*

Prueba Toyota Avensis Touring Sports 150D Executive40

Prueba Toyota Avensis Touring Sports 150D Executive

10 noviembre, 2015, modificada el 12 noviembre, 2015 por

Un coche cuyos rasgos más distintivos son el confort, la calidad de los materiales usados en el habitáculo y su completo equipamiento. A la hora de conducir, también resulta confortable y seguro, algo que lo hace perfecto para viajar. Para complementar su comodidad, esta berlina cuenta con un maletero de grandes dimensiones con railes.

Nuestra valoración: 7,8 Notable

7

8

8

9

9

6

Destacable

  • Confort
  • Calidades
  • Equipamiento

Mejorable

  • Tacto del embrague
  • Suspensión blanda
  • Consumo

Cuando recogí el Toyota Avensis, he de reconocer, que no me esperaba una maravilla de coche, ya que la marca japonesa no ha sido capaz de emocionarme en muchas ocasiones. Además, las carrocerías ‘stationwagon’ tampoco son mi debilidad y por tanto, no sufrí un amor a primera vista.

Según me acercaba al coche, poco a poco me iba gustando más. Sus expresivos faros – muy destacables cuando están encendidos- y su alargada silueta tenían su atractivo y una vez me subí en él, la conexión surgió al instante. Toyota ha trabajado mucho en mejorar el aspecto y las calidades de sus materiales, por lo que para mí fue una auténtica sorpresa ver el tremendo nivel de acabados que lucía este Avensis.

Además, el equipamiento de esta berlina es bastante completo, aunque falle en pequeños detalles. A nivel de confort, los asientos y su tremendo habitáculo me resultaron muy cómodos. Arrancamos el motor y las sensaciones son muy positivas: esta versión diésel de 143 CV iba como la seda, por lo que las sensaciones positivas iban en aumento.

Al final de la semana de pruebas, cuando lo tuve que devolver, sentí incluso un poco de pena, ya que el amor no surgió a primera vista, pero poco a poco, según fui conociendo cada detalle del vehículo, me fui encandilando más de él.

40
Su aspecto trasero recuerda al del CT200h

Un aspecto alargado, un frontal muy expresivo y una trasera que recuerda mucho al Lexus CT200h. Pero mucho, además. En la parte posterior del vehículo, los pilotos son tan alargados y expresivos como los que equipa el compacto de lujo. Un fino y elegante cromado nace del logo de Toyota, situado en el centro del portón y se extiende hacia la parte superior de cada piloto. La luna trasera, por otro lado, tiene un gran tamaño y garantiza una óptima visibilidad durante la conducción.

Desde una vista lateral, vemos que el coche tiene una silueta con una cuña muy marcada; la forma asimétrica de las lunas, mucho más cerca del techo en la zona delantera que en la trasera, provoca que el Avensis ofrezca una sensación de dinamismo alta.

Los cromados del marco de las ventanillas también son protagonistas a la hora de crear este efecto. En el vértice inferior de la luna trasera, nacen dos líneas que recorren, por encima y por debajo del acristalado –oscurecido en las lunas traseras-, todo el lateral del coche hasta unirse de nuevo por delante del espejo retrovisor.

En el frontal, nos topamos con dos faros bonitos que destacan mucho más cuando se encienden. Como una novia que cambia el pijama por el vestido y los tacones, la perspectiva sobre ellos mejora notablemente. Su tecnología Full LED forma una especie de ‘V’ dentro del faro, que además de proyectar una luz muy agradable, hace que estas ópticas sean muy atractivas. Además, las dos líneas cromadas que recorren el frontal y los detalles en negro crean una triple tonalidad muy fresca en un coche de corte tradicional.

Los faros cuentan con ajuste dinámico y están complementados con unos faros antiniebla con función de luz de curva.

En el caso de las llantas, Toyota ha optado por un diseño con muchos radios de gran belleza. Su tamaño es de 18 pulgadas y montan unos neumáticos 225/45 R18.

Mario Cortijo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...