Noticia

Así operaba la banda del “siniestro total”: estafaban a aseguradoras y a clientes

2 fotos

Ampliar

28 de septiembre, 2020

La Guardia Civil ha detenido a una banda que importaba coches "siniestro total" y luego hacía pagar a las aseguradoras la reparación de los mismos.

14 personas han sido detenidas por la Guardia Civil acusadas de estafar a compañías seguros. El “negocio” de esta organización delictiva era bastante simple: importaban coches siniestrados a precio de chatarra y simulaban accidentes de tráfico para que la aseguradora pagase la reparación.

Puede que te interese: ¿Qué fraudes al seguro del coche son más comunes?

Posteriormente, vendían los automóviles reparados a través de un concesionario y sin que quedase constancia de que los vehículos habían sufrido un siniestro. Además, los delincuentes falsificaban los documentos de los vehículos y evitaban el pago de impuestos. Un negocio redondo que les generaba pingües beneficios.

Una banda con un «negocio» bien montado

Según las autoridades, este grupo delictivo, que operaba en Burgos y Valladolid, han podido haber estafado más de 100.000 euros a varias compañías de seguros, y defraudado a la Hacienda Pública algo más de medio millón de euros.

En la operación, al mismo tiempo, se han intervenido 14 automóviles de alta gama, entre los que destacan hay dos Porsche Cayenne, un Porsche Macan, un Porsche Panamera, varios BMW, un Audi, un Mercedes-Benz y un Mitsubishi Montero, entre otros.

Las investigaciones se iniciaron cuando las autoridades recibieron una denuncia de una compañía aseguradora en la que se alertaba de un posible fraude por partes de accidente con vehículos de lujo que portaban matrículas temporales de empresa.

Fotografía de alguno de los coches incautados

2 fotos

Ampliar

Fruto de las pesquisas, se determinó la existencia de una organización que adquiría vehículos de lujo siniestrados en otros países de la Unión Europea, muchos de ellos declarados siniestro total. Los miembros de la organización se aseguraban de que no constasen daños en el aplicativo informático de la marca del vehículo, aprovechando que dos miembros de la organización eran propietarios de un concesionario en Valladolid.

Compartían matrícula en dos coches para pagar solo un seguro y una ITV

Una vez que llegaban los vehículos a España, simulaban accidentes de tráfico para que la compañía aseguradora, con la que tenían contratadas pólizas a todo riesgo, se hiciera cargo de los cuantiosos costes de reparación. Para ello, les ayudaba un perito que trabajaba para la organización.

Posteriormente, los vehículos eran reparados en talleres multimarca propiedad de miembros de la organización, y se trasferían al concesionario oficial ubicado en Valladolid, a través del cual se vendían a terceros con garantía de la marca, sin que quedase constancia de la existencia del siniestro.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche