Al Gobierno se le atraganta la huelga

Pese a que los Mossos d“Esquadra liberaban esta mañana el paso fronterizo de La Jonquera, la huelga amenaza con provocar situaciones de "crisis" en la industria del automóvil y el sector farmaceútico, tras el caos vivido estos tres días en comercios y gasolineras.

Pese a que los Mossos d“Esquadra liberaban esta mañana el paso fronterizo de La Jonquera, la huelga amenaza con provocar situaciones de “crisis” en la industria del automóvil y el sector farmaceútico, tras el caos vivido estos tres días en comercios y gasolineras.

Consulte el estado de las carreteras


Tercer día consecutivo de paro entre los transportistas y los efectos empiezan a ser ya “extraoridinariamente negativos” en algunos sectores como el de la industria del automóvil o el farmaceútico. La situación, según la patronal Cebek, es especialmente preocupante en la industria auxiliar del automóvil, cuya actividad se está viendo paralizada ante la imposibilidad de situar en el mercado sus productos, lo que está produciendo un exceso de stock y graves problemas de almacenaje.


De hecho, varias empresas del sector están sopesando ya parar la producción de las fábricas instaladas en nuestro país, que producen diariamente más de 13.000 vehículos, si la Administración en el ejercicio de sus funciones no adopta las medidas necearías para garantizar el suministro de piezas a las factorías, así como la correcta distribución de los vehículos terminados hacia sus puntos de destino. Incluso, de prolongarse el paro, se baraja ya la posibilidad de iniciar expedientes de regulación de empleo ante el encarecimiento de los costes logísticos.


La situación el sector farmaceútico no es mucho más halagüeña. El Colegio Oficial de Farmaceúticos de Madrid anunciaba esta mañana que, si el bloqueo persiste, en una semana habrá problemas de abastecimiento de medicamentos en las 2.800 farmacias de la región. Y es que si bien el Colegio indicaba que la distribución de medicamentos desde los almacenes farmacéuticos mayoristas a las oficinas de farmacia “está siendo respetada y se desarrolla con normalidad”, el suministro desde los laboratorios a dichos almacenes mayoristas se ha visto interrumpido, por lo que la situación podría tornarse “crítica” a pie de calle en “apenas seis o siete días”.


Frente a este panorama el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconocía el error de su Ministerio al no haber informado de las acciones policiales que se estaban llevando a cabo y que han generado la sensación de que se “hacía poco”. El ministro indicó que, hasta el tercer día de la huelga convocada por Fenedismer y secundada por otras patronales minoristas, se han detenido a un total de 51 transportistas, de los que 34 fueron abordados en un piquete mientras cortaban la autopista A-1.


“Máxima firmeza”


Rubalcaba que denunció la ilegalidad de los piquetes prometió “la máxima firmeza” contra este tipo de actuaciones que serán redimidas con “detenciones y sanciones”. Un mensaje que contrasta con el discurso del Gobierno del pasado lunes, cuando el propio ministro lanzaba un mensaje de tranquilidad en el que salvaguardaba “el derecho de todos aquellos que quieran continuar con el desarrollo de su actividad profesional”, frente a la huelga.


Y es que si bien es cierto que, tras tres días de bloqueos, a las 11 de la mañana los agentes antidisturbios de los Mossos d“Esquadra en colaboración con la policía francesa liberaban el peaje de La Jonquera en la frontera con Francia, en el que desde la madrugada del domingo se han acumulado más de 4.000 grandes vehículos que provocaban hasta seis kilómetros de retenciones en la A-2 y la AP-7; no lo es menos que a esa misma hora y mientras la Jonquera intentaba volver a la normalidad los transportistas volvían a la carga con marchas lentas que provocaban más de 14 kilómetros de retenciones en la Ronda Litoral de Barcelona, sentido norte.


No obstante, el ministro del Interior anunciaba esta misma mañana que el operativo de 25.000 agentes policiales puesto en marcha desde el gobierno “es suficiente y garantiza la libre circulación de los ciudadanos y su acceso a los productos esenciales”, al tiempo que aseguró que “ninguna carretera permanece cortada a consecuencia de la huelga de transportistas”. Durante la participación del ministro en la rueda de prensa, la A-6 en Madrid permanecía muy congestionada porque decenas de camiones bloqueaban casi todos sus carriles, dejando únicamente uno libre en cada sentido.


Rubalcaba se esforzó por conciliar respecto al suministro de combustibles y, pese a que admitió los problemas habidos hasta ahora en Cataluña para la provisión del mismo, indicó que “ahora mismo el 85% de los surtidores en la Comunidad de Madrid están en servicio”.


Por otra parte, preguntados esta mañana en diferentes actos el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, sobre si el paro cesaría pronto, Zapatero indicó que “sí”, mientras que el ministro dejó entrever su desconfianza con un escueto “nunca se sabe”.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba