*

Prueba del Volkswagen Passat GTE46

Prueba del Volkswagen Passat GTE

4 agosto, 2016, modificada el 5 agosto, 2016 por

Si buscamos un familiar que reúna los últimos avances en tecnología híbrida, debemos echar un vistazo al Volkswagen Passat GTE. Por dentro y por fuera es, prácticamente, un “Passat más”; lo que le hace diferente es cómo se mueve: tiene un motor de gasolina con turbo y otro eléctrico que, en suma, rinden 218 CV.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

Diseño 4

Regular

Motor 9

Sobresaliente

Comportamiento 5

Correcto

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 9

Sobresaliente

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Uso en eléctrico
  • Aporte de empuje en la conducción
  • Modos de conducción

Mejorable

  • Maletero de menor capacidad
  • Sólo tracción delantera
  • Precio elevado

Aunque la prueba gire en torno al VW Passat GTE, no es ningún secreto que, actualmente y desde hace unos 20 años, el fabricante que más modelos diferentes con tecnología híbrida está poniendo en la calle es Toyota. Dentro de la gama de la marca japonesa encontramos utilitarios, compactos o SUV´s que combinan motor de gasolina con otro eléctrico. Aunque, curiosamente, Toyota no cuenta con una berlina familiar híbrida en nuestro mercado, el Avensis está disponible con motores gasolina ó diésel, pero sí la tiene en el estadounidense con el equivalente Camry Hybrid

Volkswagen, aunque con menos versiones híbridas que Toyota, ha considerado interesante ofrecer una berlina familiar con esta tecnología y, tomando prestado el conjunto motor propulsor del VW Golf GTE, ha creado el Passat GTE. Además, hemos de reseñar que es el primer vehículo híbrido enchufable que está disponible tanto con carrocería berlina, la que acompaña a esta prueba, como familiar, denominada “Variant”.

Crecimiento en ventas

Según los datos que maneja Volkswagen, se prevé que el volumen de ventas mundial de los vehículos híbridos enchufables se cuadruplique hasta 2018, lo que supondrá un aumento en las ventas de 893.000 unidades. Pero aún hay más, hasta 2022 se espera que el volumen de ventas anual sea de 3,3 millones de unidades; y las previsiones de VW indican que serán dentro de modelos del tipo Golf y Passat.

Si no nos fijamos en los detalles decorativos azules o en las siglas GTE situadas en la calandra o el portón y lo vemos circulando por cualquier carretera, pensaríamos que es un VW Passat más. Y es que los principales cambios y, en definitiva, lo que hace que esta versión sea la que es no está a la vista, tampoco al tacto y, si nos apuráis, tampoco al oído –en eléctrico no suena, ¡qué bromista soy!-. Todo el sistema híbrido está oculto bajo el capó, bajo los asientos y bajo el maletero. Nosotros sólo tenemos que subirnos y acelerar.

Un Passat GTE es un Passat “cuasi” normal

Pero, claro, sí que se “siente” porque, por una parte, tenemos dos motores que funcionan por separado o en conjunto y, por otra, si levantamos el capó, vemos cables “raros” que sirven para el motor eléctrico y, si abrimos el maletero, vemos que nos faltan casi 200 litros de capacidad. Pero, bueno, no adelantemos acontecimientos.

Podemos utilizar el Passat con varios modos de conducción, desde únicamente eléctrica hasta deportiva y, en todos los casos, podemos usarlo de manera completamente automática, porque cuenta con caja de cambios DSG de 6 marchas.

Al final, tenemos un coche que se usa normalmente en el día a día y que nos permite circular con tranquilidad en modo eléctrico entre el tráfico de un día y recorrido cualquiera, pero que tiene un precio elevado en relación a la potencia que ofrece o a su capacidad de marcha con sólo tracción delantera. Vamos a ver en detalle todas estas características del Volkswagen Passat GTE.

La calandra de diseño específico ayuda a distinguir la versión GTE del VW Passat.46
La calandra de diseño específico ayuda a distinguir la versión GTE del VW Passat.

Como decíamos antes, si, por ejemplo, ponemos un VW Passat 2.0 TSI de 180 CV al lado del VW Passat GTE de nuestra prueba y tapamos los logos distintivos, mucho nos tendríamos que fijar para distinguir una versión de otra. Más que “mucho”, nos tendríamos que fijar “muy” concretamente en dos detalles: las bandas decorativas azules y detrás de la parrilla.

El color azul identifica a las versiones híbridas de Volkswagen. De la misma manera que el rojo es para las versiones deportivas, como el VW Golf GTI; el gris es el de las versiones deportivas diésel, como el VW Golf GTD; el azul es identificativo de las versiones híbridas, como el VW Golf o el Passat GTE.  “Electromovilidad” lo llama Volkswagen. De esta manera, además de detalles en, por ejemplo, la calandra –de, por cierto, diseño específico- o los logotipos laterales con las siglas “GTE”, el color azul está presente en el interior en las costuras del cuero del volante o de los asientos.

¿Dónde lo enchufo?

Para descubrir el compartimento secreto de la parrilla, seguro que os pasaríais un buen rato –el mismo que nosotros- para saber que hay que pulsarlo y, si están los seguros de las puertas abiertos, descubrir cómo se abre como si fuera la tapa del combustible. Ahí, a la derecha del logo de VW, encontramos la toma de corriente para enchufar el Passat GTE a la red eléctrica y cargar las baterías.

Nada más sencillo que eso. Sacamos el cable que VW proporciona con la compra del coche, lo conectamos al coche a través de dicho acceso, enchufamos el cable al enchufe de casa y, si nuestra toma de corriente es de 2,3 kW, tardaremos 4 horas y 15 minutos en cargar las baterías por completo. Si instalamos un “Wallbox”, que es un elemento para agilizar el proceso de carga, aumenta la corriente a 3,6kW y tardaremos 2 horas y 30 minutos en cargar completamente las baterías. El Wallbox hay que pagarlo aparte, pero suele estar completamente subvencionado por VW. Es conveniente que preguntéis en el momento de comprar el coche.

Nacho Torres

Lo reconozco, estoy enfermo de "cochecitis" desde que tengo dos años de edad. He visitado a médicos y me he puesto en manos de mecánicos de competición pero se ha convertido en crónico… Trabajo como redactor en prensa especializada en motor desde el año 2000 y he compartido asiento con las mejores revistas de España. Además, he sido locutor de radio durante 6 años y, actualmente, compagino mi recuperada faceta como redactor en Autocasión con la inimaginable aventura de dirigir el programa de TV "Pedal a Fondo”. Sin dejar de aprender, intentaré transmitir y compartir con vosotros mi gran pasión y, espero, algunos conocimientos aquí, en Autocasion.com

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...