Noticia

Subir los impuestos a los diésel «no tiene base, ni fundamento»

Ampliar

15 de marzo, 2012

El presidente de la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam), Germán López Madrid, ha asegurado que la propuesta del Gobierno de reorientar los actuales impuestos de matriculación y circulación, de forma que suponga un aumento de la fiscalidad sobre los coches diésel, "no tiene ninguna base, ni fundamento".

Según ha explicado López Madrid, durante los últimos 20 años la contaminación por óxido de nitrógeno (NOx) de los vehículos se ha reducido un 98% y los coches que cumplen con la normativa sobre emisiones Euro 5 (límite de las emisiones contaminantes aplicables a los vehículos de carretera ligeros, principalmente en lo que se refiere a las emisiones de partículas y óxidos de nitrógeno, comunes entre los países miembro de la UE) «prácticamente» no tienen emisión, gracias a los catalizadores de tres vías.

El máximo responsable de la organización ha señalado también que son los vehículos anteriores al año 2000 los que verdaderamente tienen un alto grado de contaminación de NOx y de dióxido de carbono (CO2) y ha afirmado que representan el 40% del parque español.

«Es por lo que insistentemente desde el sector de automoción llevamos pidiendo un plan de rejuvenecimiento del parque para mejorar el medio ambiente y la seguridad vial. Si la medida, como debe suponerse al venir del Ministerio de Medio Ambiente, se argumenta desde el punto de vista ambiental y no recaudatoria, la solución ciertamente no es sostenible con la propuesta que el secretario de Estado anunció», ha añadido.

¿Es justificable imponer el mismo impuesto a un diésel actual y a uno de hace 10 años?

Asimismo, ha apuntado que la cesión a los ayuntamientos, al ser el impuesto de Circulación la única tasa que éstos aplican a los automóviles, tendría que estar basado en la edad de los coches y en el cumplimiento de la normativa Euro, puesto que poner el mismo impuesto a un diésel actual y a uno de hace diez años «sería a todas luces injustificable».

En este sentido, ha resaltado que la ventaja fiscal se anularía con el parón de las ventas y se convertiría en una menor recaudación neta para las arcas del Estado. Además, López Madrid ha indicado que renovar los vehículos más antiguos «sería bueno» para la seguridad vial, así como para el cliente final, para los ingresos del Estado y para rebajar los costes de mantenimiento de las pymes y autónomos.

«El automóvil no es el único que contamina con NOx dentro de las grandes ciudades, con lo cual supongo que el secretario de estado tomará medidas para todas las fuentes de energía térmicas de uso doméstico, comercial, industrial y servicios», ha declarado.

La opinión de los fabricantes sobre el impuesto a los diésel

Un portavoz de la asociación de fabricantes (Anfac), ha recordado que con la norma Euro 5, los vehículos diésel han reducido en un 99% las emisiones de partículas y en un 60% los óxidos de nitrógeno en los últimos cinco años. Para los fabricantes, una medida como la anunciada por el Gobierno tiene efectos sobre las ventas de vehículos nuevos, que sufrirían una reducción. No se pondrían coches nuevos en circulación y se mantendrían los antiguos.

Además, el presidente de los concesionarios, Antonio Romero-Haupold, ha opinado que éste no es un buen momento para hacer este tipo de anuncios, ya que merma todavía más la confianza de los posibles compradores.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche