*

Prueba: VW Beetle Cabrio TDi 140 CV54

Prueba: VW Beetle Cabrio TDi 140 CV

14 octubre, 2014, modificada el 16 octubre, 2014 por

Siempre me ha parecido que el VW Beetle más recomendable es el descapotable. Puestos a tener un coche que lo sacrifica todo por su estética, mejor que por lo menos nos deje conducirlo al aire libre y disfrutar a sus mandos. Tras esta prueba, me reafirmo en esta idea, verás por qué.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

7

8

8

7

7

8

Destacable

  • Personalidad.
  • Calidad de la capota.
  • Consumos.

Mejorable

  • Tapa del maletero pequeña.
  • Es fácil rayar las aletas.
  • Precio opciones.

Siempre he pensado que el mejor VW Beetle que uno puede comprarse es el cabrio. El motivo es que el “Escarabajo” es un modelo que se adquiere por pura pasión, por diferenciarte y por gusto. Si buscas un coche versátil, ya tienes el Golf (por no salir de Volkswagen). Por otro lado, hay que tener en cuenta que si una versión “normal” busca cumplir una función práctica, un descapotable suele perder gran parte de esa cualidad para el día a día… Sin embargo, como el Beetle “cerrado” no cuenta de por sí con mucha practicidad debido a su peculiar y característico diseño, el cabrio no pierde ni un ápice de su utilidad diaria… y añade otras características importantes para disfrutar del coche no sólo cuando lo conducimos, sino también cuando nos paramos a admirarlo.

Tras una semana de convivencia con el VW Beetle Cabrio 2.0 TDI de esta prueba me reafirmo más en esta idea. Me ha parecido un modelo tan cómodo como la berlina de la que deriva (salvo por la ausencia de portón trasero) y que proporciona mucho más disfrute en su uso cotidiano. Es una alternativa muy interesante tanto si estás pensando en un Beetle -o un modelo de estilo retro- como si buscas un descapotable muy utilizable a diario. De hecho, me ha parecido uno de los cabrios más recomendables que he “catado”.

Como se trata de un vehículo que rememora las líneas de uno de los automóviles más carismáticos de la historia, me ha parecido oportuno unir “nieto y abuelo” para la sesión fotográfica. No siempre se tiene la ocasión de ver juntos uno de los primeros “Escarabajos” descapotables matriculados en España y uno de los últimos, algo que ha sido posible gracias a Luis, del Escaravello Club de Galicia, uno de los que cuenta con más integrantes en España y que tiene entre sus filas ejemplares tan excepcionales como el VW 1500 Cabrio Karmann que puedes ver en la galería fotográfica; se quedó en las Islas Canarias cuando iba rumbo a los EE.UU. para su venta al otro lado del Atlántico en 1965.

Prueba VW Beetle Cabrio 2.0 TDi 140 CV 2014, Sada, Rubén Fidalgo54
El Beetle de esta generación sí se parece bastante al clásico.

Pocos coches hay en el mercado actual que tengan la personalidad del VW Beetle, máxime si se trata de la versión descapotable. Personalmente, esta generación del “Escarabajo moderno” me recuerda mucho más al original que la anterior, especialmente en la vista lateral y en la trasera con la capota puesta, pues la luneta y la caída posterior son muy similares, como puedes apreciar en las fotos de la galería.

Aunque no son comparables en cuanto a concepción, sí que reconozco detalles del clásico en el actual, como la aparente simplicidad de su salpicadero, las líneas generales, etc. Echo en falta que el nuevo no cuente con los característicos intermitentes sobre las aletas delanteras, un guiño al original que me parecería muy llamativo y apropiado en este modelo.

El Beetle consigue ser realmente bonito tanto con la capota cerrada como a cielo descubierto, algo que no es nada sencillo. Tradicionalmente, los descapotables alemanes han destacado por la formidable calidad de sus techos (hasta el punto de que las lonas de mejor calidad se comercializan con la denominación de “german style“): siempre se han preocupado de que su cierre fuese lo más hermético posible y que aislasen al máximo de las extremas temperaturas típicas del norte de Europa. Esto hacía que ocupasen mucho espacio al plegarse, algo que resulta evidente en las imágenes del modelo clásico. En el Beetle actual, el cierre es absolutamente perfecto; también abulta bastante al descapotar, pero no roba ni un milímetro de capacidad al maletero, algo que no pueden decir la mayoría de sus rivales.

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

1 Comentario

L.R 15 octubre, 2014

Tremendas las fotos con el Escarabajo clásico, gracias por ellas Rubén y por el detalle de nombrar al club de escarabajos. Un saludo.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...