*

Prueba Toyota GT86 201550

Prueba Toyota GT86 2015

8 Febrero, 2016, modificada el 10 Febrero, 2016 por

Probamos el Toyota GT86 tras la ligera puesta al día recibida hace unos meses. Pequeños detalles estéticos y una mayor finura son todo lo que necesitaba este fantástico deportivo. La capacidad de hacerte disfrutar a sus mandos es infinita.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

7

7

9

6

7

7

Destacable

  • Placer de conducción.
  • Agilidad.
  • Precio/disfrute.

Mejorable

  • Acabados interiores.
  • Faldón muy expuesto.
  • Mecanismo abatimiento asientos.

Con un diseño original muy atractivo, el Toyota GT86 no ha necesitado grandes cambios para mantenerse al día. De hecho, lo único que cambia en la imagen exterior del modelo actual respecto al precedente es la antena de la radio, que ahora es de tipo aleta de tiburón.

Los verdaderos cambios se sienten más que verse. En el interior aparecen materiales de mejor aspecto en el salpicadero, así como un reposabrazos entre las plazas delanteras que no estorba al conductor y proporciona más confort al pasajero.

Lo bueno llega en cuanto pones en marcha su motor bóxer Subaru, que, pese a la puesta a punto para cumplir con la Euro6, no pierde ni un ápice en sus prestaciones y sensaciones. El Toyota GT86 nació gracias al empeño de un grupo de ingenieros apasionados de la conducción que recibieron luz verde para crear un verdadero GT. Lo lograron con el modelo original hace tres años y prometen haber rizado el rizo con unas sutiles modificaciones en la puesta a punto del bastidor. El resultado es un coche de lo más gratificante para los amantes de la conducción. Sí, hay coches más rápidos en el mercado, pero los que te hacen sentir como un auténtico piloto a sus mandos se cuentan con los dedos de las manos, y el GT86 es uno de ellos.

Sus rivales más directos son su mellizo, el Subaru BRZ, y el Mazda MX-5, que en esta generación sí ha buscado ese tacto de verdadero roadster deportivo. Si abrimos un poco más el espectro y permitimos entrar a modelos de tracción delantera, podemos incluir al Peugeot RCZ-R, pero su precio se dispara…

Prueba Toyota GT86 2015, A Magdalena, Rubén Fidalgo50
El Toyota GT86 no ha necesitado cambios estéticos para seguir siendo llamativo.

¿Para qué cambiar lo que está bien? Esto es lo que han pensado en Toyota con la puesta al día del GT86. Este coche nació para ser un deportivo con el que disfrutar conduciendo, y en eso afecta poco la estética. El modelo nació con una estampa evocadora, un centro de gravedad bajo, unas proporciones con una distancia entre ejes y un reparto de pesos ideal, su aerodinámica es buena, los faros proporcionan una buena luz…. La verdad es que los retoques en algo que funciona muchas veces son contraproducentes.

El Toyota GT86 2015 sólo cambia en la forma de la antena de la radio respecto a su predecesor, todo lo demás permanece.

La calidad de los ajustes es buena y se nota que en Toyota se tomaron muy en serio mantener el peso a raya (1.239 kg en orden de marcha) y el centro de gravedad, lo más pegado al suelo posible. A ello se debe la elección de un motor bóxer Subaru (de la cual Toyota posee el 20% de las acciones) y que todo lo que pase de la línea de cintura del GT86 tenga un peso mínimo. El techo tiene dos nervaduras que, además de algo más de espacio y aerodinámica, proporcionan cierta rigidez a un espesor mínimo de la chapa.

La tapa del maletero también es muy ligera, casi parece que va a salir flotando cuando la abres; no así las puertas, que por su tamaño sí son pesadas.

Los ajustes son buenos y el GT86 da la sensación de ser un coche bien armado pese a su liviana carrocería.

Puedes ver todos los detalles  en la galería fotográfica del Toyota GT86.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

2 Comentarios

jcl 8 Febrero, 2016

personalmente me gusta mas la estética del subaru ( su gemelo) que este Toyota….no hay nada mas gozoso que subir un coche de gasolina hasta casi las 6000 rpm y cambiar…..aquí no hay diesilitis que valga….buena prueba.

Rubén Fidalgo 8 Febrero, 2016

Hola jcl… yo también soy más de Subaru, pero reconozco que no soy imparcial, tener un SVX te predispone a tirar de la balanza hacia un lado. Me alegro de que te haya gustado la prueba. Un saludo.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com