A la cárcel y al infierno

20 junio, 2007 por

El Vaticano introduce el concepto de pecado grave ante las negligencias, aconseja rezar el rosario en trayectos largos y propone un decálogo del conductor, a semejanza de los Diez Mandamientos

El Vaticano introduce el concepto de pecado grave ante las negligencias, aconseja rezar el rosario en trayectos largos y propone un decálogo del conductor, a semejanza de los Diez Mandamientos

El Vaticano acaba de unirse a la lucha internacional por disminuir la cifra de accidentes y víctimas en la carretera. Ha lanzado así, su propia campaña por la seguridad vial, que resulta, por cierto,mucho más constructiva que las de la DGT. Introduce el concepto de pecado grave ante las negligencias, distracciones o adelantamientos peligrosos -pues van contra el quinto mandamiento, “no matarás”-; propone un decálogo del conductor y aconseja a los cristianos, entre otras cosas, rezar el rosario en trayectos largos, “por su ritmo y su dulce repetición, que no distrae al conductor”.


2

Ante el “preocupante” número de accidentes, el Vaticano propone una “educación callejera” y aboga “por la educación de los niños en este campo; por el papel de las escuelas y de la familia”. Ante semejante número de desplazamientos en todo el mundo, propone esta “Pastoral de la ruta” -como la ha bautizado-, a los transportistas y a las familias que viajan. Como cabe esperar, no olvida mencionar en este documento, lo favorable que resultaría la instalación de capillas fijas o móviles en nudos de autopistas o centros cristianos de atención a los viajeros, así como en bares de carretera y resalta que no está de más que el viajero se haga la señal de la cruz antes de emprender un viaje, ya que con este signo “nos entregamos directamente a la protección de la Santísima Trinidad”.



Decálogo del conductor, a semejanza de los Diez Mandamientos:

El primero: “No matarás
El segundo: “Que la ruta sea para ti un instrumento de comunión entre las personas y no de daño mortal”
El tercero: “Cortesía, corrección y prudencia te ayuden a superar los imprevistos
El cuarto:  “Sé caritativo y ayuda al prójimo en la necesidad, especialmente si es víctima de un accidente”
El quinto: “El automóvil no sea para ti expresión de poder y dominio y ocasión de pecado”
El sexto:  “Convence con caridad a los jóvenes y a los que ya no lo son a que no se pongan al volante cuando no están en condiciones de hacerlo”
El séptimo: “Brinda apoyo a las familias de las víctimas de los accidentes” 
El octavo: “Reúne a la víctima con un automovilista agresor en un momento oportuno para que puedan vivir la experiencia liberadora del perdón”
El noveno: “En la ruta tutela al más débil
El décimo: “Siéntete tú mismo responsable de los demás”.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba