Noticia

Anulan un positivo por un alcoholímetro caducado

Ampliar

23 de enero, 2014

La Audiencia Provincial de Murcia considera que no puede probarse la influencia del alcohol en el accidente de una conductora al haberle sido realizada la prueba con un etilómetro caducado.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Murcia ha anulado la sentencia de un Juzgado de lo Penal que condenó a una conductora al pago de una multa de 540 euros tras dar positivo en las pruebas de alcoholemia porque el etilómetro que se utilizó estaba caducado.

La sentencia señala que al estimar la apelación presentada por esta mujer contra su condena se ha tenido en cuenta también que no se ha demostrado que la ingesta de bebidas alcohólicas tuviera una influencia decisiva en el accidente de tráfico que provocó al colisionar contra otro turismo.

El tribunal, que tiene como ponente al magistrado Abdón Díaz, afirma que la acusada reconoció haber tomado dos cervezas, y añade que la incidencia de esas «libaciones» en su actitud con el volante no puede probarse «con un etilómetro en periodo de caducidad por haber expirado su vigencia, y cuyo correcto calibrado y fiabilidad técnica son, por ello, dudosas».

El tribunal se refiere también a la escasa entidad del accidente, que se produjo al colisionar con el coche que le precedía cuando circulaba por una calle de Murcia, ya que la sentencia que ahora queda anulada recogió que «no consta que le causara daños materiales y que causare lesiones a sus tres ocupantes».

La sentencia del Juzgado de lo Penal número Dos de Murcia, que ahora se revoca, condenó a la acusada, por un delito contra la seguridad del tráfico por conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas, a la pena de seis meses de multa, con una cuota diaria de tres euros y a la retirada del permiso de conducir durante un año.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche