Noticia

Anfac advierte de los peligros que conlleva subir el precio del diésel

Ampliar

02 de julio, 2018

La asociación española de fabricantes de vehículos ha advertido que el sector de la automoción no está preparado para soportar 2.100 millones adicionales de carga fiscal, por lo que ha pedido diálogo al nuevo Gobierno antes de subir el precio al diésel.

La semana pasada el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez anunció su intención de equiparar la fiscalidad del diésel con la de la gasolina y destinar la recaudación extra obtenida a la financiación de políticas medioambientales. Anfac ha querido salir al paso de esta información, reclamando al nuevo ejecutivo diálogo para abordar las cuestiones relativas al diésel “desde un punto de vista integral y transversal”.

Según la asociación, sería mucho más provechoso, más allá de una mera subida de impuestos, acercarse a los problemas del parque automovilístico en su conjunto, como es el preocupante envejecimiento del mismo, ya que el sector no puede soportar un aumento adicional de 2.100 millones de carga fiscal.

Además, Anfac ha rechazado de plano los motivos medioambientales que justifican la subida de precio del diésel, recordando que, con la nueva normativa Euro 6, la diferencia en el nivel emisiones de NOx y Partículas de los vehículos diésel nuevos respecto a los de gasolina es muy reducida.

La asociación de fabricantes indica que dicha subida de impuestos al diésel redundará en una reducción “drástica” de la cuota de mercado en España de este tipo de vehículos, lo que impacta de manera “importante” en las previsiones de producción de las fábricas nacionales. “No van a disponer de un plazo razonable para adaptar su ‘mix’ de fabricación”, advierte.

La carga fiscal del diésel en Europa es inferior a la de la gasolina

Además, Anfac recuerda que el resto de países de la Unión Europea, con la excepción de Reino Unido, gravan al diésel con un impuesto inferior al de la gasolina. En España, los vehículos diésel tienen una cuota de producción del 42%.

“Esta previsible drástica reducción de cuota no va a suponer una mejora de la cuota de mercado de vehículo alternativo. Estos necesitan políticas específicas para incrementar su demanda que no tiene nada que ver con un aumento de la fiscalidad de los combustibles”, justifica.

Puede que te interese: Cómo nos afecta la nueva homologación de consumos WLTP

La asociación también recalca que esta medida tendrá un efecto “muy negativo” sobre el transporte de mercancías, un sector “transversal” y que influye directamente sobre el crecimiento económico.

Anfac asegura que el sector de la automoción ya soporta una “fuerte” presión fiscal. En 2017, las arcas públicas ingresaron del sector del automóvil 28.000 millones de euros en impuestos y tasas. “El sector no está preparado para soportar 2.100 millones de euros adicionales. Esta presión puede suponer un freno a la renovación del parque, con el consiguiente efecto negativo sobre el medio ambiente y la seguridad vial”, agrega.

De este modo, la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones concluye que el objetivo hacia una transición ecológica en el sector del automóvil debe estar basado en una nueva fiscalidad orientada al uso que contemple la unificación del impuesto de matriculación y del de circulación con un enfoque medioambiental integral y medidas que impulsen el achatarramiento.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • DwMaquero

    ¿Peligros? ninguno que se retiren toda la porquería de diesel y se suplanten por híbridos/Plugin y Rex para contaminar menos las ciudades los diesel son asquerosos y mucha mecánica y piezas de rozamiento para mantener y de desgaste ósea un despropósito
    Lo suyo serían coches 100% eléctricos pero los antes mencionados también sirven los híbridos/Plugin/Rex.

    • Alberto

      Todos los coches contaminan, incluso los híbridos y eléctricos, tienen componentes con petróleo, parachoques, salpicaderos, neumáticos, se tiende a demonizar el diésel, pero los aviones, barcos, motocicletas también contaminan, y las industrias también.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche