2 de cada 10 coches eluden la ITV

En pleno descanso estival, algunos conductores piensan que pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es una tarea que puede quedar para «el nuevo curso» y con las idas y venidas a los lugares de veraneo postergan el trámite.

En pleno descanso estival, algunos conductores piensan que pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es una tarea que puede quedar para «el nuevo curso» y con las idas y venidas a los lugares de veraneo postergan el trámite.




En pleno descanso estival, algunos conductores piensan que pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es una tarea que puede quedar para «el nuevo curso» y con las idas y venidas a los lugares de veraneo postergan el trámite. Es la impresión de los concesionarios de automóviles, que vuelve a denunciar que el 20 por ciento de los vehículos obligados a hacerlo elude pasar ese control obligatorio.


Como cada verano, los talleres de las zonas costeras han visto incrementada su actividad. Algo comprensible, porque el número de potenciales clientes se multiplica durante los meses estivales, aunque muchas de las intervenciones son reparaciones que no habrían sido precisas si los propietarios hubieran cuidado el mantenimiento, ITV incluida, en los plazos correspondientes. «La gente se da cuenta de que tiene los amortiguadores en mal estado o de que el volante vibra porque es ahora cuando cogen el coche para venir a la playa », dice Antonio, el operario de un taller de Gandía (Valencia), en el que ha sido necesario establecer un sistema de cita previa para afrontar la fuerte demanda que están teniendo esta temporada.

Desde la federación de asociaciones de concesionarios, Faconauto, tienen claro que el fenómeno obedece a una causa muy precisa: hay un elevado número de vehículos que no pasa la inspección técnica obligatoria y circula por las carreteras, en contra de quienes afirman que son coches viejos y retirados, aunque no dados de baja. «Concluiremos este verano con una cifra que quizá no se conozca tanto como otras repetidas cada fin de semana: dos de cada diez coches habrán ido al mar o la montaña sin superar la ITV», comenta Antonio Romero- Haupold, presidente de la patronal, que denuncia los «efectos colaterales » de riesgo e inseguridad vial que este «olvido» supone para el resto de los usuarios de la vía pública.

Según la normativa vigente desde 1981, todos los vehículos matriculados en España han de superar la ITV. En el caso de los turismos, la inspección debe ser cada dos años, a partir del cuarto año de su matriculación, mientras que los coches de diez o más años de antigüedad deben superarla anualmente. Pero los concesionarios denuncian que la norma no se cumple y ponen como ejemplo no sólo el intenso volumen de trabajo de los talleres ubicados en las zonas de descanso, donde literalmente no dan abasto, sino también los «cuellos de botella» que volvieron a formarse a finales de junio por el interés de tener el coche listo para las vacaciones.

Desde la federación se explica que los chequeos que los conductores llevan a cabo con mayor frecuencia en esa época son, por este orden, la revisión de los niveles de líquidos (agua, aceite, refrigerante y limpiaparabrisas), la comprobación del estado de las pastillas y discos de frenos, la sustitución y revisión del equilibrado y presión de los neumáticos, el chequeo o cambio de filtros y, finalmente, la comprobación de la dirección, llegando incluso a realizar el paralelo en caso de que no responda adecuadamente.

Precisamente, con el fin de resolver este problema, la patronal de los concesionarios recalca otra vez que la eficacia del sistema ITV y el cumplimiento de los plazos de inspección establecidos por ley se garantizaría con la entrada de los 3.500 concesionarios oficiales como proveedores del servicio. Esta propuesta permitiría triplicar la capacidad actual y garantizar un servicio más cercano al domicilio del ciudadano y, por tanto, más cómodo e inmediato, aumentando la calidad de la inspección a precios homogéneos y competitivos.

Sin embargo, desde el Ministerio de Industria se insiste en que el proyecto de Real Decreto que prepara el Gobierno sobre instalación y funcionamientos de las estaciones de inspección técnica de vehículos (ITV) no recogerá esta petición del sector del automóvil para liberalizar plenamente esta actividad. El decreto no incluye novedades importantes respecto a la legislación vigente, porque se trata de una reforma técnica que busca la unificación de la normativa anterior.


No obstante, se está estudiando la valoración y propuestas de las comunidades autónomas y del sector, que ya han hecho una primera evaluación del borrador, para la posible introducción de modificaciones. La normativa irá en septiembre al Consejo de Estado antes de su aprobación definitiva por el Consejo de Ministros, pero no abrirá la puerta al modelo alemán, donde la inspección se puede pasar en algunos talleres colaboradores.

