9º Raid Toyota

Cuando cuento que, de la mano de Toyota y la Asociación contra el Cáncer (aecc), he tenido la suerte de seguir un raid de mujeres, la primera pregunta es

Comprender que aquí no gana nadie de forma individual, que todas son ganadoras, supone entender el espíritu de la prueba.

Cuando cuento que, de la mano de Toyota y la Asociación contra el Cáncer (aecc), he tenido la suerte de seguir un raid de mujeres, la primera pregunta es “¿un qué?”; – “bueno, una especie de rally, en este caso: una marcha con obstáculos…”-, respondo, y la segunda cuestión pasa por un – “¿y quién ha ganado?”-.

Comprender que aquí no gana nadie de forma individual, que todas resultan ganadoras, supone entender el espíritu de la prueba. Las veinte chicas participantes -en esta edición, la más joven tiene 20 años y la mayor 37-, cada una de una región española, lloraban al afrontar la despedida. 7 días juntas, en equipos variables de a 2, a través de caminos y paisajes únicos. Y digo únicos por su belleza, pero también por la exclusividad que supone poder andarlos. Un GPS, un rutómetro e incluso una brújula, y el Toyota Rav4 D4D de 136 CV – y aquí he de reseñar que va de maravilla, tanto en carretera como en pistas 4×4: duro, fácil y suave su conducción y su cambio de marchas, responde fenomenal…

Pero volvamos al raid. En cada edición se elige una ruta distinta y este año, además, ha servido para homenajear a uno de los iconos legendarios de nuestra historia y literatura: el Mio Cid. Así, el banderazo de salida tuvo lugar en Burgos y a partir de ahí, recorrimos un itinerario en el que historia y leyenda se superponen, a través de las tierras que cruzó el caballero castellano durante su destierro en el siglo XI -desde Castilla a tierras valencianas, cruzando Aragón y pisando brevemente suelo castellano-manchego.


Recorrerimos más de 1.000 kilómetros de rutas y pistas 4×4 siempre, además, con la mentalidad de practicar un turismo respetuoso y llevar a cabo, incluso, acciones medioambientales -siembra de encinas,  señalización de senderos o la repoblación de nidos-. Es destacable también la labor que todas las participantes del raid  desarrollan en favor de la lucha por la prevención y detección precoz del cáncer de mama, con acciones especiales en muchos de los pueblos o ciudades de paso y bajo el lema “Mucho x vivir”.



¡Yo también quiero!
Para participar en este raid, las chicas pasan una serie de pruebas de nivel medio. Cada año se presentan más mujeres a la selección, en esta edición han llegado hasta las 1.000 inscripciones. Muchos se preguntarán por qué no existe un raid masculino y la verdad es que un año, la marca nipona se aventuró a ello… Al parecer, los varones no llegaron a asumir el espíritu de la prueba -sobre todo en lo que a la competititividad se refiere-, pero esa es otra historia… Precisamente, como no se trata de fomentar la competición, para resultar seleccionada se valora la actitud, el compañerismo, la amabilidad y disponibilidad de las aspirantes… Todo ello a través de una serie de actividades teóricas, físicas y de conducción.


Las pruebas de selección dejan ver las cualidades de las conductoras, así como su capacidad para trabajar en equipo a través de cuatro tipos de pruebas a completar en 90 minutos: conducción en circuito y pistas con rutómetro; aula para comprobar los conocimientos de las participantes en lo que a Toyota y la Asociación Española Contra el Cáncer se refiere; pruebas físicas por parejas y en las que se comprueban las habilidades de orientación, dominio del GPS, etc. Y un examen de trabajo en equipo completando un recorrido limitado por estacas con un RAV 4 con el motor al ralentí.


Toyota organiza este Raid con la intención de acercar a las mujeres a un entorno tradicionalmente masculino, como es el del todoterreno. El próximo año, la celebración de esta aventura cumple su décimo aniversario, con lo que promete convertirse en una edición muy especial…

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba