¿Diésel o gasolina?

Hemos elaborado un decálogo con los principales factores a tener en cuenta a la hora de elegir entre un diésel o un gasolina y examinado los 30 modelos más vendidos....

expertos de hoyMotor16.com hemos elaborado un decálogo con los principales factores que se deben tener en cuenta a la hora de adquirir un coche nuevo y decidir entre gasóleo o gasolina.

                                    Los 30 modelos más vendidos a examen


El coste del litro de gasóleo alcanzó la semana pasada el máximo histórico de 1,149 euros. Ahora mismo, llenar un depósito de 55 litros de gasóleo (una capacidad media para un automóvil) supera, por primera vez, los 63 euros.

Esto ha introducido nuevas variables en la toma de decisión de los compradores, que van a afectar a la evolución del mercado de venta de coches. Los expertos de hoyMotor16.com hemos elaborado un decálogo con los principales factores que se deben tener en cuenta a la hora de adquirir un coche nuevo y decidir entre gasóleo o gasolina:

1.- Comprar un modelo diésel es rentable cuando se prevé que se van a realizar muchos desplazamientos, viajes largos… en definitiva, un número elevado de kilómetros al año. Esto permitirá amortizar en poco tiempo el coste adicional de estos modelos. No se debe comprar diésel porque esté de moda.

2.- Calcular la amortización. Normalmente un modelo diésel cuesta más y a veces no gasta mucho menos, por lo que la inversión puede llegar a tardar en amortizarse hasta 225.000 kilómetros, lo que equivale a 15 años si se hace un uso estándar del automóvil (unos 15.000 kilómetros al año, aproximadamente).

3.- Los automóviles tipo monovolumen o todoterreno son más pesados y su tamaño los hace poco aerodinámicos, ofreciendo, por ejemplo, más resistencia al viento. La consecuencia es que el motor consume más, porque trabaja más. En este caso, la elección segura es el diésel.

4.- No descarte los modelos de gasolina basándose en experiencias anteriores. En los últimos años, los motores de gasolina han evolucionado mucho, tienen un consumo muy inferior al de hace unos años y tienen un mejor comportamiento.

5.- Si está usted acostumbrado a los motores de gasolina, sepa que en un diesel no tiene la misma capacidad de reacción. El abanico de revoluciones efectivas se reduce considerablemente. A cambio, el par aumenta y la sensación de empuje por el turbo, es mayor.

6.- Los coches diésel se devalúan menos y se venden a un mejor precio en el mercado de segunda mano.

7.- Valorar los casos en los que el modelo diésel es sensiblemente más barato que su equivalente en gasolina, como ocurre con el nuevo Audi A4 2.0 TDi. La amortización es instantánea y se empieza a ahorrar dinero desde el primer kilómetro.

8.- Si se va a adquirir un modelo diésel, hay que tener en cuenta que las versiones más potentes del motor no siempre son las más aconsejables: entre un motor de 120 CV y otro de 100 CV, a veces la relación prestaciones-consumo favorece al último.

9.- Las averías de los automóviles diésel son más caras que en un modelo de gasolina y algunas de sus piezas tienen una vida más corta.

10.- El seguro del automóvil tendrá un coste mayor si el modelo diésel es más caro que su equivalente de gasolina.


 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba