El coche que te recoge solo: KITT, ¿eres tú?

El coche que te recoge solo: KITT, ¿eres tú?

Mercedes y Bosch han probado, por primera vez en condiciones reales, una tecnología que permite al coche recoger a un usuario de forma autónoma en los aparcamientos. También, esta aplicación permitirá al vehículo realizar las maniobras de estacionamiento sin conductor y sin necesidad de controlar sus movimientos.

Bosch y Daimler han llevado a cabo la primera prueba, en condiciones reales, de un nuevo servicio de estacionamiento mediante smartphone. El parking del Museo Mercedes-Benz, ubicado en la ciudad cuna de la marca de la estrella, Stuttgart, ha sido testigo de uno de los hitos más importantes de la actualidad en materia de conducción autónoma: el éxito del automated valed parking.

Esta tecnología permite aparcar el automóvil (en la prueba se trataba de un Mercedes Clase E) en la plaza asignada desde el smartphone, tan sólo activando un comando, sin necesidad de controlar sus movimientos. Algo que, a partir de 2018, podrán evaluar en sus propias carnes los visitantes del Museo.

El coche fantástico no es cosa de los 80

Pero eso no es todo. Con este sistema de aparcamiento sin conductor, cualquier persona podría reservar un coche a través de la aplicación digital correspondiente -siempre mediante un smartphone-. “El viaje comienza cuando el vehículo conduce de forma autónoma desde la plaza donde descansa hasta la zona de recogida del cliente. Devolver el coche es igual de fácil: el usuario deja el vehículo en la zona de entrega del parking y lo devuelve utilizando la app. Una vez que el sistema inteligente ha identificado el vehículo, el coche arranca y es guiado automáticamente hasta el espacio asignado.”

Este Mercedes, modificado con nuevas tecnologías, es capaz de conducir solo hasta encontrar al cliente que que necesita de sus servicios.
Este Mercedes, modificado con nuevas tecnologías, es capaz de conducir solo hasta encontrar al cliente que que necesita de sus servicios.
Ampliar

Todo ello es posible gracias a la interacción entre la infraestructura inteligente del aparcamiento, suministrada en este caso por Bosch, y la tecnología de automoción aportada por Mercedes. Los sensores instalados en el parking analizan y vigilan el tráfico y sus alrededores mientras guían al vehículo. Los sistemas incorporados en el coche, por su parte, convierten las órdenes digitales en mecánicas y, por tanto, maniobras de conducción.

A este estreno mundial le seguirá una fase intensiva de pruebas y puesta a punto. Además, las agencias locales y autoridades reguladoras que han supervisado su funcionamiento deberán admitir este sistema antes de que pueda finalmente disfrutarse en las calles. A ambas compañías germanas también les servirán las sensaciones de los visitantes que prueben el desarrollo a partir de 2018 en el parking del Museo Mercedes.

 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba