*

Prueba: Volkswagen Passat Sport 2.0 TDI BMT 150 CV DSG57

Prueba: Volkswagen Passat Sport 2.0 TDI BMT 150 CV DSG

26 octubre, 2015, modificada el 29 octubre, 2015 por

Probamos a fondo el Volkswagen Passat 2.0 TDI 150 CV. Un importante arsenal tecnológico, una mecánica que se muestra suficiente, un buen comportamiento dinámico y mucho espacio interior lo convierten en una de las berlinas de referencia en el mercado. ¿Lo malo? Un precio que supera la barrera de los 40.000 €, con el acabado tope de gama y los extras que incorpora la unidad probada.

Nuestra valoración: 7,7 Notable

7

7

8

8

9

7

Destacable

  • Espacio
  • Comportamiento

Mejorable

  • Precio
  • Boca de carga

Ocho generaciones y más de 40 años contemplan a la berlina de Volkswagen, cuya primera generación vio la luz en 1973. En este tiempo, la marca ha tenido tiempo de mejorar, evolucionar y perfeccionar el Passat hasta situarlo como una referencia del segmento. Tanto es así que la última generación pone en su punto de mira al triunvirato alemán de berlinas premium formado por el BMW Serie 3, Mercedes Clase C y Audi A4.

Tradicionalmente situado un escalón por encima de las berlinas de marcas generalistas como el Ford Mondeo o Peugeot 508, pero sin llegar a considerarse una opción premium, el Volkswagen Passat se movía en tierra de nadie. Ahora, acorta distancia por arriba y, en muchos aspectos, puede pelear de tú a tú con el trío de ases alemán. Ese acercamiento pasa factura, y es que esta última generación tiene un precio de partida más elevado, que la marca justifica con el nivel de tecnología que incorpora.

Sin duda, el equipamiento de serie y larga lista de opciones dotan al nuevo Volkswagen Passat de un auténtico arsenal tecnológico en cuanto a conectividad y sistemas de seguridad se refiere, pero modelos como el Mazda 6, por ejemplo, no se quedan atrás, por lo que ese aumento de precio puede jugar una mala pasada al volumen de ventas, más si cabe si tenemos en cuenta que el segmento de las berlinas no pasa por su mejor momento debido a la tendencia, cada vez más acusada, de los conductores hacia opciones del tipo SUV o monovolumen.

Asentado sobre la plataforma modular MQB, el nuevo Volkswagen Passat exprime al máximo las posibilidades de ésta para conseguir una berlina muy equilibrada, con muy buen comportamiento dinámico, un espacioso habitáculo y unas cifras de consumos realmente ajustadas.

La unidad de pruebas montaba la mecánica diesel de 2 litros y 150 CV, la más demandada, asociada al cambio automático de doble embrague DSG y al nivel de acabado tope de gama, el Sport. Tras más de mil kilómetros a sus mandos, el sabor de boca que deja es realmente satisfactorio gracias, entre otras cosas, al elevado nivel de confort que nos ofrece. Los trayectos largos son menos largos a los mandos de un Passat. Es un rutero incansable, cuyo aplomo y facilidad de conducción lo convierten en el compañero de viaje ideal. Veamos por qué.

Prueba Volkswagen Passat 2.0 TDI 150 CV57
En el diseño exterior del Volkswagen Passat prima la elegancia.

Cuando algo funciona, por qué cambiarlo. Esto mismo es lo que habrán pensado desde Volkswagen, ya que la nueva generación del Passat cuenta con una imagen muy parecida a la de su predecesor, aunque con los cambios necesarios para hacerla acorde a las tendencias actuales. Además,  las nuevas medidas exteriores le imprimen una mayor presencia, ya que gana en anchura y va más cerca del suelo. De esta forma, el nuevo Volkswagen Passat mide 4.767 mm de largo, 1.832 mm de ancho y tiene una  altura de 1.456 mm, es decir, es 2 mm más corto, 12 mm más ancho y 14 mm más bajo que el anterior.

En el frontal, se ha optado por una parrilla de lamas horizontales que termina en unas ópticas muy atractivas y que se integran perfectamente en el conjunto. Además, un cromado recorre de faro a faro toda la parte delantera del vehículo envolviendo de manera elegante la mirada del último Volkswagen Passat.

La vista lateral se caracteriza por un gran nervio que recorre la carrocería desde las ópticas traseras hasta pasado el paso de rueda delantero. Esa nervadura lateral, unida a un capó más afilado y a las elegantes llantas de 18 pulgadas, que montaba la unidad de prueba, dan como resultado una imagen más fluida, dinámica y agresiva que la de su predecesor. En la zaga, todo el protagonismo recae sobre unos pilotos de trazos rectos y tecnología led que terminan de redondear el armonioso diseño del vehículo.

En definitiva, estamos ante una berlina de diseño clásico, atemporal, que, sin recurrir a grandes alardes estilísticos, goza de una imagen francamente atractiva.

Puedes ver todos los detalles exteriores del Volkswagen Passat de la prueba en la galería de fotos.

Marcos Diego

Marcos Diego

Creció en un Lancia Delta, su primer coche fue un Alfa Romeo 156 y ahora conduce un Alfa Romeo GT. Hasta que llegue el momento de su inevitable marcha para sustituir a Sergio Marchionne a los mandos del gigante turinés, disfrutamos de él en Autocasión.

4 Comentarios

jcl 27 octubre, 2015

el próximo os falta para probar el mondeo tdci 150 cv aut para saber quien se lleva el gato al agua.

Marcos de Diego 30 octubre, 2015

Gracias por el apunte JCL, tomamos nota. Un saludo.

Alfonso 5 noviembre, 2015

Más que el Mondeo atentos al nuevo Superb.

Rubén Fidalgo 5 noviembre, 2015

Hola Alfonso, ya lo estamos. En breve publicaremos la prueba y sí, es un grandísimo coche. Un saludo.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...