*

Prueba: Suzuki Vitara 1.6 DDiS 4×2 GLX Pack Urban

13 noviembre, 2015, modificada el 18 noviembre, 2015 por

El demandado segmento SUV se revoluciona diariamente con nuevos modelos. En esta ocasión, el guerrero es el nuevo Suzuki Vitara 1.6 DDiS 4×2 GLX. Sus contrincantes son buenos luchadores y presumen de éxito pero el Vitara conquista en cuanto saca sus armas: equipamiento, potencia, consumo y precio.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

7

7

7

7

8

6

Destacable

  • Equipamiento
  • Motor
  • Precio

Mejorable

  • Falta rueda de repuesto
  • Control de Velocidad
  • Equipo de sonido

En 1988 se presentó el primer Suzuki Vitara: un vehículo que adoptaba la estética de los utilitarios deportivos de la época, pero con grandes capacidades off-road.

Tras 25 años de transformaciones, adaptaciones y modificaciones de sus dueños, y tres generaciones oficiales de Suzuki, el Vitara ha adquirido una gran reputación y carisma.

Dentro de un concepto “filosófico” con más demanda social, el pasado 2 de octubre de 2014 se presentó en el Salón Internacional de París el nuevo Vitara: más ciudadano, deportivo y personalizable que nunca, pero sin reductora, es decir, con menos capacidad 4×4.

Cierto es que uno de los segmentos con mayor auge en todo el mundo es precisamente el de los vehículos urbanos deportivos con apariencia de 4×4, los denominados SUV. Este tipo de coche ofrece más importancia a la comodidad en asfalto que a las prestaciones todoterreno, pero mantiene la imagen robusta y aventurera con altura suficiente como para, en el mejor de los casos, circular por algún camino o senda.

Las cifras hablan por sí solas: del total de ventas del segmento SUV realizadas en España, casi la totalidad de las mismas son de tracción delantera. Parece claro que el usuario no busca un coche que se pueda comportar adecuadamente fuera de carretera, sino la apariencia de seguridad y fortaleza que ofrecen los coches de este segmento, y ya de paso, poder subir algún bordillo o no rozar con los bajos del coche al salir del garaje.

Suzuki ha sabido actualizar el Vitara y combinar las peticiones del público con su historia. Ofrece un vehículo urbano con dimensiones reducidas, de carrocería  alta que ofrece una imagen robusta y atractiva, y un aspecto juvenil, alegre y llamativo con los últimos avances tecnológicos en equipamiento y posible personalización.

A todo esto le suma su experiencia en el campo 4×4 y ofrece la posibilidad de tracción total para aquel que no solo busca la apariencia, sino también su utilidad por campo.

La versión de prueba es de 4×2, tracción delantera, y encima traía kit antipinchazos, por lo que la aventura se hacía más arriesgada. Pero, según nos adentrábamos por caminos y campo, pudimos comprobar que el Vitara es un auténtico todo camino y que la denominación SUV se le quedaba corta, aunque es extraño entrar en un Vitara y no encontrar la reductora. De hecho, es la primera vez que Suzuki no la incluye.

La competencia en este segmento es feroz, es el único segmento que se ha librado de la crisis y todas las marcas rápidamente han recurrido a diseñar su modelo. El último caso es la reciente y espectacular presentación en el Salón de Frankfurt 2015 del Jaguar F-Pace.

Los rivales más cercanos al Vitara, por tamaño y potencia, podrían ser el Captur, situado en el segundo lugar del ranking de ventas en el 2014, el Nissan Juke, situado en séptimo lugar, o el Opel Mokka, situado el noveno. Respecto a los SUV del 2015, el nuevo Ssang Yong Tívoli sería el adversario más directo.

Si se busca un coche con apariencia 4×4 y sin salir nunca del asfalto, quizá el Vitara tenga contrincantes, pero, si se quiere disfrutar de todos los terrenos y tener la posibilidad de aventurarte por caminos, el Vitara es el coche.

Con un precio oficial de 21.210 euros sin descuentos, el Suzuki Vitara 1.6 DDiS 4×2 GLX se convierte en uno de los mejores candidatos de compra. Es más, los 1.800 euros que habría que pagar para disponer de la tracción total lo convierten en una de las opciones más equipadas, más potentes, más 4×4 y más baratas del mercado.

39
Nuevo diseño del Vitara, moderno y atractivo con luces LED

Esta cuarta generación del Suzuki Vitara ha sabido combinar muy bien los gustos y modas que desde hace algunos años están poco a poco acaparando el mercado. Por un lado, los cada vez más presentes modelos SUV y, por otro, la tradición y carisma que siempre tuvo el modelo de Suzuki desde su nacimiento en 1988.

Nada más observar al nuevo Vitara, con su gran frontal y altura, muestra una imagen sólida y resistente. Incluso parece ser más grande de lo que es. Tanto es así que yo mismo pensé al verlo que estaba más cerca del Nissan Qashqai o del mismo Evoque, dado encima su gran parecido estético. Pero no es así, en mi plaza de garaje cabía de sobra, y eso que tengo una moto detrás.

Su medidas me dejaron perplejo, sólo mide 4.175 mm de longitud total.

Poco tiene que ver con su anteceso: el nuevo Suzuki Vitara tiene unas líneas más pronunciadas y muy actuales, con un diseño moderno, que le aportan un carácter agresivo.

Dentro de la moda vigente, y como otros modelos del mercado hacen, el Vitara se puede configurar con muchas combinaciones de colores. La carrocería puede tener un color y el techo, junto con los espejos retrovisores, el mismo, blanco o negro. También la parrilla delantera y embellecedores pueden ser blancos, negros o cromados.

El vehículo de prueba lleva el pack Urban, color exterior Marfil Sabana metalizado con techo y espejos en color negro.

Frontalmente destacan la parrilla cromada, las luces delanteras de cruce LED con un llamativo protector en color azul y el musculoso paragolpes con luces antiniebla y luces diurnas alargadas en los extremos.

El lateral cuenta con un embellecedor cromado al final del capó e inicio del pilar A, retrovisores de nuevo diseño con intermitentes y molduras laterales cromadas que se incluyen en el Pack exterior Urban, junto con el spoiler trasero.

Su parte trasera tiene menos carácter que el frontal, aunque, si nos fijamos bien, los ángulos formados por los trazos del logo de Suzuki, la S, muestran gran semejanza con los trazos de los grupos ópticos traseros. Todo ello, en conjunto con los catadriópticos y la luz de antiniebla trasera, aporta una unidad simétrica total y consigue un orden muy agradable.

Sergio Gómez

Sintiendo atracción por todo tipo de automóviles y en especial por las competiciones automovilísticas desde temprana edad, ha realizado numerosos cursos de conducción tanto en vehículos de 2 como de 4 ruedas. Ha sabido relacionar sus conocimientos y estudios musicales con la acústica automovilística y ha desarrollado un especial interés por el neuromarketing auditivo y el paisaje sonoro automovilístico tanto interior como exterior. Tras muchos años de experiencia de mercado y al volante de muchos modelos, actualmente sigue formándose en diferentes tipos de conducción y evalúa, entre otras cosas, la calidad sonora del automóvil.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...