*

Prueba Toyota Hilux doble cabina 201552

Prueba Toyota Hilux doble cabina 2015

8 marzo, 2016, modificada el 10 marzo, 2016 por

Hoy sometemos a examen a un coche que ya es todo un icono: el Toyota Hilux, toda un referencia en el mundo de los pick up. Su robustez es legendaria y es más frecuente verlo en los reportajes de naturaleza que al mítico Land Rover, Por algo será.

Nuestra valoración: 6,0 Bueno

5

7

6

6

6

6

Destacable

  • Robustez.
  • Practicidad.
  • Capacidad de carga.

Mejorable

  • No 4x4 en carretera.
  • Estribos inútiles.
  • Caja sin protección.

El Toyota Hilux es el rey de los pick up, y la verdad es que el título se lo ha ganado a pulso, al menos en las generaciones anteriores. Por eso, vamos a probar su último modelo (aunque esta generación data de 2011 se ha puesto al día a finales de 2015), para ver si lo sigue siendo.

Como monitor de cursos de conducción 4×4 con PTC Escuela para agentes forestales y de seguridad, he tenido oportunidad de probar varios pick up y varias generaciones de Hilux y siempre me ha sorprendido su capacidad para salir adelante. La base del éxito de su robustez es que es sencillo y está bien hecho. ¿Hace falta un motorcito eléctrico para engranar una transmisión si lo puede hacer una palanca? Bueno, si tu cliente es el tipo de persona que no cree en Arquímedes, entonces sí necesitas un botón o una ruedecita para accionar la transfer (mecanismo que acciona la tracción total y la reductora) en lugar de una arcaica, pero infalible, palanca.

La fiabilidad y la rudeza del Toyota Hilux también se ha fijado en el subconciente gracias a los reportajes de naturaleza y los noticiarios. Los trabajadores de los parques naturales en los lugares más recónditos e inhóspitos del planeta se suelen mover en este indestructible transporte.

Su sencillez conlleva una limitación que hace que siempre me haya preguntado por qué demonios los fabricantes no han instalado control de estabilidad en los pick up hasta que la ley los ha obligado a todos: no se puede circular con tracción total sobre asfalto, ni siquiera con éste mojado. Pese a que el fabricante lo recuerda en 3 grandes carteles por todo el habitáculo y en el manual de instrucciones, no son pocas las veces que me he encontrado con conductores que sí usan la tracción total sobre el asfalto… Luego se quejan de que sus transmisiones son frágiles o que desgastan demasiado los neumáticos. Su condición de tracción trasera, con eje rígido y suspensión por ballestas, hacía que su conducción fuese delicada los días de lluvia, pero, gracias al ESP que instala esta unidad, se acabó el problema.

Su motor 2.5 diésel de 144 CV mueve con mucha soltura al Hilux, incluso aunque lo llevemos cargado hasta los topes, algo bastante frecuente, por otra parte. Eso sí, sus consumos con la caja de carga abierta se disparan bastante por las turbulencias aerodinámicas que genera. De hecho, pese a su menor potencia, este Hilux ha tenido unos consumos claramente más elevados que el Mitsubishi L200 Kaiteki que pude probar hace unas semanas, con la caja carenada.

Prueba Toyota Hilux 2015, Santa Lucía, Rubén Fidalgo52
El Toyota Hilux es todo un icono entre los pick up.

Aunque Toyota ha puesto al día al Hilux hace poco, lo cierto es que esta renovación se ha centrado más en su equipamiento y en adecuarla a la obligatoriedad actual de equipar control de estabilidad que en un cambio generacional. Su imagen exterior no ha cambiado desde 2011, tampoco lo necesita.

La unidad de pruebas equipa algunos elementos que, aunque estéticamente le sientan bien, son un verdadero incordio en un coche pensado para trabajar y circular por el campo, como las estriberas (que reducen su altura libre al suelo y hacen que colocar el gato para cambiar una rueda sea una pesadilla logística), los aletines, las llantas de aleación o la pintura metalizada. En cambio, faltan otros como un forro de material plástico o goma que proteja la caja de carga, que, con la chapa a la vista, queda muy expuesta a golpes y rayaduras que acaben oxidándola.

La carrocería de doble cabina normal hace que los respaldos de los asientos de las plazas traseras queden muy verticales y que las cabezas casi peguen con la luneta, pero tampoco falta espacio.

Sus proporciones hacen que parezca una verdadera mole, con una altura y una anchura que imponen, sobre todo en la vista frontal.

Echo de menos las letras de TOYOTA troqueladas en relieve sobre la portezuela trasera de generaciones anteriores del Hilux, le daban personalidad y lo diferenciaban claramente.

Viéndolo de costado, lo que más llama la atención son las llantas de aleación de 17 pulgadas, robustas y atractivas, pero absurdas para circular por el campo y demasiado calzadas, con neumáticos de 265 mm de ancho.

En general, el conjunto es llamativo y sigue pareciendo moderno pese a contar con 4 años a sus espaldas.

Puedes ver todos los detalles en la galería fotográfica del Toyota Hilux.

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

2 Comentarios

Pablo 26 marzo, 2016

Hola. Este modelo me parece un ejemplo más de que Toyota no brilla cómo un líder mundial debe hacerlo. Que VW se saque de la manga el Amarok y toyota no sea capaz de responderle..más teniendo en cuenta la nula experiencia de VW y la tradición de Toyota. Tampoco entiendo por qué no importan el nuevo hilux que ya se vende en otros mercados. Un detalle que me parece curioso en estos modelos es que equipan un gato hidráulico, mucho más robusto que los de tornillo sin fin del resto de coches ¿tanto peso deben soportar?. Un saludo!

Rubén Fidalgo 26 marzo, 2016

Hola Pablo, el nuevo Hilux llegará en pocos meses a nuestro mercado también. En cuanto al gato hidráulico… es una basura, su base de apoyo es muy pequeña y es muy inestable tener el coche subido en él. Como digo en algunas vídeo pruebas y reportajes, para cambiar la rueda en un coche de estos es mejor meterlo en la cuneta, provocar un cruce de puentes y que quede una rueda en el aire. Los gatos que traen son un “tentemientrascobro”, jamás se os ocurra meter un brazo o una mano debajo del coche si lo levantáis con un gato de los que traen de fábrica. Además, en el Hilux hay pocos sitios de apoyo, sobre todo si no traen bola de remolque. Un saludo!

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...