*

Prueba: Opel Insignia ST 2.0 turbo 250 CV 4×4 201340

Prueba: Opel Insignia ST 2.0 turbo 250 CV 4×4 2013

20 agosto, 2014, modificada el 21 agosto, 2014 por

El mayor enemigo del Opel Insignia ST está en sí mismo. Su excesivo peso (casi 1.800 kg en orden de marcha) empaña los 250 CV de su mecánica 2.0 turbo de gasolina y dispara sus consumos. Por lo demás, es un coche muy práctico, con unos acabados y materiales cuya calidad está fuera de toda duda y un confort de marcha absoluto: viajar en él es una delicia.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

7

7

7

8

8

5

Destacable

  • Imagen atractiva.
  • Equipamiento completo.
  • Confort de marcha.

Mejorable

  • Peso excesivo.
  • Consumos elevados.
  • Depreciación.

Cuantas más versiones familiares tengo ocasión de probar, más me pregunto por qué este tipo de carrocerías no acaban de cuajar en el mercado español, mientras en el resto de Europa alcanzan cuotas de mercado de incluso el 60%. El Opel Insignia Sport Tourer 2.0 Turbo 4×4 de la prueba de hoy es otro claro ejemplo de que una ranchera no tiene por qué resultar aburrida… Y, además, esta en concreto es muy llamativa estéticamente.

El precio de esta unidad roza los 42.000 euros, que pueden parecer muchos, pero si tenemos en cuenta el enorme equipamiento de que dispone, poco a poco se van cayendo los rivales de la lista: tracción total de reparto variable, techo panorámico, asientos calefactados y ventilados, navegador, pantalla táctil de grandes dimensiones, cuero de gran calidad, portón y asientos eléctricos, control de crucero adaptativo, radar de tráfico transversal… Si igualamos esta dotación en un VW Passat, por ejemplo, el Insignia resulta 4.000 euros más rentable.

Todo parece positivo en este coche: es bonito, muy práctico, comodísimo para viajar, está bien equipado, es potente, el precio no es malo… Pero la otra cara de la moneda es un peso de 1.800 kg en orden de marcha, que provoca que los 250 CV de potencia del excelente motor 2.0 turbo “se escondan” y, lo que es peor, que los consumos se disparen.

Me ha parecido un modelo muy recomendable en líneas generales, pero su gasto de carburante y la enorme depreciación que padecen los coches de gasolina y con carrocería familiar en nuestro país empañan una inversión que, por lo demás, sería muy buena.

40

La primera impresión que uno se lleva del Opel Insignia ST es francamente buena, con una imagen muy atractiva y en la que destacan especialmente los elementos que han sido sometidos a más cambios tras la reciente puesta al día del modelo: faros, pilotos traseros y paragolpes.

El nuevo frontal es mucho más atrayente, con un ‘look’ más deportivo y un espacio en la rejilla delantera para ubicar el radar del sistema del control de crucero adaptativo. El color verde metalizado (opción que cuesta casi 600 euros por la pintura bicapa) le sienta de maravilla y destaca sutilmente los finos detalles en metal pulido que hay en la vista lateral -barras de techo, base de las ventanillas y tiradores de puerta-.

La parte trasera del Sports Tourer está muy bien resuelta y hace que el Insignia tenga un aspecto muy “sport”, con un amplio portón trasero de apertura automática.

Un detalle del diseño del Insignia que no resulta muy práctico es que los paragolpes no sobresalen de la carrocería, lo que deja ésta desprotegida. Como, además, tanto el frontal como la trasera acaban en punta, el resultado es que estas zonas rápidamente se acaban rayando y golpeando en las maniobras de aparcamiento.

Las llantas de 19 pulgadas que equipa esta unidad son muy atractivas, pero penalizan mucho las prestaciones y los consumos, además de “sufrir” bastante con los bordillos al aparcar.

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

10 Comentarios

Pablo 20 agosto, 2014

Hola Rubén, ¿este motor es Saab, es una actualización del que montaban ellos, o es de nuevo desarrollo?; por otro lado en las fotos parece un motor en V y longitudinal por la carcasa. El coche en general no es feo, pero esas llantas…; la apertura del maletero me parece peor resuelta que en citroën o audi…esteticamente, aunque las luces auxiliares dentro son más prácticas. Aprovecho para preguntarte si sería posible en una hipotética prueba del C5, combinarla con el DS (tal y como hiciste con el VW) aunque entiendo que meter al C5 en “agenda“ es, por si solo, complicado. Un saludo

Rubén Fidalgo 21 agosto, 2014

Hola Pablo, el motor es una evolución del de Saab, convenientemente puesto al día para pasar las nuevas normas anticontaminantes. En cuanto a la comparativa DS y C5 hice una en su día entre un DS5 y un DS Súper, puedes verla aquí: http://www.autocasion.com/actualidad/pruebas/120103/citroen-ds5-sport-hdi-160-cv-a-prueba/
El C5 es un coche que personalmente me encanta, pude probarlo hace 4 años y sigo echando de menos el confort con el que viajé en él (modelo HDi 200 CV de 4 cilindros Tourer con suspensión hidroneumática). Es un gran coche. Tomo nota de tu propuesta a ver si podemos, aunque el C5 es ya un modelo al final de su vida comercial… espero que Peugeot no impida que el próximo C5 vuelva a estar disponible con LHM. Un saludo!.

Pablo 21 agosto, 2014

Hola Rubén, la “prisa´´ es precisamente que está en vías de extinción; en cuánto a su continuidad… la EMP2 se presentó con “suspensión metálica´´ , y en cambio la plataforma del actual C5 nació con la hidroneumática, aunque luego se adaptó a la “metálica´´, por lo que no tiene buena pinta. Por último una duda sin salir del grupo PSA, ¿cómo es posible que peugeot mezclara la plataforma 2 y la 3?, me explico, el 3008 se supone que utiliza la 2 (con eje torsional trasero), pero que en las versiones hybrid 4 lleva un multibrazo (como la 3); y el 508 se construye sobre la 3 en las versiones GT, pero en el resto equipa un McPherson delantero en lugar del doble brazo. Gracias de antemano.

Pablo 21 agosto, 2014

P.D.: Rectifico, la “metálica´´ apareció un año antes.

Rubén Fidalgo 21 agosto, 2014

Hola Pablo, el cambio del eje trasero de brazos tirados por un multibrazo es relativamente sencillo en el 3008 Hybrid, ten en cuenta que han tenido que hacer más cambios para poner las baterías que para el nuevo sistema de suspensión. Al fin y al cabo se trata de un subchasis completo anclado a la plataforma. En cuanto a lo de la hidroneumática los muelles, la hydro es más fácil de montar porque las esferas ocupan poco espacio y además las puedes colocar en casi cualquier lugar y luego unirlas con un tubo a los elementos de suspensión. Respecto al paralelogramo o la McPherson, tampoco es muy complicado, ya que el brazo del trapecio superior es fácil de acoplar.

Pablo 22 agosto, 2014

Hola Rubén, por un lado si la facilidad es tal, no acabo de comprender las abrumadoras ventajas de las plataformas modulares. Por otro el C5 siempre me ha parecido de las mejores, si no la mejor, berlinas de su categoría, además con un diseño muy bonito, y nunca he entendido cómo un “cacharro´´ de ese calibre puede sucumbir en comparativas ante modelos a priori más sencillos, como el VW passt. Un saludo

Rubén Fidalgo 23 agosto, 2014

El tema de las plataformas modulares no es solamente para poder utilizar las mismas suspensiones. La MQB de VW, por ejemplo, la tienes disponible con brazos tirados atrás o multibrazo, como digo, esos elementos van montados en subchasis, de lo que se trata es de que se puedan emplear esos subchasis y que la cadena de montaje pueda adaptarse fácilmente a varios modelos con la misma plataforma, que los anclajes de los subchasis, motor, salpicadero… coincidan, etc.
No puedo hablar por otros compañeros, pero a mí personalmente el C5 me parece una berlina muy interesante y que a igualdad de precio respecto al modelo que nombras no hay color a favor del francés. Otro modelo que me ha sorprendido del país galo es el Laguna GT 4 Control, es un coche formidable, pero lo han hecho tan anodino que no enamora a nadie…

Pablo 24 agosto, 2014

Es interesante que dos berlinas con trenes rodantes similares, (Laguna y DS5) propicien opiniones, en lo que respecta a su dinámica, tan distintas. Entiendo que esa diferencia radica en el detalle de la dirección “total´´.

Rubén Fidalgo 25 agosto, 2014

El DS5 no me gustó nada en cuanto a comportamiento.Claramente el aumento de tamaño y de peso no le sienta nada bien al chasis del C4 y menos aún con unas ruedas tan enormes como tenía la unidad de pruebas.Es una lástima que Citroën no haya usado el chasis del C5 en el DS5,ese coche con el chasis del C5 y la hidroneumática sería un verdadero jet privado para viajar,pero se han quedado a medias con el chasis del C4.El Laguna en cambio va mucho más equilibrado.La dirección en el eje trasero es definitiva en tramos muy virados y lentos,redondea que da gusto y anula por completo el subviraje típico de este tipo de berlinas, pero sin que sea peligroso o difícil de controlar. A alta velocidad se reduce el balanceo,ya que el coche no hace guiñadas,si no que se desplaza lateralmente.La verdad es que me ha gustado mucho y el coche resulta muy eficaz sin necesidad de unas suspensiones incómodas.

motorgarage112 30 abril, 2015

buenas, yo tengo el mismo modelo pero en 5p y es el anterior al restyling, la cuestion es que cambia del motor que tiene las mismas cifras pero esteticamente no se parece en nada a ese. gracias

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...