Noticia

La gasolina marca su máximo desde septiembre del año pasado

Ampliar

06 de junio, 2014

El coste del litro de gasolina ha alcanzado su precio máximo desde septiembre del año pasado, al situarse en 1,42 euros. Llenar un depósito medio de este combustible cuesta en la actualidad 78,54 euros.

El precio del litro de gasolina ha arrancado el mes de junio con una subida del 0,35% y se ha situado no solo en su nivel más alto en lo que va de año, sino también desde septiembre del año pasado, según datos a partir del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).

En concreto, el litro de este combustible se sitúa en la actualidad en 1,428 euros y suma siete semanas por encima del umbral de los 1,4 euros. Cuesta un 1,5% más que en enero, pero un 0,5% menos que en la misma semana del año pasado. En cuanto al litro de gasóleo, su precio ha subido en la última semana en apenas 0,1 céntimos, o un 0,07%, y se sitúa en 1,326 euros. Este nivel es un 2,2% inferior al de enero y un 1,1% inferior al de la misma semana del año pasado.

En el escenario actual, llenar un vehículo de gasolina con un depósito medio de 55 litros de capacidad cuesta 78,54 euros, casi 30 céntimos más que hace una semana, mientras que el llenado del depósito de un vehículo de gasóleo requiere 72,9 euros, apenas 10 céntimos más.

Este incremento en los precios de los combustibles se produce en una semana en la que el precio del barril de crudo ha experimentado ligeros descensos. Así el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves a 108 dólares, un dólar menos que hace una semana, mientras que el Texas ‘sweet light’ americano se cambiaba a 102 dólares, también un dólar menos.

Precios más baratos que en la UE

Los carburantes siguen costando en España menos que en la media de la UE, donde el precio de venta al público del litro de gasolina asciende a 1,559 euros y a 1,587 euros en la zona euro. Por su parte, el litro del gasóleo asciende a 1,418 euros de media en la UE de los 28 y 1,393 euros en la Eurozona.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.

Reportajes

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche