¿Triumph vuelve?

La marca Triumph, desaparecida como consecuencia de la crisis industrial británica de los años 70 y 80, está a punto de renacer bajo el control de BMW.

La marca Triumph, desaparecida como consecuencia de la crisis industrial británica de los años 70 y 80, está a punto de renacer bajo el control de BMW.

BMW ha hecho público que en los próximos años sus planes pasan por potenciar la marca Mini con algunos nuevos productos más grandes entre los que destacará un SUV de aspecto campero y cuatro puertas laterales. Pero además están buscando nombre para lanzar una nueva marca que comercialice vehículos de diseño muy característico y con una orientación comercial novedosa.

Recientemente el CEO de BMW, Norbert Reithofer, declaró que “El Grupo BMW ha explorado todas las opciones para crecer en el futuro durante el último comité estratégico, incluyendo la posible adquisición o la creación de una cuarta marca. No obstante, se requeriría que la nueva marca encajase a la perfección en la compañía”.

Se habló de Volvo, pero de inmediato se desmintió esta posibilidad por ambas partes y ahora parece que cada vez toma más fuerza la posibilidad de que la marca Triumph vuelva a lucir sobre el capó de un roadster biplaza que compita con el Mazda MX5. ¿Cómo se podría llamar un roadster biplaza de Triumph? Pues sólo de una manera: TR. Esta denominación toma fuerza también porque se habla de que BMW pretende dar una cierta imagen “retro” a estos nuevos productos y, como inspiración histórica, la revista británica del automóvil Autoexpress Weekly -proclive al sensacionalismo- indica que el modelo de referencia sería el precioso TR4 de los 60. No estaría mal, la verdad. Hasta ofrece unas imágenes.

TRIUMPH PERTENECE YA A BMW
La marca Triumph está en poder de BMW desde 1994. Cuando el fabricante alemán compró MG Rover los derechos de la marca Triumph para automóviles iban incluidos en el paquete y todavía sigue registrada a nombre del fabricante alemán. Aunque las motocicletas Triumph ya resucitaron de la mano de un grupo de inversores británicos hace casi dos décadas, los derechos para fabricar motos y coches quedaron claramente separados tiempo atrás.

¿Dónde puede colocar BMW la marca resucitada?  Pues el hueco está por debajo de la propia BMW, con vehículos que en principio serían de nicho, pero con una orientación, acabados y precio menos “premium” de lo que es costumbre en la empresa que posee también el control de Rolls-Royce. Algunas fuentes mantienen que entre los valores que se quieren trasmitir con la llegada de Triumph están el carácter lúdico por un lado y una tecnología especialmente respetuosa con el medio ambiente por otra.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba