Noticia

El GP de Bahrein de F1, envuelto en polémica

Ampliar

16 de abril, 2013

El GP de Bahrein se disputa este fin de semana con la amenaza de revueltas populares, debido a la inestable situación política que vive el país desde hace unos años, y que ya provocaron la cancelación de la carrera en 2011.

Las recientes acciones de Barhein para encarcelar por hasta cinco años a los acusados de insultar al rey, Hamad bin Isa al Jalifa, pretenden aplastar a la disidencia antes de la disputa del Gran Premio de este país de Fórmula 1, denunció hoy Amnistía Internacional (AI).

Esta acusación de AI se produce un día después de que el Gobierno bareiní aprobara una enmienda al artículo 214 del Código Penal que permite que dichas ofensas sean castigadas con hasta cinco años de cárcel, además de elevadas multas. Según la nota de la organización, las autoridades de Barhein aseguran que nadie es detenido por expresar pacíficamente su opinión, pero algunos activistas ya han sido encarcelados por supuestamente difamar al rey.

«El aumento de las condenas por insultar al monarca es un intento de amordazar a los activistas antes del Gran Premio«, que se disputará en Barhein los próximos 19 y 20 de abril, dijo Hasiba Hadj Sahraui, subdirectora para Oriente Medio y el Norte de África de AI.

El grupo recuerda que ha pedido reiteradamente a las autoridades de Barhein que deroguen los artículos del Código Penal que se utilizan para criminalizar la libertad de expresión, incluido el artículo 214. «Esos artículos del Código Penal son utilizados para encarcelar a disidentes, en una violación directa del derecho de libertad de expresión», subrayó Sahraui.

A cuatro días del inicio del Gran Premio de Fórmula 1, la tensión ha aumentado en Barhein en las últimas horas con una amenaza del grupo Anonymous, nuevos disturbios y el incendio de un vehículo en el distrito financiero de Manama.

El domingo, el principal partido opositor bareiní, el chií Al Wefaq, acusó a las autoridades de intensificar la represión contra los manifestantes antes de la celebración de la carrera y denunció que casi un centenar de personas han sido detenidas en las primeras dos semanas de abril. En la misma línea, Human Rights Watch afirmó la semana pasada que grupos de policías de paisano enmascarados han practicado redadas nocturnas en localidades cercanas al circuito donde se disputará la carrera, sin que las autoridades hayan emitido órdenes de registro o arresto, como estipula la ley.

Ante toda esta polémica solo cabe esperar que la caravana de la Fórmula 1 pase por el país árabe sin incidente alguno, tal y como ya sucediese en 2012. No obstante, conviene recordar que un año antes la prueba ya fue suspendida, algo que no parece que vaya a ocurrir esta temporada.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche