Así lucha Audi contra los ciber ataques

Así lucha Audi contra los ciber ataques

16 agosto, 2017

Las posibilidades que se abren con la llegada de la conectividad y la conducción autómona no son todas buenas. También, se permite que los "piratas informáticos" actuen sobre el software de nuestras máquinas y llegar a tomar el control. Para que esto no pase los ingenieros de Audi poseen un departamente dedicado a la búsqueda y solución de errores de seguridad en su software.

La incursión de la digitalización y los avances logrados en el apartado de la conectividad, en lo referente a la del usuario con el vehículo como la del vehículo con el entorno y las infraestructuras y el resto de automóviles, estos avances también tiene un lado negativo, se acercan potenciales peligros como puertas por las que pueden entrar, los “hackers”, en los diferentes sistemas del coche. Audi mantiene un departamento de desarrollo técnico para desarrollar e incorporar soluciones para proteger los nuevos vehículos.

Audi y la empresa subsidiaria Audi Electronics Venture, han creado un Laboratorio de Seguridad cuyo propósito es la investigación de cualquier posible grieta existente en los sistemas del coche que pueda ser aprovechada por piratas informáticos para realizar cualquier modificación en su funcionamiento que, incluso, interfiera en la seguridad. Haciendo uso de las conexiones wifi, los hackers pueden hacerse con datos personales o acceder al software del coche, lo que podría causar situaciones de peligro.

Audi y sus sistemas informáticos.
Audi y sus sistemas informáticos.
Ampliar

Según aumenta la oferta de conectividad en nuestros vehículos, se abren más puertas por las que “colarse” en los sistemas del vehículo y boicotearlos. Estos progresos hacen que la conducción autónoma y el avance hacia ella lleve emparejados ciertos peligros.

Por esta razón, Audi cuenta con una serie de expertos dedicados a la búsqueda de cualquier debilidad a través de la que sea posible introducirse en el sistema del automóvil y manipular su software. Audi Electronics Venture también realiza colaboraciones con proveedores externos, que también buscan diferentes “entradas” en los sistemas antes de comenzar la con la producción. En el momento que los especialistas en seguridad informática encuentran una brecha por la que colarse, el software es revisado por completo.

En este momento, los vehículos poseen un gran número de unidades de control que forman un sistema por sí mismas. El “cerebro” de todo es el módulo central que conecta entre sí todos los sistemas de transferencia de datos del coche. Cada unidad de control utiliza estas conexiones para intercambiar información acerca de las condiciones de funcionamiento y otros datos del vehículo, y ciertas funciones que necesitan los datos que maneja un sistema estén disponibles para otros.

Por ejemplo, el asistente Audi AI remote parking pilot que hace aparición en el nuevo Audi A8. Una aplicación para smartphones permite mandar comandos de aparcamiento a través de la unidad central de control para los sistemas de asistencia al conductor que se se encargan de realizar los cálculos necesarios para aparcar de forma pilotada. “Hasta que no determinamos con exactitud cómo funciona cada sistema no podemos establecer lo que es necesario proteger. En este caso, la pasarela sirve como cortafuegos al prohibir la comunicación directa entre el smartphone y los sistemas relevantes para la conducción”, explica un ingeniero de desarrollo técnico de Audi que debe mantener el anonimato.

Cableado Audi A8.
Cableado Audi A8.
Ampliar

Los especialistas en seguridad de Audi deben encontrar cualquier vulnerabilidad, para ello trabajan con total independencia, pero cuentan con la ventaja, respecto a los hackers, de conocer todo el desarrollo, lo que les facilita la tarea de encontrar estos problemas de seguridad. “Nuestro trabajo consiste en enseñar a los ingenieros el modo en que un determinado sistema puede ser boicoteado, para que ellos vuelvan a plantear nuevos cortafuegos que nos impidan penetrar”, explica uno de los “hackers” contratado por Audi.

Estas colaboraciones han llegado para quedarse, la conectividad y la conducción autónoma exigen que la seguridad de los sistemas esté garantizada. Uno de los proyectos en los que trabaja Audi es una arquitectura en red que aísla unos sistemas del vehículo de otros a través de diferentes requisitos de seguridad, con ello si un sistema es atacado el resto no se verán afectados, es decir, se evita un fallo en cadena que ponga en jaque la seguridad.

Hasta ahora, la preocupación de las industria automotriz había sido la protección a las personas de las máquinas. El mundo cambia y el espacio actual es completamente diferente y hoy se ha hecho necesaria una protección inversa, manteniendo el coche lejos de los delincuentes informáticos.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba