*

Subaru WRX STi 2014: al volante28

Subaru WRX STi 2014: al volante

21 mayo, 2014, modificada el 5 septiembre, 2014 por

El Subaru WRX STi es uno de esos coches con leyenda, que cualquier aficionado al automovilismo conoce gracias a sus logros en competición. Veinte años después, aparece la cuarta generación de un modelo nacido para proporcionar sensaciones puras. Hemos tenido la suerte de conducirlo… en color azul, por supuesto.

Nuestra valoración: 8,2 Sobresaliente

8

8

9

8

9

7

Destacable

  • Estabilidad.
  • Manejo sencillo del diferencial.
  • Interior.

Mejorable

  • Alerón trasero "exagerado".
  • Consumo.
  • Volante achatado en la zona inferior.

Esta cuarta generación del Subaru WRX STi es divertida, no pone a su conductor contra las cuerdas (a menos que busque problemas “jugando” con el diferencial central), proporciona grandes dosis de aplomo y seguridad y, además, su imagen es muy llamativa. Un equipamiento completísimo es la guinda de un pastel que cuesta 44.900 euros. Recuerda que tienes que acompañarlo con gasolina de 98 octanos… Pero no se puede poner precio a los sueños ¿o sí?

Subaru WRX STi 201428
La longitud de este Subaru crece 1,5 cm, hasta los 4,59 metros.

Si te gustan los coches y haces un poco de memoria, sabrás por qué este vehículo tiene que mantener ese tono azul tan característico, inconfundible: así han sido todos los oficiales que pasaron por el WRC. Por lo tanto, mi primera aproximación al nuevo Subaru WRX STi no me defrauda en absoluto. Me gusta más que su predecesor; tiene más presencia, es más agresivo. Todavía no hemos hablado de su motor bóxer de 300 CV y de su tracción total permanente, pero sabes que están ahí; basta con echar un vistazo a sus líneas.

La nueva parrilla hexagonal y los faros tipo “ojo de halcón” (en este caso, con leds para las luces de cruce y posición), comunes al resto de la gama, destacan en el frontal… Aunque lo que llama la atención es la toma de aire del capó, más baja y ancha, que aumenta el caudal y mejora la visibilidad.

En el lateral, el pilar A se adelanta, pero de nuevo ese detalle queda relegado a un segundo plano cuando vemos los pasos de rueda sobredimensionados y las llantas gris oscuro de 18″. Me habría quedado un buen rato mirándolas, pero enseguida atrapa mi vista el alerón trasero. El WRX no podía prescindir de un elemento tan emblemático, pero quizá resulta un poco exagerado -a pesar de ser más ligero-. Al mirar por el retrovisor interior, su altura es suficiente para que no moleste, pero está siempre presente, como si algo te persiguiera muy de cerca… Como detalle deportivo, me gusta más el difusor que enmarca las dobles salidas de escape.

Autor: Autocasión

2 Comentarios

Alfonso 21 mayo, 2014

de verdad hace falta tanto diferencial y tanto botón para disfrutar al volante?

Marcos 22 mayo, 2014

Donde esté el Evo que se quite este Subaru

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...