Curro San Miguel

Probador, fotógrafo, monitor...

Aunque Curro San Miguel no nació exactamente con un volante entre las manos por prescripción ginecológica, sí que rápidamente vinculó su vida al mundo de la automoción, como intrépido piloto de coche de pedales primero, y aguerrido jinete de Vespino LX después.

Desde ese momento y hasta ahora no han sido pocos los que, de manera acertada o equivocada, han creído en él y en su saber y buen hacer en este sector como probador de producto, consultor, colaborador, asesor, monitor, periodista, fotógrafo o simple conductor para ir al Mercadona, faceta en la que demuestra un especial desempeño.

Artículos recientes

Ir arriba