¿Podría haberse evitado el atropello mortal del Uber autónomo?

¿Podría haberse evitado el atropello mortal del Uber autónomo?

Un vehículo autónomo de la flota que prueba Uber en Estados Unidos ha impactado contra un peatón en la ciudad de Tempe (Arizona) causándole la muerte. ¿Cuál ha sido el motivo? ¿Es culpable el coche autónomo?

Hace casi dos años os contábamos que la compañía Uber y el fabricante sueco Volvo habían iniciado una colaboración para conseguir una flota de vehículos autónomos que iban a ir probando y desarrollando por distintas ciudades estadounidenses. Allí la legislación permite este tipo de análisis y avances siempre y cuando estén supervisados por presencia humana. Pues bien, una numerosa flota del modelo Volvo XC90 se adaptó con multitud de sensores y sistemas para la conducción autónoma y el proceso dio comienzo.

¿El coche 100% autónomo será seguro? Hablan los expertos

Sin embargo, el año pasado, un accidente sucedido en Arizona y en el que uno de estos SUV estuvo involucrado obligó a parar las pruebas. Afortunadamente no hubo heridos y la policía constató que el coche de Uber no fue el causante: al parecer, un Ford no le cedió el paso y el modelo sueco acabó volcado. Las pruebas sin conductor de la empresa de transporte privado prosiguieron… hasta hoy. El pasado domingo 18 de marzo por la noche, también en Arizona, una mujer fue mortalmente atropellada por uno de estos XC90 autónomos que no fue capaz de reconocerla y, por tanto, no actuó con cautela a su paso. El vehículo circulaba a unas 40 mph (64 km/h) en una zona con límite a 45 mph, pero el coche no redujo su velocidad mientras se acercaba a ella.

Asesinar o suicidar, ése es el dilema del coche autónomo

“La víctima cruzaba fuera del paso de peatones”

Así aprenden a conducir los coches autónomos

La víctima, que circulaba andando y transportaba una bicicleta, fue identificada como Elaine Herzberg, de 49 años. Según las autoridades de Tempe, el accidente se produjo de este modo: “El vehículo viajaba hacia el norte, cuando una mujer que caminaba fuera del paso de peatones cruzó la carretera de oeste a este. Entonces fue alcanzada por el vehículo de Uber.” Tras su traslado a un hospital cercano, los médicos certificaron su muerte por las graves heridas sufridas. En el coche viajaba un operario de Uber que vigilaba el trayecto tomando datos y que salió ileso. Pese a que, por lo que parece, la mujer no actuó de forma segura en su disposición a cruzar la carretera, la tecnología autónoma debería haber evitado el golpe.

Por el momento, Volvo se ha desmarcado de responsabilidades al reconocer su modelo como el implicado en el trágico suceso pero asegurar que el desarrollo autónomo no lleva su firma. Por su parte, Uber ha paralizado de manera inminente sus servicios sin conductor en las ciudades en las que hasta ahora actuaba (Tempe, San Francisco, Pittsburgh y Toronto). Veremos qué dicta la investigación y la justicia con respecto a quién o qué fue el culpable, pero lo que es seguro es que este acontecimiento -junto con otros como el ocurrido con el Tesla Model S que se estrelló en modo Autopilot y que dejó otro muerto– sembrará todavía más desconfianza en relación a la tecnología autónoma…

Vídeo del atropello del coche autónomo de Uber

¿Eran 100% seguros los Uber autónomos?

Las últimas informaciones del prestigioso New York Times apuntan a que, antes del accidente, la flota autónoma de Uber ya había obligado en varias ocasiones a que los trabajadores que supervisan las pruebas tuvieran que tomar el control absoluto debido a algunos problemas. Especialmente, en zonas de obras o compartiendo vía con vehículos pesados de gran altura, las garantías que ofrecían estos coches no eran las idóneas. De hecho, en estas circunstancias era frecuente que se activara el modo manual para evitar percances.

Una de las principales compañías competidoras de los Uber autónomos, Waymo (perteneciente a Google), asegura no haber experimentado esas dificultades de una forma tan continua y peligrosa. En concreto, durante las pruebas que llevaron a cabo el año pasado en las carreteras de California lograron completar casi 5.600 millas (más de 9.000 km) sin necesidad de que un humano tomara el control del vehículo. Además, su CEO, John Krafcik, ha declarado en varios medios que su flota de coches habría evitado la colisión, puesto que el diseño de sus sistemas contempla hacer frente a posibles circunstancias parecidas.

¿Podría haberse evitado con un conductor al volante?

Según expertos forenses consultados por Bloomberg.com, el trágico accidente podría haberse impedido si una persona física hubiera estado al volante en el preciso momento en que la mujer cruza la carretera. Aunque la mayoría de los entendidos aseguran que los sistemas de reconocimiento y sensores del coche autónomo deberían haber percibido al peatón -y, por ende, parar-, también tienen claro que una persona habría reaccionado correctamente frenando el coche antes del golpe. En ello se afianza, por ejemplo, Zachary Moore, ingeniero forense en Wexco International Corp.

Investigación sobre el atropello mortal del Uber autónomo. Reuters.
Investigación sobre el atropello mortal del Uber autónomo. Reuters.
Ampliar

Por el momento la investigación continúa y todavía no se ha esclarecido nada con respecto a quién tiene la responsabilidad de que sucediera el accidente. Lo que sí se ha sabido es que Toyota ha optado por detener sus pruebas de conducción autónoma, como permanecen las de Uber, hasta conocer todos los detalles de qué fue lo que falló en esa escena de Tempe.

¿Podría suceder en Europa?

La noticia de la primera víctima mortal provocada por un vehículo autónomo ha corrido como la pólvora y pone en duda una tecnología que, supuestamente, tiene como principal finalidad el acabar precisamente con los accidentes mortales. ¿Podría suceder un accidente así en Europa? Te lo contamos aquí.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba