Noticia

Así quedan un Mazda RX-7 y un Ford Mustang Mach 1 tras décadas bajo un río

Ampliar

09 de abril, 2020

Un equipo de buzos ha rescatado del fondo de un río estadounidense dos clásicos como un Mazda RX-7 y un Ford Mustang Mach 1. Eso sí, son irrestaurables.

El canal de youtube “Adventures with Purpose” está especializado en una peculiar actividad relacionada con los coches. Su objetivo principal es localizar y rescatar automóviles sumergidos en diferentes ríos y lagos de los Estados Unidos.

Este equipo de buzos recorre el país buscando estos tesoros automovilísticos, que muchas veces no son para tanto debido a la oxidación que reciben tras permanecer tanto tiempo bajo el agua. En esta ocasión, recibieron un aviso proveniente de Portland en la que se les avisaba que podrían encontrar algunos coches clásicos en el rio Tualatin.

Puede que te interese: Compran una nave y se encuentran un tesoro en forma de coches abandonados de un concesionario

Y para allá que se fueron y la verdad es que se encontraron casi una flota de vehículos: tres pick-up, seis coches sin identificar, un Mazda RX-7 y un Ford Mustang Mach 1 de 1973. Como los automóviles sin identificar y las pick-up se encontraban demasiado lejos como para efectuar el rescate, los responsables del canal de Youtube se centraron en recuperar los dos modelos más significativos, el Mazda y el Ford.

El aspecto del Mazda y el Ford, lamentable

El primero, tras una ardua operación de rescate, en la que tuvieron que darle la vuelta porque estaba boca abajo, no estaba en un estado demasiado ruinoso tras haber permanecido años bajo el agua, aunque restaurarlo parecía una misión imposible. Peor fue el Ford Mustang Mach 1 de 1973, pues seguramente llevaba mucho más tiempo sumergido (en el vídeo se sugiere que unos 40 años) y su estado era incluso peor que el del Mazda RX-7.

En definitiva, este canal de youtube hace la buena acción de limpiar los ríos estadounidenses de chatarra automovilística que lleva bajo el agua décadas, aunque, a nosotros, como aficionados al mundo del motor, se nos hace un nudo en la garganta cada vez que vemos esos amasijos de hierros oxidados y nos imaginamos cómo debían de circular por las carreteras hace años.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche