1 año del carné por puntos

El primer año de vigencia del carné por puntos concluyó con 467 muertos menos en las carreteras. Pero tiene asignaturas pendientes, aunque sus efectos han sido positivos y la reducción de la mortalidad notable.

El primer año de vigencia del carné por puntos concluyó con 467 muertos menos en las carreteras. Pese a que sus efectos han sido positivos y la reducción de la mortalidad notable, el nuevo sistema tiene algunas asignaturas pendientes.



Tabla del primer año del carné por puntos

El primer año de vigencia del carné por puntos concluyó con 467 muertos menos en las carreteras. Pese a que sus efectos han sido positivos y la reducción de la mortalidad notable, el nuevo sistema tiene algunas asignaturas pendientes.


EL 91,9 por ciento de los españoles está convencido de que el permiso por puntos está siendo uno de los factores más importantes en la reducción de la siniestralidad. Y a tenor de los datos que maneja el Ministerio del Interior parece que esta opinión no está exenta de razón. En el primer año de funcionamiento han perdido la vida 467 personas menos en nuestras carreteras, lo que reduce la mortalidad el 14,3 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior.

El Gobierno ha hecho un balance positivo de los doce primeros meses de vigencia de este permiso, aunque la reducción de las víctimas no se puede achacar sólo a la «eficacia » de carné, como reconoció Alfredo Pérez Rubalcaba. De hecho, ya en 2006 España había logrado alcanzar la media de siniestralidad de Europa (91 muertos por millón de habitantes), un descenso significativo si tenemos en cuenta que en 2003 nuestro país estaba entre los peores: 128 muertos por millón de habitantes, cuando la media de la UE era de 103.

A juicio del ministro del Interior, ahora las carreteras son «más seguras » y los conductores se comportan mejor al volante, «beben menos, conducen más despacio y se ponen más el cinturón». Esta argumentación se sustenta en el hecho de que, aunque se han incrementado los controles de alcoholemia –pasando de dos millones en 2003 a más de cuatro millones en 2006–, se han reducido los positivos del 4,3 por ciento al 2,4 por ciento en ese periodo. Asimismo, ha crecido el uso del cinturón de seguridad en los asientos delanteros, pasando del 74 por ciento antes de julio de 2006 al 84,5 por ciento registrado tras la implantación del permiso por puntos, porcentaje que en los asientos traseros va del 50,5 al 63,5 por ciento.

Respecto a la velocidad, los vehículos detectados por los radares en autovías a más de 140 km/h también se ha reducido, aunque de forma menos significativa (del 1,1 por ciento al 0,76). El Gobierno atribuye esta reducción, sobre todo, a la instalación de radares y anuncia que de aquí a finales de año estarán completamente operativos 300 dispositivos de medición de velocidad móviles y 500 fijos. Desde la entrada del carné por puntos, casi 1.400 conductores se han quedado sin créditos y en total se han retirado 980.000 puntos, mayoritariamente a varones, el 84 por ciento frente al 16 por ciento de mujeres. La mayor parte de los infractores (31 por ciento) pertenece al tramo de edad de entre 25 y 34 años y los más jóvenes (entre 18 y 24 años) suponen el 18,7 por ciento del total.

El carné por puntos parece haber logrado su principal objetivo en lo que a la siniestralidad se refiere, aunque quedan agujeros por tapar. La agilización del procedimiento sancionador es uno de ellos, ya que en la práctica pasa hasta un año desde que se anota la multa hasta que se hace efectiva la retirada de puntos. Una cuestión compleja a la que se espera ayude la puesta en marcha en León del Centro Estatal para el Tratamiento de Denuncias Automáticas, Estrada. Otro de los retos es conseguir que todos los ayuntamientos anoten el salsaldo. En España hay unos 8.000 consistorios y sólo 345 y 8 diputaciones provinciales pueden enviar resoluciones sancionadoras firmes con pérdida de puntos.

Otros 70 consistorios realizan en la actualidad las pruebas de conexión informática al sistema de la DGT. Mientras, 455 han firmado convenios con Tráfico para que sus sanciones las tramite su Jefatura Provincial. Además, la opinión sobre la efectividad del sistema está dividida entre los expertos en seguridad vial y las asociaciones de víctimas. La mayoría consideran que el carné es positivo, pero anuncian que el sistema por sí sólo perderá efectividad con el tiempo y reclaman medidas complementarias que permitan retirar definitivamente de la carretera a los reincidentes. Entre ellas, el aumento de la plantilla de la Guardia Civil de Tráfico, la eliminación de puntos negros…

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba