*

Prueba del Toyota Rav4 híbrido Executive 2WD 201647

Prueba del Toyota Rav4 híbrido Executive 2WD 2016

21 julio, 2016, modificada el 21 agosto, 2016 por

Tras la toma de contacto en su presentación, ahora llega el momento de hacer un examen exhaustivo del nuevo Toyota Rav4 híbrido, concretamente la versión de tracción delantera. Su facilidad de uso y el confort de marcha son sus principales atributos, pero los consumos… no son tan bajos como parecen.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

Diseño 6

Bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 5

Correcto

Destacable

  • Facilidad de uso
  • Confort interior
  • Baja rumorosidad

Mejorable

  • Consumos en carretera
  • Diseño anodino
  • Pérdidas de tracción

El Toyota Rav4 HSD 2016 no tiene demasiados rivales en el mercado, no hay muchos SUV híbridos por ahora. Tal vez el más importante sea el Mitsubishi Outlander PHEV, que tiene la ventaja de su mayor autonomía en modo eléctrico, más potencia, la tracción total (frente a la versión probada, que es la de tracción delantera) y un interior más espacioso. En contra está su precio, casi 10.000 euros más que los 37.240 euros del modelo de este examen.

Otro los otros dos rivales están en su propia casa: el Lexus NX 300h, que es básicamente el mismo coche pero con traje de etiqueta y las versiones diésel de sí mismo que, para determinados clientes, pueden ser más interesantes que esta versión híbrida, como iremos viendo a lo largo de la prueba.

En este coche Toyota ha hecho una gran labor reduciendo la sonoridad de la mecánica en el interior del coche, uno de los puntos débiles de los modelos híbridos con el sistema transaxle de Toyota (cuyo resultado es similar al de un cambio de variador continuo). De hecho, me ha parecido más silencioso de lo que en su día fue el Lexus NX, al que se le presupone más mimo hacia sus pasajeros.

Precisamente es el confort acústico una de las facetas que más me ha gustado de este Rav4, junto con su facilidad de uso y un interior amplio. En el lado negativo están los consumos en los viajes en carretera, donde no se puede sacar mucho partido de la energía que recuperamos al levantar el pie del acelerador y, por contra, arrastramos el lastre que suponen las baterías, el motor eléctrico, las pérdidas mecánicas del transaxle…

En definitiva, el Toyota Rav4 HSD tiene su público y para ellos es perfecto, pero si pretendes que un coche te enamore por sus consumos, te equivocas, salvo que vayas a usar el coche de forma masiva en la ciudad, donde el sistema híbrido es una gozada por confort, facilidad de uso y consumos.

Prueba del Toyota Rav4 híbrido 2WD 2016, Rubén Fidalgo47
Los sutiles cambios estéticos son todo un acierto en el lavado de cara llevado a cabo este año.

La marca japonesa ha puesto al día al RAV4 con un sutil lavado de cara que, para mi gusto, ha sido todo un acierto. Apenas han cambiado los farosgrupos ópticos traseros y paragolpes, pero es suficiente como para que el Rav4 2016 resulte mucho más atractivo estéticamente y, además, mejore algo nuestra seguridad, pues las nuevas luces traseras LED nos hacen mucho más visibles por la noche.

Los cambios efectuados siguen la tendencia marcada en otros modelos como el Avensis o el Auris, con unos trazos más rasgados, sobre todo en el frontal. Con ellos, el Toyota Rav4 parece un coche más actualgana en personalidad.

En el caso de la unidad de pruebas, con el acabado Executive (que incluye las llamativas llantas en color grafito con neumáticos de medidas 235/55-18), el color blanco nacarado, los cristales traseros tintados y las llantas de 18 pulgadas, también oscuras, resulta atractivo.

Si los cambios estéticos han logrado que parezca un coche más moderno, lo que permanece sin cambios sigue siendo positivo: unas puertas de buenas dimensiones y que abren un ángulo generoso que facilita a los pasajeros acceder a su amplio habitáculo, un portón trasero que deja un buen umbral de carga y una altura del suelo al asfalto suficiente como para que necesitemos subir ni bajar al coche para sentarnos, evitar dejar el faldón en los aparcamientos en batería… pero tampoco excesiva como para penalizar demasiado el comportamiento en carretera.

En definitiva, el tema del diseño es muy particular y depende más del ojo que mira que del objeto en sí, pero me gusta que se hayan arriesgado un poco más en sus trazos. Gracias a ello encuentro al Rav4 2016 menos soso que su antecesor y sin perder ninguna de las ventajas que ya poseía.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del Toyota Rav4 HSD.

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...