*

Prueba del VW Golf GTE 201647

Prueba del VW Golf GTE 2016

19 Agosto, 2016 por

En lugar de buscar la máxima eficiencia de este Golf GTE, Volkswagen ha querido darle un toque deportivo, probablemente para justificar su elevado precio. El peso lastra su comportamiento dinámico y las baterías le roban espacio, pero los consumos son buenos.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 6

Bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Imagen llamativa
  • Adelantamientos eficaces
  • Iluminación

Mejorable

  • Peso excesivo
  • Ruidos de torsión en el techo solar
  • Ubicación del enchufe de recarga

Cuando Volkswagen decidió lanzar al mercado una versión híbrida enchufable de su modelo más popular, es probable que, al ver el precio final al que tendrían que vender esta tecnología, decidiesen que iba a ser lo bastante caro como para que la eficiencia y el consumo no fuesen una prioridad. De este modo, en vez de seguir los pasos de modelos como el Toyota Auris HSD o similares, en los que las prestaciones pasan a un segundo plano, nació el VW Golf GTE que hoy sometemos a prueba.

En este modelo lo que más nos va a llamar la atención es su capacidad de aceleración, su facilidad de uso diario y su estética GTI. También los consumos son muy buenos si tenemos en cuenta con qué facilidad podemos adelantar a un tráiler con este coche, pero hay modelos diésel más frugales con el combustible, aunque sin la finura ni prestaciones del Golf GTE.

Con este planteamiento, algo fuera de lo normal, es difícil saber con qué comparar a este coche. Si nos ceñimos al mercado de los híbridos compactos, nos encontraremos con rivales a los que perderemos de vista por el retrovisor en apenas 20 metros, mientras que, si nos fijamos en los modelos de carácter GTi, el peso añadido por las baterías y los motores eléctricos penalizarán al GTE en cada curva.

Lo que está claro es que, con un precio de partida de 40.090 euros, no es un coche que vayamos a “amortizar” nunca por lo que nos ahorremos en combustible. Las razones para comprarse este Volkswagen hay que buscarlas en otro sitio. Tampoco la ecología parece un argumento de peso en un modelo con unas ruedas grandes, un aspecto agresivo y unas prestaciones que sorprenden. ¿Cuál es entonces la razón de ser de este coche? Pues demostrar que VW tiene la capacidad de hacer un buen híbrido enchufable si se lo propone y, de paso, ofrecer un producto diferente y que puede satisfacer las necesidades de cierto público, tal vez no muy abundante, pero que existe, como Teruel.

El Golf GTE tiene detalles que le dan un aspecto sport.47
El Golf GTE tiene detalles que le dan un aspecto sport.

Llamándose VW Golf GTE, es normal que la marca haya buscado un aspecto similar al del GTi, con unas llantas de 18 pulgadas con neumáticos 225/40-18, un faldón delantero más prominente (exclusivo de esta versión y caracterizado por la forma de las luces de marcha diurna LED en los extremos inferiores) y algunas molduras en color azul para hacer referencia a la presencia de su sistema híbrido.

Además de darle un aspecto diferenciado, tanto el parachoques delantero como la menor altura libre al suelo y la forma de la rejilla delantera mejoran la aerodinámica para buscar una mayor eficiencia del vehículo.

Ya que estamos con el frontal, un detalle que me parece poco práctico es que la toma de recarga esté oculta tras el logo de VW. Se trata de una pieza cara de sustituir y que está en una zona muy expuesta a golpes que pueden inutilizar el dispositivo de recarga. Otros modelos lo llevan en partes menos propensas a recibir impactos, como en el costado, con una tapa similar a la que oculta la boca de llenado de combustible.

Salvo estos detalles y pinceladas de color azul (que también están presentes en las pinzas de freno), el resto del GTE es como cualquier Golf alto de gama, con unas dimensiones compactas y buenos acabados en general, aunque en la unidad de pruebas había un detalle que no me gustó demasiado: el techo solar crujía al pasar por baches, badenes, giros bruscos… evidenciando que o bien su ajuste no es bueno o el peso de las baterías en el suelo del coche somete a su plataforma a más esfuerzos y se retuerce más de lo deseable.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com