*

Probamos el nuevo Skoda Kodiaq 2.0 TDi DSG 4×4 201757

Probamos el nuevo Skoda Kodiaq 2.0 TDi DSG 4×4 2017

12 Mayo, 2017 por

El Skoda Kodiaq se queda prácticamente sólo en el mercado con sus 7 plazas. Sólo el VW Tiguan puede igualarlo en versatilidad. Los demás o están por encima o no llegan. Repleto de soluciones prácticas, este SUV destaca por su confort de marcha y su amplitud, aunque no todo es perfecto.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Interior espacioso
  • Versatilidad
  • Confort de viaje

Mejorable

  • Acceso a la tercera fila
  • Interferencias de audio
  • Brusquedad del DSG

Skoda entra de lleno en el mercado SUV con este modelo que se posiciona como una de las pocas alternativas que hay en la actualidad para aquellos que necesiten un vehículo de 7 plazas.

No son pocas las veces que se escucha en los corrillos que el Skoda Kodiaq es una especie de Seat Ateca alargado, y la verdad es que estéticamente sus similitudes son innegables, pero, cuando lo conduces y convives con él, te das cuenta de que es algo más. El Skoda Kodiaq no sólo se siente más grande sino también “más coche”, como se suele decir.

La versión elegida para la prueba es la equipada con el motor 2.0 TDi de 150 CV, cambio DSG de 7 velocidades y tracción total. Aunque en un principio pudiera parecer que 150 CV es una potencia elevada, si tenemos en cuenta que este coche roza los 1.700 kg en orden de marcha y que es capaz de transportar a 7 personas, al final no nos sobrará ni uno solo de sus caballos y se convierte en la opción más razonable, como veremos a lo largo de la prueba.

Si vas a sacar partido del 4×4, mejor manual

El cambio DSG sufre bastante en conducción todo terreno.57
El cambio DSG sufre bastante en conducción todo terreno.

Si eres de los que valora el confort de marcha y la versatilidad, estás de enhorabuena con este modelo, pues realmente es un coche muy cómodo y su interior es amplio y muy modulable. La unidad de pruebas cuenta con el motor 2.0 TDi de 150 CV asociado al cambio DSG de 7 velocidades y con el sistema de tracción total 4×4.

El cambio DSG no se adapta bien al uso fuera del asfalto. Estadísticamente, el número de usuarios que utilizan este tipo de coches en el campo es residual, pero, como las meigas, los hay. Si perteneces a este reducido grupo de usuarios que sí compra un SUV para sacar partido de sus cualidades camperas, el Kodiaq cuenta con un buen motor, un sistema de tracción total eficaz y una batería de asistentes electrónicos que nos ayudarán en algunos escenarios delicados, como las rampas.

Sin embargo, el cambio automático DSG tiene un enemigo difícil de superar en las maniobras a poca velocidad, y en el campo todo (o casi todo) debe hacerse lo más despacio posible o tan rápido como se pueda… unas condiciones ante las que los cambios de embrague robotizado se rinden fácilmente.

A la hora de tener que superar un obstáculo a poca velocidad, como la primera es muy larga y no tenemos reductora, el DSG sólo sabe dosificar embrague dependiendo de cómo y cuánto pisamos el acelerador. Esto hace que tengamos que acelerar demasiado en algunas situaciones y el embrague patina excesivamente, lo cual hace sufrir muchísimo a este elemento mecánico.

Si sueles salir al campo, es de esperar que sepas dosificar bien el embrague y, seguramente, seas más eficaz y hagas sufrir menos a la mecánica con el cambio manual que con el DSG.

Los detalles del Kodiaq, en vídeo

Desde este ángulo recuerda algo al Q7.57
Desde este ángulo recuerda algo al Q7.

El Kodiaq no puede negar su origen VAG (grupo Volkswagen) y estéticamente está claramente emparentado tanto con el Seat Ateca como con el Volkswagen Tiguan. En la parte frontal se ha hecho un buen trabajo de diferenciación y sus “cuatro ojos” consiguen darle cierta personalidad, lo mismo que la característica coraza delantera de los Skoda.

En la vista lateral se aprecia claramente su mayor longitud frente al Ateca, que le permite ofrecer una tercera fila de asientos con dos plazas extra que podremos utilizar si es necesario, o un enorme maletero, de formas muy cúbicas y aprovechables.

La parte trasera es, para mi gusto, la peor resuelta. Los grupos ópticos resultan algo pequeños en un portón de grandes dimensiones. Cuando se iluminan se ven bien, incluso por el lateral, pero apagados no ayudan a aligerar estéticamente la zaga del Kodiaq, que resulta algo pesada visualmente.

Ya que hablamos de los grupos ópticos, Skoda vuelve a incluir en las traseras unos relieves en la parte reflectante que evocan a la tradición en el cristal de Bohemia de los checos. También en los faros delanteros hay unas franjas iluminadas (ambos detalles puedes verlos en la galería de fotos) que le dan continuidad a la rejilla delantera y también otorgan profundidad al faro.

El color blanco de esta unidad enmascara los relieves y aristas que abundan en las formas del Kodiaq, que es uno de esos coches repletos de detalles y matices que se aprecian mejor en directo que en las imágenes, que no le hacen justicia- aunque el fotógrafo sea tan bueno y atractivo como es mi caso.

Los acabados y ajustes son buenos y el Kodiaq da una excelente impresión al verlo y al acercarse a él.

Por tamaño se acerca bastante a un Touareg, pero gracias a que su mecánica está colocada transversalmente en vez de longitudinalmente, el Kodiaq saca mucho partido de cada centímetro de longitud, lo que le permite tener 7 plazas del tamaño de las del Audi Q7 en un coche claramente más compacto.

Las puertas tienen unas buenas dimensiones y dejan un acceso muy cómodo al interior. Entre las soluciones inteligentes que caracterizan a los modelos de la marca están unas cantoneras retráctiles que protegen nuestras puertas (y las del coche de al lado) cuando las abrimos, un detalle que no es exclusivo del Kodiaq (también lo usan varios modelos de Ford) pero que es práctico.

El portón trasero es de apertura eléctrica con función manos libres (bastará con pasar un pie por debajo del faldón para activarlo) y deja un cómodo acceso al espacio de carga, con un umbral muy accesible y diáfano.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com