Noticia

Anuncios de coches con famosos: ¿apuesta segura?

Ampliar

10 de diciembre, 2013

Cada vez son más las marcas de coches que pese a la delicada situación económica deciden contratar a famosos para convertirlos en su imagen. Esta estrategia publicitaria parece funcionar, aunque no siempre la apuesta sale bien...

La publicidad es un arte en el que hasta el más mínimo detalle es fundamental para lograr llegar al consumidor. Un buen ejemplo de ello son los anuncios de coches, capaces de lograr la máxima originalidad. Aunque lo insólito no siempre es suficiente y se hace necesario entonces optar por otra vía, y una de las más elegidas en la actualidad es la de los famosos.

Está demostrado que un mensaje no cala igual si lo cuenta un desconocido que si lo hace una celebridad. Y es que aunque el protagonista no tenga nada que ver con el mundo de la automoción, siempre es más creíble un anuncio de coches si junto al modelo en cuestión aparece un personaje conocido por todos o de moda en un determinado momento.

El último ejemplo lo tenemos en la publicidad de camiones Volvo protagonizada por Jean-Claude Van Damme. Su sola presencia y sin necesidad de media palabra ha servido a la marca sueca para que su vídeo bata récords de visitas en la web y sus camiones sean todavía más conocidos. Pocos son los fabricantes de automóviles que a estas alturas no han recurrido a algún famoso para sus campañas, incluso algunos han decidido convertir un rostro conocido en su imagen habitual, como es el caso de Kia con Rafa Nadal o Hyundai con Iker Casillas.

Pero tal y como afirma Henry Schafer, vicepresidente ejecutivo de Q Scores, empresa encargada de valorar el atractivo para el consumidor de más de 20.000 famosos, la elección de la celebridad debe hacerse en consonancia con los valores de la marca y el coche a vender. No es una tarea que deba realizarse a la ligera.

Porque no siempre optar por un famoso para vender un automóvil es garantía del éxito. El caso más sonado es quizá el de la firma norteamericana Buick, que hasta hace poco pagaba una auténtica millonada a Tiger Woods por aparecer en sus anuncios. Pero cuando se dieron a conocer las célebres infidelidades del golfista, este se convirtió en un estorbo para la marca, que llegó a perder popularidad tras más de diez años asociando su imagen a la del deportista.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche