Noticia

Apreciados puntos

Ampliar

31 de julio, 2007

Un estudio recoge que la mayoría de los conductores prefieren una sanción económica más dura a perder puntos de su permiso de conducir

Un estudio recoge que la mayoría de los conductores prefieren una sanción económica más dura a perder puntos de su permiso de conducir

La mayoría de los conductores infractores prefieren pagar una multa mayor por no identificar al conductor que perder puntos de su carné de conducir, según las conclusiones de un estudio realizado por la empresa de asesoramiento y defensa del conductor Legálitas hecho público hoy.


En concreto, según los datos del estudio, alrededor del 70 por ciento de todas las sanciones que se recurren son debidas a mal estacionamiento, el 20 por ciento por exceso de velocidad y el 10 por ciento a otra causa. Asimismo, las sanciones de tráfico por incumplimientos han aumentado un 26 por ciento durante el último año.


El estudio, realizado con los datos del departamento especializado en sanciones de tráfico de la citada compañía, pone de relieve que el incremento de las sanciones por incumplimiento se debe principalmente a que los conductores, con la actual normativa, prefieren pagar una multa mayor que enfrentarse a una retirada de puntos que llevaría a la pérdida del carnet.


Según otros datos del estudio, las sanciones de estacionamiento siguen siendo las más recurridas por los españoles (el 70 por ciento del total). Los autores destacan que estas sanciones, aunque puedan parecer poco importantes, pueden suponer retirada de puntos. A las de estacionamiento le siguen las de velocidad, con el 20 por ciento del total de los recursos, mientras que el 10 por ciento restante englobaría todas las demás.


La compañía destaca también que el estudio pone de relieve «otro aspecto llamativo de la aplicación de la Ley», que consiste en que depende si la denuncia se tramita a través de la Dirección General de Tráfico o a través de un ayuntamiento la sanción, frente a una misma infracción, puede tener consecuencias distintas.


Así, pone el ejemplo de un vehículo que circule a 79 kilómetros por hora donde el límite marca 50. En ese caso, la Guardia Civil sancionaría únicamente con una multa de 100 euros, mientras que si fuese un ayuntamiento el que sanciona, supondría, además de la multa económica, una retirada de dos puntos.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche