargar y piden paso a través de un sensor que permite abrir las puertas del almacén. Así empiezan a circular algunos de los 125 AGV, que se cruzan entre ellos y con los 7.000 operarios en lo que parece un baile perfectamente sincronizado. Los robots autónomos transportan motores, cajas de cambio, amortiguadores o espejos y pueden llevar hasta 1.500kg de peso.

Cómo saben su recorrido los robots autónomos

Las líneas en el suelo guían estos vehículos.
Las líneas en el suelo guían estos vehículos.
Ampliar

Unas vías magnéticas, ocultas bajo el suelo, marcan las 40 rutas cíclicas de los AGV en la fábrica de Martorell. Cada una de ellas dura entre 1 y 7 minutos. Durante este tiempo, los robots circulan reduciendo automáticamente la velocidad en las curvas para no perder estabilidad con la carga y son capaces de guardar la distancia de seguridad. En un futuro, estas vías dejarán de existir para dar paso a la navegación con GPS.

Cinco empleados configuran, y si es necesario, modifican remotamente la ruta de todos los AGV desde la sala de control. Un servidor central reúne la información del software que hay en el interior de cada robot. En las pantallas de la sala, donde aparecen simbolizados con un número, se registran sus posiciones exactas. Una luz verde indica que están en pleno rendimiento y si ésta se vuelve amarilla, señala que se encuentran parados por la detección de un obstáculo o cargando baterías. El sistema permite también evaluar posibles averías y solventarlas de forma instantánea.

 La llamada 4ª revolución industrial permite que los empleados controlen los procesos para optimizar la toma de decisiones y que puedan ceder a estos robots colaborativos las tareas más físicas y rutinarias. SEAT, referente de empresa digitalizada dentro del sector, contempla también otras medidas como la integración de softwares y hardwares en producción y logística.

Los robots autónomos de Seat en vídeo

 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba