*

Cómo es el Seat Ateca como coche para viajar4

Cómo es el Seat Ateca como coche para viajar

19 diciembre, 2016 por

Recién proclamado “Coche del Año en España 2017”, el Seat Ateca que hemos tenido ocasión de analizar en Autocasion.com reúne una serie de condiciones que lo hacen un coche muy apropiado para afrontar cualquier tipo de viaje. Vamos a ver por qué.

Cómo es el Seat Ateca como coche para viajar4

El Seat Ateca como coche para viajar lo es porque tiene varios elementos que lo hacen interesante: mecánica, confort, comportamiento y equipamiento de seguridad. La mecánica que estamos probando corresponde al motor TDI de 150 CV, asociado a una caja de cambios manual de 6 marchas y la tracción a las 4 ruedas. En este aspecto sólo hay una forma de mejorar: tener la versión tope de gama, que es la siguiente a la nuestra, con 190 CV y cambio automático DSG. El motor ofrece prestaciones suficientes para su peso y posibilidades de carga. Viaja desahogado por autovías y con soltura por carreteras convencionales. A plena carga y en repechos, sí que tendremos que haber previsto convenientemente los adelantamientos. Podéis saber más sobre el motor y su funcionamiento en la prueba más a fondo que hemos hecho del coche.

Tracción a las 4 ruedas

El Seat Ateca está disponible con tracción delantera o a las 4 ruedas. Nuestra unidad cuenta con tracción a las 4 ruedas, sistema que incorpora un nuevo embrague Haldex que, multidisco y con control electrónico, reparte la tracción entre ambos trenes de rodaje. Lo hace bastante bien y notamos la mayor estabilidad que proporciona el sistema de tracción en curvas con firme resbaladizo. Esto nos da un plus de seguridad si vamos a viajar por lugares con climatología adversa. Además, y sin alardear, el nuevo Coche del Año en España nos permite salir del asfalto y hacer excursiones sencillas por caminos.

El comportamiento del nuevo Seat Ateca en el paso por curva nos recuerda más al de un familiar que al de un monovolumen. Cierto que vamos sentados más altos, pero podemos hacer curvas en una carretera de montaña con una elevada dosis de deportividad debido a que su carrocería no balancea excesivamente.

En su interior encontramos, como decíamos, una postura de conducción elevada, lo que nos proporciona mucha comodidad. Es como estar sentado en una silla y eso hace que los viajes sean confortables. Llegamos bien a todos los mandos y nos permite, en nuestro acabado Xcellence, realizar órdenes por voz para cambiar la emisora de radio, llamar por teléfono o meter una dirección en el navegador.

Seguridad activa electrónica

Además de todo lo expuesto, queremos hacer hincapié en la tecnología que nos ofrece el Seat Ateca. Podemos empezar por el sistema “Seat Drive Profile”, que sirve para modificar el funcionamiento de elementos del coche como el motor o la dirección. Si no lo monta de serie, hemos de pagar 195 euros y, sin ser la panacea, no es muy caro y resulta interesante. Sí que vamos a notar diferencia entre el modo ECO y el Sport y, además, podemos combinar diversos aspectos en el modo Individual.

También contamos, de serie o en opción, con las últimas novedades en seguridad activa, como control de crucero adaptativo, asistente de permanencia en el carril, asistente de atascos, detección de señales de tráfico y detección de ángulo muerto del retrovisor.

Con el control de crucero adaptativo encontramos una de las maneras más cómodas y fáciles para viajar: marcamos la velocidad, marcamos la distancia de seguridad y el Seat Ateca se encarga del resto. Él solo acelera y frena, manteniendo “rumbo y marcha”. Además, por si nos despistamos, tiene el mantenimiento en el carril por el que llegamos a trazar curvas sin tocar el volante; pero, ojo, sólo como emergencia. También cuenta con el asistente para atascos, que arranca y para el coche en estas situaciones de tráfico.

Además, están los nuevos faros “Full Led”, que le confieren una nueva imagen y lo dotan de las últimas novedades en materia de iluminación. Por ejemplo, e incluso sin ser faros Leds, el Seat Ateca cuenta con una cámara que identifica que vienen coches de frente y, automáticamente y para no deslumbrar, cambia las luces de carretera por las de cruce.

Si el coche está circulando pero el conductor permanece inactivo durante un periodo de tiempo, haciendo “pensar” al coche que no estamos aptos para conducir, primero nos envía una advertencia visual, después acústica y llega a pulsar breve, pero contundentemente, los frenos. Si seguimos sin reaccionar, el Seat Ateca se detiene sin salirse del carril.

Seat Ateca: todas las facetas del Coche del Año 2017

Nacho Torres

Lo reconozco, estoy enfermo de "cochecitis" desde que tengo dos años de edad. He visitado a médicos y me he puesto en manos de mecánicos de competición pero se ha convertido en crónico… Trabajo como redactor en prensa especializada en motor desde el año 2000 y he compartido asiento con las mejores revistas de España. Además, he sido locutor de radio durante 6 años y, actualmente, compagino mi recuperada faceta como redactor en Autocasión con la inimaginable aventura de dirigir el programa de TV "Pedal a Fondo”. Sin dejar de aprender, intentaré transmitir y compartir con vosotros mi gran pasión y, espero, algunos conocimientos aquí, en Autocasion.com

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...