*

SsangYong Tivoli 2015

26 Junio, 2015, modificada el 1 Septiembre, 2015 por

El fabricante de SUVs grandes y asequibles, el coreano SsangYong, nos presenta uno compacto y muy atractivo, cargado de equipamiento y con un precio que parte de los 14.900 euros. Se llama Tivoli y, leído al revés, I-lov-it. ¿Será un presagio?

Nuestra valoración: 7,3 Notable

9

7

7

8

7

6

Destacable

  • Diseño atractivo
  • Interior espacioso
  • Buen equipamiento

Mejorable

  • Gama de motores escasa
  • Rueda de repuesto opcional
  • Emisiones por encima de 120 g/km

SsangYong ha creado el Tívoli como punta de lanza de su nueva etapa en el mercado: nuevo producto con nuevos valores y nuevas calidades, que deben hablar de una marca renovada y mucho más competitiva. Con ese objetivo, ha puesto en el Tivoli todos los ingredientes de un coche atractivo, con calidad y buenas cualidades dinámicas que deberá luchar en un mercado muy competido con los grandes líderes: el Renault Captur, el Opel Mokka, el Peugeot 2008 y el Nissan Juke.

Desde nuestro punto de vista y a falta de una prueba en profundidad, no le faltan armas para posicionarse como es debido, sobre todo si SsangYong lo hace visible empleando un adecuado presupuesto de publicidad y marketing: sí, porque el Tivoli entra por los ojos, con esa estética tan de moda y un tamaño que por fuera es contenido y por dentro se agranda para hacer de su habitáculo un lugar para que el conductor vaya cómodo y relajado y el resto de ocupantes disfruten del viaje sin estrecheces.

La gama de motores no es muy amplia, cierto, ya que es sólo el 1.6, con variantes gasolina y diésel, pero se declina en otras posibilidades con tracción 4×4 o cambio automático. En este segmento, el de los SUV compactos, uno de cada tres coches vendidos lleva motor de gasolina; sin embargo, SsangYong lanza primero esta variante para llegar en septiembre con el diésel, de más expectativas de ventas. A sus mandos, hemos disfrutado de los kilómetros que hemos recorrido, porque el motor 1.6 de 128 CV resulta suave y estable, el Tivoli tiene buena visibilidad y su interior cuenta con buenas soluciones que te hacen la vida agradable a bordo.

Sus precios, a partir de 14.900 euros, están bien posicionados frente a la competencia, y ya desde su versión más básica el Tivoli ofrece equipamiento tan útil como la dirección de dureza progresiva, el control de crucero o los retrovisores eléctricos calefactables.

Por todo ello, nos parece una opción de compra muy valorable, si bien ese  comprador tendrá que entender el nuevo posicionamiento de la marca SsangYong, cuya imagen de coreana conlleva también ciertos prejuicios en lo que a calidad se refiere; prejuicios que la garantía de 5 años o 100.000 km deberían desmentir.

Vídeo: SsangYong Tivoli


SsangYong Tivoli 201533
La pintura se puede elegir en seis colores diferentes.

Aunque es cierto que es difícil sentar cátedra sobre el diseño, también lo es que hay casos en que –para bien o para mal- hay consenso sobre la belleza o fealdad de un modelo. En el caso del Tivoli, las opiniones son generalizadamente positivas y todos los periodistas que acudimos a la presentación de este SsangYong radicalmente nuevo estuvimos de acuerdo al calificarlo de atractivo, elegante y moderno. Según la marca coreana, el diseño del Tivoli se basa en la filosofía “Nature born -3 Motion”, que “pretende conectar con los pasajeros añadiendo no sólo modernidad y dinamismo, sino también robustez, habitabilidad y practicidad”.  Más allá de las palabras bonitas, para el comprador la cosa es más sencilla -o le gusta o no le gusta-, pero nos atrevemos a decir que también entre el público habrá consenso en el apartado estético.

En el frontal destaca la parrilla, muy fina, que se extiende en horizontal abarcando los grupos ópticos y ensanchando visualmente el coche. En el lateral, los pasos de ruedas, marcados, tienen el interior de color distinto a la carrocería, lo mismo que los pilares A (el que enmarca el parabrisas) y B (el que separa las ventanillas delantera y trasera), que así dan al techo un aspecto flotante. Éste tiene una ligera caída aerodinámica hacia la zona trasera, de diseño robusto y con grupos ópticos formados por LED, para rematar en un pequeño alerón con la tercera luz de freno (LED) integrada. La línea de cintura, muy alta y subrayada por una decoración cromada, confiere al Tivoli aplomo y le hace parecer bien estable. Es justamente esa línea de cintura la que le aproxima a las líneas maestras de modelos tan emblemáticos ya como el Evoque, lo que da también una idea de su atractivo.

Las posibilidades de personalización serán amplias: tanto la pintura como las llantas pueden ser bitono; el interior puede ir en beige y negro. Además existe la versión Limited Red Edition, con interior de cuero rojo y exterior en azul y blanco.

SsangYong insiste en que el Tivoli es el primer modelo de la nueva etapa de la marca, con más foco en la calidad percibida y en la ampliación de la gama. De este SUV compacto piensan vender 28.000 unidades en toda Europa para 2016 (entre 2.000 y 3.000 en España).

Te puede interesar...

Isabel Gª Casado

Isabel Gª Casado

Periodista especializada en motor y en medios digitales desde que Internet llegó a España, hace ya unos añitos. Tengo el honor de dirigir en Autocasión a un grupo de profesionales experimentado y entusiasta a más no poder de los que aprendo todos los días.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com