DOS MILLONES DE COCHES NO CUMPLEN
Lo cierto es que la cifra aportada por los concesionarios de automóviles coincide sustancialmente con la que maneja la asociación de concesionarias de inspecciones técnicas, Aeca- ITV, que calcula que unos dos millones de turismos no acuden a la revisión; se trata de vehículos particulares, con una antigüedad de más de 10 años. Los propietarios de esas unidades suelen ser muy reticentes a la hora de ir al taller y subsanar los defectos y tampoco se deciden a darlas de baja.


Conviene recordar que si los agentes de Tráfico detienen un vehículo que no ha pasado la revisión no hay pérdida de puntos para el usuario, como se cree erróneamente, pero se puede proceder a la intervención del permiso de conducir. En ese caso se da un margen de diez días para acudir a la concesionaria a pasar la inspección técnica y la multa puede alcanzar los 1.500 euros. Unos 45 euros de media como pago del servicio y el dictamen de los técnicos es lo que tiene que afrontar el conductor cuando pasa la ITV. Éste puede ser favorable, desfavorable o negativo.


En el primer caso, simplemente debe colocar la pegatina que recibe en un lugar visible del automóvil. Cuando se trata de una revisión desfavorable, algo que sucede en casi 1 de cada 4 coches que acuden a una concesionaria, el propietario cuenta con dos meses para subsanar las deficiencias detectadas. En este punto, conviene puntualizar que la opinión de los profesionales no puede someterse a discusión, porque podrían retirar el vehículo de la circulación de inmediato. Durante esos dos meses que hay de plazo, el coche sólo se puede utilizar para ir al taller y regresar a la estación a intentar superar la prueba. Por último, cuando el informe es negativo, el vehículo queda inmovilizado y resulta imprescindible la actuación de una grúa para desplazarlo hasta el taller elegido para efectuar la reparación o reparaciones necesarias.


5 PUNTOS VITALES DEL COCHE
1. Luces.
Todas las lámparas deben iluminar del mismo modo y las carcasas no pueden presentar defectos o estar rotas. Además, se comprobará que los intermitentes lucen correctamente y que la visibilidad de las placas de matrícula es correcta. Cualquier anomalía puede originar el rechazo.


2. Frenos. Pisar a fondo el freno durante la inspección verifica que el sistema pueda bloquear el vehículo en una fuerte pendiente, sin desviaciones ni virajes.


3. Suspensión. El estado de los amortiguadores es esencial para superar la prueba. Como son los grandes olvidados, no es infrecuente que se convierta en un problema para muchos usuarios. Es aconsejable revisarlos y cambiarlos cada 50.000 kilómetros.


4. Dirección. Se tiene que mover con agilidad, sin dureza ni vibraciones. Este elemento suele sufrir un gran deterioro cuando las ruedas se golpean contra los bordillos. También cuando los automovilistas tienen la mala costumbre de forzar el volante hasta el límite en los estacionamientos.


5. Neumáticos y otros. La profundidad del compuesto no puede ser inferior a 1,6 milímetros, como indica la normativa. Las cubiertas tampoco pueden presentar cortes o grietas y el nivel de inflado debe ser adecuado. Otros aspectos que se deben cuidar para no tener que volver son: el color del humo que desprende el escape, el sonido que emite ese tubo por el que salen los gases al exterior, el estado de la bocina y el limpiaparabrisas o la sujeción de los cinturones de seguridad, cuyo tejido no puede estar deteriorado.


¿CUÁNDO TENGO QUE PASAR LA ITV? 
Motocicletas.- Exentas hasta 5 años. Cada 2 años cuando superan los 5.
Turismos particulares.- Hasta 4 años, exentos. De 4 a 10 años, cada 2 años. Con más de 10, cada año.
Vehículos mixtos, autocaravanas.- Hasta 2 años, exentos. De 2 a 6, cada 2 años. De 6 a 10, cada año. De más de 10 años, cada 6 meses.
Ambulancias, taxis, vehículos mixtos S.P.- Hasta 5 años, exentos. Con más de 5, cada 6 meses. Hasta 2 años, exentos De 2 a 5, cada año
Autobuses y autocares.- Hasta 5 años, exentos. Con más de 5, cada 6 meses.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba