Noticia

Amnistía Internacional alerta de que no todo en los eléctricos es de color de rosa

2 fotos

Ampliar

22 de marzo, 2019

La ONG defensora de los derechos humanos ha expuesto en un congreso nórdico sobre movilidad eléctrica las graves consecuencias que tiene en la actualidad la producción de baterías para vehículos eléctricos.

Pese a que parecen no tener rival para convertirse en la movilidad del futuro, al menos a corto-medio plazo, los vehículos eléctricos no cuentan -ni de lejos- con el total beneplácito ni del mercado ni de los expertos en la materia. De hecho, una organización tan reconocida mundialmente en lo relativo a derechos humanos como es Amnistía Internacional ha afirmado que la producción de baterías para estos coches lleva consigo un alto nivel de explotación humana y contaminación.

Mitos y leyendas del coche eléctrico

Las administraciones gubernamentales se fijan en las bajas o nulas emisiones contaminantes que, en efecto, producen los eléctricos para establecerlos como método de transporte ideal para el medioambiente, pero no se paran a contemplar (o, si lo hacen, miran hacia otro lado) las consecuencias humanas y también medioambientales que conlleva fabricar sus principales componentes. Por eso, en la Cumbre Nórdica de Vehículos Eléctricos celebrada esta semana en Oslo, la ONG ha desafiado a todos los líderes en industria automotriz eléctrica a construir la primera batería 100% ética del mundo en un plazo máximo de cinco años, sin abusos ni polución.

El Congo y su explotación humana para producir baterías

«Los vehículos eléctricos son clave para alejar la industria del motor de los combustibles fósiles, pero en la actualidad no son tan éticos como algunos minoristas quieren que creamos. -Ahí están los ejemplos de las minas de cobalto y litio…- Las baterías de iones de litio están vinculadas a abusos contra los derechos humanos, incluido el trabajo infantil en la República Democrática del Congo, y a riesgos ambientales que podrían socavar su potencial ecológico», denuncia AI. No hay que olvidar que dicho país africano posee más de la mitad de las reservas mundiales de cobalto y que una investigación de 2016 dejó patente que buena parte de los niños y adultos que trabajan en sus minas excavadas a mano lo hacen enfrentándose a graves riesgos para su salud.

Mina de cobalto en África.

1 fotos

Ampliar

Amnistía ha empezado a indagar también en las violaciones de los derechos humanos de los pueblos indígenas que viven cerca de las minas de litio argentinas. Según la organización, se están desarrollando proyectos mineros en las tierras de estas comunidades sin su consentimiento y sin informarles adecuadamente sobre el impacto potencial en sus fuentes de agua.

La incoherencia de la industria automotriz eléctrica

Además, resulta igual de grave y, sobre todo, de incongruente el hecho de que la mayoría de baterías se producen en países donde la electricidad es generada por fuentes contaminantes (China, Corea del Sur y Japón) y que no todas las baterías usadas se desechan de manera responsable. «Con la creciente demanda de baterías, ahora es el momento de una revisión drástica de nuestras fuentes de energía que prioriza la protección de los derechos humanos y el medio ambiente», dice la secretaria general de AI, Kumi Naidoo.

Fuente: Carscoops

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche