Simplemente con darnos 10 minutos más de margen en un desplazamiento, podemos ahorrar el doble de dinero

La conducción eficiente es más una actitud que una técnica

13 Ago 2013   |  Por

Con el combustible subiendo sin parar, cada vez es más importante reducir el consumo. Los fabricantes invierten millones con el fin de desarrollar nuevas tecnologías, la DGT modifica las pruebas para obtener el carnet de conducir… sin embargo, nadie se preocupa del principal factor para ahorrar carburante: la actitud del conductor.

¿Te ha gustado?

14 comentarios
4.0
3/5 Votar (2)

Cambiar de hábitos para ahorrar energía

Con la energía cada vez más cara (no sólo los combustibles suben; también la factura de la luz), hasta la DGT ha “tomado cartas en el asunto” modificando las pruebas para obtener el permiso de conducir. Por su parte, los fabricantes de automóviles invierten millones en avances tecnológicos que permitan aprovechar al máximo la energía, ya sea mediante complicados sistemas de inyección y propulsores cada vez más eficientes o con dispositivos híbridos.

Pero dicha eficiencia es más una cuestión de educación y de costumbres que tecnológica. De nada me servirá que mi automóvil equipe sistemas que han supuesto millones de euros, kilómetros y litros de combustible durante su desarrollo si como conductor no tengo unos hábitos ahorradores. Las técnicas de conducción económica son importantes para ahorrar en el día a día, pero tienen dos inconvenientes que hacen que no se suelan aplicar, lo que las convierte más en una especie de demagogia que en una solución al problema:

Cambiar de actitud para ahorrar energía, Vigo, Rubén Fidalgo

El recorrido más corto implica atravesar el tráfico urbano.

El tráfico actual muchas veces es incompatible con una conducción económica: incorporarse a una vía rápida utilizando marchas largas supone adquirir más papeletas para un accidente que para ahorrar combustible.

Las técnicas de conducción eficiente necesitan de cierta habilidad y conocimientos del vehículo por parte del propietario y, seamos honestos, no son muchos los que muestran soltura en las carreteras o en el tráfico diario.

A lo largo de mi experiencia como conductor y como monitor de técnicas de conducción me he dado cuenta de que es imposible dar una regla fija para algo que está lleno de excepciones. Cuando un alumno me pregunta si en una determinada situación debe pisar el freno o el acelerador mi respuesta siempre es: “Depende”.

Cambiar de actitud para ahorrar energía, Vigo, Rubén Fidalgo

Cuando conducimos sin prisas cometemos menos imprudencias.

Por desgracia, conducir un vehículo es una actividad tan llena de variables que es complicadísimo dar una norma. Asumimos la conducción como algo tan cotidiano que no nos damos cuenta de la complejidad que conlleva: es mucho más fácil hacer que un programa informático pilote un avión de pasajeros que conseguir eso mismo en un coche; sin embargo, nos parece mucho más complicado manejar un Jumbo que conducir.

Vídeo: así realizamos la prueba



Vaya por delante que soy un defensor de las técnicas de conducción eficiente, pero el problema es que no creo que se puedan generalizar ni escribir en un manual. Por ejemplo, he leído en no pocas publicaciones que se debe cambiar de relación sobre las 1.500 rpm, o pasar a segunda tras 20 metros o 6 segundos después de iniciar nuestra marcha. Esto es cierto en muchos casos, pero a lo largo de mis más de 120.000 km anuales de pruebas he constatado que hay motores modernos (sobre todo, los pequeños 2 cilindros y tricilíndricos) en los que sus pesados volantes de inercia hacen que conducir de esa manera aumente el consumo entre 0,3 y 0,5 l/100km: la máxima eficacia se logra conservando la mecánica siempre por encima de 1.500 rpm y sin sobrepasar las 2.200 rpm. ¿Cómo hacer una regla para cada modelo de automóvil? Es imposible e inútil.

Cambiar de actitud para ahorrar energía, Vigo, Rubén Fidalgo

El recorrido por las carreteras de circunvalación alarga mucho la distancia recorrida.

Por contra, creo que un cambio en nuestra actitud sí es un modo eficaz para ahorrar combustible y estoy convencido (porque lo he comprobado “en mis propias carnes”) de que nuestro estado de ánimo afecta más al consumo que todas las técnicas de conducción y tecnologías de última generación. Conducir con prisa o de mal humor hace que el gasto de carburante se dispare; para comprobarlo hemos realizado la siguiente prueba, que simula una situación muy cotidiana.

Ahorrar energía es una actitud: el experimento

Vamos a reproducir un acto relativamente habitual: tenemos que ir a un lugar concreto a una hora determinada. En mi caso, he decidido que tengo que estar en el aeropuerto para recoger a una persona importante a las 19.30 h.

Cambiar de actitud para ahorrar energía, Vigo, Rubén Fidalgo

Conduciendo de forma ecológica se puede ser puntual.

He elegido para el experimento mi coche personal (un Karmann Ghia Typ 34 de 1966 que yo mismo he restaurado) por varios motivos:

  • Su depósito de combustible carece de válvulas o complicados sistemas de ventilación, por lo que su llenado hasta el tope es absolutamente simple y eficaz para comprobar el consumo real y preciso durante la prueba.
  • Me sirve para demostrar que sin tecnologías ultra modernas se puede ahorrar energía.

La prueba es muy sencilla: dos actitudes diferentes para llegar al mismo destino, con el mismo coche, el mismo conductor… y dos resultados muy diferentes.

En el primer caso, el protagonista está “remoloneando” y sale tarde y con prisa para llegar a la cita “sin penalizar”. Conoce perfectamente el tráfico de la ciudad y elige una ruta más larga, pero por la que sabe que llegará en menos tiempo al destino. Aún así, el apremio le hace ser insolidario, no cede el paso a otros conductores y acelera de manera brusca y nerviosa. La urgencia incluso le hace olvidar el ordenador y la televisión encendidas en casa.

El segundo ejemplo es el de una persona que sale de casa con un margen de tiempo razonable. Escoge una ruta corta que atraviesa la ciudad y, como no tiene prisa, realiza una conducción normal, educada (tanto con los peatones como con otros conductores) y cívica.

Cambiar de actitud para ahorrar energía, Vigo, Rubén Fidalgo

Empezamos la prueba con el depósito lleno.

Para medir el consumo en cada uno de los ejemplos, lleno hasta el tope el depósito del Karmann en la salida de cada recorrido y meto en el coche una garrafa de 5 litros y una báscula de precisión. Al llegar al destino, peso la garrafa antes y después de rellenar de nuevo el tanque. La diferencia de peso nos indica la cantidad de combustible que ha sido necesaria para la operación, dándonos el gasto de carburante exacto durante cada trayecto.

Los resultados de la prueba de conducción eficiente

La densidad teórica de la gasolina es de 680g/l; es decir: un litro de gasolina pesa 680 gramos. Ésta es la constante que utilizaré para comprobar el consumo. Vamos a ver los resultados:

Recorrido hasta el aeropuerto por la ruta más rápida:

  • Distancia recorrida: 19,7 km
  • Tiempo empleado: 14´18″
  • Velocidad media: 83 km/h
  • Peso consumido: 1.448 gramos
  • Litros consumidos: 2,13 litros
  • Consumo medio: 10,8 l/100km
  • Gasto en euros (con el litro de gasolina a 1,43 euros): 3,05 euros

Recorrido hasta el aeropuerto por la ruta más corta:

  • Distancia recorrida: 10,9 km
  • Tiempo empleado: 20´30″
  • Velocidad media: 32 km/h
  • Peso consumido: 530 gramos
  • Litros consumidos: 0,78 litros
  • Consumo medio: 7,2 l/100km
  • Gasto en euros (con el litro de gasolina a 1,43 euros): 1,12 euros
Cambiar de actitud para ahorrar energía, Vigo, Rubén Fidalgo

Los recorridos más cortos significan más economía.

La conclusión es evidente: simplemente saliendo con 10 minutos más de margen, hemos conseguido reducir casi a la tercera parte el gasto de combustible y el coste del recorrido (en gran medida, debido a la rebaja en el consumo medio de carburante, pero también por haber elegido una ruta más directa al destino).

No todos estamos capacitados para ser unos conductores súper eficientes o aplicar determinadas técnicas de conducción… pero sí podemos organizar nuestro tiempo para sentarnos al volante sin prisas ni crispados y, aunque a veces es inevitable, podemos hacer que ir con minutos de sobra sea una regla y no una excepción.

¿Te ha gustado?

14 comentarios
4.0
3/5 Votar (2)

Tu opinión cuenta

Haz un comentario
14 comentarios
¡Gracias por votar (3/5)!
(2 votos)
Rubén Fidalgo 13 ago 2013·10:59

En el día a día lo tengo más que comprobado: conducir con prisas es malo para el bolsillo y además asumimos riesgos nosotros y se los hacemos asumir a otros.

Alex Fontané 13 ago 2013·19:00

con estres
460 kms de autonomia max.
neumaticos delanteros cambiados a 57.000 kms (michelin pilot) (delante detras).

Alex Fontané 13 ago 2013·19:04

sin estres, conduccion tranquila, muy buena actitut al volante
900 kms de autonomia max, (media 810 kms)
neumaticos delanteros cambiados a 87.000 kms (michelin energy saver) no delante- detras.

Rubén Fidalgo 14 ago 2013·07:43

Hola Alex, muchas gracias por seguirnis y por tus acertados comentarios. Efectivamente los neumáticos son otro gasto importante a tener en cuenta. Un saludo!

Maikel 14 ago 2013·15:51

Mi mujer sin ser un kamikaze hace un consumo medio de 8.8l a los cien, yo 7,0l en un deposito que tiene capacidad para 55l sin contar reserva, significa una diferencia por deposito de mas de 10 litros de combustible, hacer numeros, pero de conducir el mismo coche una u otra persona hay 15 euros de diferencia

ANTONIODELAOSSA 14 ago 2013·17:03

Muy interesante el método de la prueba, aunque personalmente pienso que con un coche ultra-moderno la diferencia entre los dos recorridos sería menor, pero también significativa. A ver si tenéis ocasión de hacer una comparativa de un recorrido utilizando un itinerario con peajes y otro sin peaje por carretera nacional: veréis la gran sorpresa tanto económica como en tiempo.

ANTONIODELAOSSA 14 ago 2013·17:10

Para Alex: los Michelin Pilot tienen un coeficiente de adherencia mayor que los Energy, de ahí que una parte importante de su mayor desgaste sea debido a su mayor agarre en cualquier circunstancia, factor que se nos pasa desapercibido en la utilización cotidiana del coche pero que las ruedas lo notan km a km. Algunos especialistas también dicen que rodar con neumáticos inflados con nitrógeno puede aumentar hasta un 10% de duración respecto a llevarlos con el aire normal, por la diferencia de presión que puede haber con los cambios de temperatura ambiente (el nitrógeno es más estable)

Rubén Fidalgo 14 ago 2013·22:51

No hace falta hacer el reportaje de los peajes… ya lo tengo más que hecho… todas las semanas hago Vigo-Madrid-Vigo, la diferencia en tiempo de ir por el túnel a ir por la vieja N-VI hasta adanero es de apenas 12 minutos, a euro el minuto de diferencia… en consumo andan bastante a la par, subir los leones tiene su miga…
Jamás uso la autopista.

hº lego 14 ago 2013·23:08

Bien, muy bien. Lo de pasar por la autopista para ir a Madrid, nunca fué de mi gusto, solamente cuando no había tiempo.
El paisaje desde el Puerto Los Leones es impresionante.
También ahora.

Rubén Fidalgo 15 ago 2013·14:57

Hola Hº lego, muchas gracias por tu comentario. Efectivamente el paisaje es una gozada, yo suelo aprovechar para hacer fotos de los coches de pruebas, a veces en medio de la nieve en San Rafael, otras en el toro que hay en Labajos (la foto de la prueba del Peugeot RCZ en la puesta de sol)… en la autopista no hay sitios donde hacer fotos, suelo escaparme de ella y descubrir sitios como Urueña, etc… Un saludo.

eleuterio 15 ago 2013·15:33

como se puede ver el paisaje con conduciendo situ vas bien puede que los de mas no valla por eso te hemos tantos accidentes si por poner el aire acondicionado te multan como no taba aponer una multa g8

Alex Fontané 15 ago 2013·22:56

Gracias Antonio de la Ossa.

ANTONIODELAOSSA 21 ago 2013·16:37

De nada, Alex.
Pues yo, cuando tomo la AP6, me salgo a la nacional en Villacastín (si voy a Oviedo o a Valladolid por Olmedo) ó en los Angeles de San Rafael (si voy a Valladolid por Segovia). La diferencia no me llega a los 5 minutos por cada 15 kms (estrictamente dentro de los límites de velocidad) pero en el coche moderno baja casi medio lt de gasolina cada 100 km, y en el tiburón cerca de un litro. En ambos casos, con menor consumo en la carretera nacional, teniendo en cuenta que además él motor del coche está más tiempo en marcha, por lo que la diferencia de la nacional (ojo, sin grandes subidas ni puertos de montaña) es significativa. Por tanto, en los peajes no sólo hay que pagar más litros de gasolina por el mismo recorrido, sino que hay que sumar el precio del peaje. Otra cosa es que queramos o necesitemos ahorrar tiempo.

pablo 21 ago 2013·23:10

si realmente se preocupan del consumo de los vehiculos porque no empiezan con el sistema pantone es algo que ya conoce mucha jente y no creo necesario gastarse tantos millones en estudios y podrian emplearlos en algo mas necesario que hay mucha s personas pasando hambre en el mundo,gracias por vuestra atencion,ha sido un placer

 







© 2000-2014 Autocasion.com - Todos los derechos reservados.