*

Prueba: VW Passat 2.0 TDi DSG R-Line de 140 CV31

Prueba: VW Passat 2.0 TDi DSG R-Line de 140 CV

5 Mayo, 2014, modificada el 30 Junio, 2014 por

El Volkswagen Passat R-Line cuenta con un equipamiento bastante completo que lo convierte en una opción interesante. En esta prueba, examinamos la versión más atractiva para el mercado español, con el motor 2.0 TDi de 140 CV y el cambio de doble embrague DSG de 6 relaciones.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

7

7

8

7

7

7

Destacable

  • Imagen de marca.
  • Silencio de marcha.
  • Calidad percibida.

Mejorable

  • Boca de carga del maletero pequeña.
  • Precio de opciones.
  • Interior muy oscuro.

El Volkswagen Passat R-Line cuenta con un aire deportivo muy sutil que no resta ni un ápice de elegancia al modelo. Un pequeño spoiler sobre la tapa del maletero, unas atractivas llantas de 17 pulgadas (aunque la unidad de pruebas equipa las opcionales de 18, excesivas), suspensiones rebajadas y algo más duras, paragolpes delantero y trasero más agresivos, asientos deportivos y detalles en aluminio en el interior configuran una berlina muy interesante.

Para la prueba de hoy hemos elegido la versión más atractiva para el mercado español, tan aficionado a las mecánicas diésel, con el motor 2.0 TDi de 140 CV acoplado al cambio de doble embrague DSG de 6 velocidades.

Gracias a sus buenos asientos, la cómoda postura de conducción y su silencioso habitáculo, este Passat es un gran coche para realizar viajes con un elevado confort y sin preocuparnos demasiado por una posible escasez de gasolineras en nuestra ruta, pues con un sólo depósito de combustible es muy fácil superar los 1.000 km de autonomía.

Para los trayectos familiares, el único “pero” lo encontraremos en una tapa del maletero algo pequeña, que no permite sacar todo el partido de su enorme capacidad interior, con un umbral algo elevado que hace incómodo meter y sacar cosas del maletero.

Con un precio de partida de 34.000 euros no hablamos de un coche barato, pero lo cierto es que la versión R-Line cuenta con un equipamiento bastante completo, que hace que el importe no resulte tan desproporcionado. Eso sí, la lista de opciones disponibles es elevada… y cara.

Prueba VW Passat 2.0 TDi Bluemotion R-Line DSG, Baiona, Rubén Fidalgo31
El acabado R-Line es atractivo.

Gracias a los parachoques específicos, la suspensión algo más baja y el pequeño spoiler trasero, el aspecto del VW Passat R-Line resulta muy atractivo y resta algo de seriedad a esta berlina alemana. La unidad de pruebas equipa las llantas opcionales de 18 pulgadas, muy llamativas, pero excesivas para la potencia de esta versión de 140 CV, algo que se nota en unas aceleraciones y consumos bastante penalizados por el enorme tamaño del neumático.

Las luces traseras LED y los faros delanteros con unos grupos ópticos en el faldón (para los antiniebla y las luces de curva) casi tan grandes como los principales, le dan un toque moderno a este Passat.

Volkswagen sigue sin dar con una parrilla que los distinga del resto de modelos del grupo. En los últimos años han variado con cada restyling y nueva generación sus frontales; en ese sentido, creo que lo ha solucionado mejor Skoda, con un capó más redondeado y una coraza que hace más fácil identificarlos y diferenciarlos. En la vista frontal, es complicado distinguir el Passat de un Golf o de un Jetta.

En conjunto, el Passat es una berlina muy equilibrada, con unas buenas proporciones entre anchura, altura y longitud y unas líneas que le dan un aire robusto y elegante.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

3 Comentarios

Carlos 27 Junio, 2014

El coche tiene muy buena pinta. Me encanta esa pintura azul metalizada, aunque le falta algún detalle cromado para terminar de ser elegante.

Nico 27 Junio, 2014

Impresionante la cantidad de Passat que ves en las calles. Me da la impresión que esta comiendo mucho mercado al A4, serie 3…
Personalmente el ranchera me parece muy practico y amplio.

Rubén Fidalgo 27 Junio, 2014

A mí me parece incluso más atractivo estéticamente el Variant que la berlina, pero en España seguimos sin bajarnos de la burra. Los coches familiares nos parecen de profesionales, funerarias y viajantes, sin embargo los SUV los vemos como algo chic y no como el coche de un mercenario en sudáfrica.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com