*

Prueba del Toyota Hilux GX doble cabina 201757

Prueba del Toyota Hilux GX doble cabina 2017

10 Marzo, 2017 por

Toca someter a examen a uno de esos coches que se han forjado leyenda de indestructibles… salvo que realicemos la famosa maniobra del alce, que ha provocado varios vuelcos en esta última generación. Sin embargo su capacidad como máquina de trabajo para terrenos difíciles está fuera de duda y su interior ha mejorado mucho. ¿Seguirá siendo líder? Vamos a verlo.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 8

Notable

Comportamiento 6

Bueno

Interior 8

Notable

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Robustez mecánica
  • Capacidad fuera del asfalto
  • Par motor

Mejorable

  • Estabilidad en asfalto
  • Limitada a 90 km/h
  • Respaldo trasero muy vertical

Hace casi exactamente un año que me las veía con el Toyota Hilux de la generación 2015 y ahora toca ponerse a los mandos del pick-up de Toyota totalmente renovado. Estéticamente el cambio es total, con un nuevo frontal, unos pasos de rueda más abultados y nuevas llantas. Sólo la parte trasera sigue siendo casi idéntica a la del modelo anterior. Por dentro también ha cambiado todo y, a nivel técnico, el motor se ha tenido que adaptar a las nuevas normativas anticontaminantes y el sistema de tracción total también se ha modernizado.

El lanzamiento de esta generación del Toyota Hilux ha tenido su polémica debido a los vuelcos que ha protagonizado en los ensayos de esquiva o prueba del alce realizados por varias publicaciones. El elevado centro de gravedad del Hilux, unido a sus neumáticos de perfil alto y una suspensión trasera de ballestas más pensada para soportar grandes esfuerzos que para el confort o la suavidad de respuesta en asfalto tienen la culpa. En mi opinión, no es que el nuevo modelo sea más inestable que el anterior, al contrario, me ha parecido que va mejor en carretera y que es más confortable, pero, con los neumáticos más anchos del actual y con el asfalto con mucha adherencia, es normal que un coche de estas características “intente volcar” antes que “deslizar”.

Como soy autónomo y lo que menos me conviene es no poder trabajar por un problema con las cervicales, no he realizado la prueba del alce a 80 km/h con esta unidad concreta, pero no me ha parecido más peligroso que cualquier Hilux de otras generaciones, ni mucho menos. Todo lo contrario, gracias al ESP el nuevo Hilux es infinitamente más seguro de conducir en asfalto. Con este sistema se acabó el acabar cruzado en cada rotonda con el asfalto mojado, como sucedía con casi todas las pick-up que, como este Hilux, no pueden circular con tracción total sobre el asfalto al carecer de diferencial central.

Mucho más cómodo para trabajar

Con este mando se controla el sistema de tracción.57
Con este mando se controla el sistema de tracción.

Donde más ha evolucionado el nuevo Hilux, además de estéticamente, es en el confort que brinda a sus pasajeros. Aunque los pick-up poco a poco están cubriendo el hueco para los amantes de los auténticos 4×4 -que se van quedando sin opciones a medida que éstos o bien desaparecen (como el Defender) o van mutando de todoterreno a SUV-, no podemos olvidar que se trata de vehículos pensados para trabajar y, en el caso del Toyota Hilux, para trabajar en condiciones muy duras.

Como monitor de conducción 4×4 en PTC Escuela, he impartido varios cursos para brigadas forestales, protección civil, policía rural… y con frecuencia hemos tenido distintas generaciones de Toyota Hilux como “coche escuela”. Les hemos hecho prácticamente de todo y puedo asegurar que son, con diferencia, los pick-up que mejor van en condiciones difíciles y fuera del asfalto. Como con todo, cuanto más se especializa uno en algo, lo más normal es que deje de ser bueno en otras cosas. Un deportivo nunca podrá ser un buen todoterreno ni un camión un buen utilitario.

El nuevo Toyota Hilux sigue siendo excelente fuera del asfalto (incluso ha mejorado algo, como verás en el apartado de comportamiento), pero ha mejorado mucho en el confort que ofrece a sus pasajeros, tanto a la hora de viajar por carretera como para manejar las distintas herramientas que nos harán falta cuando tengamos que llevar una motobomba a un incendio en medio del monte, las herramientas para reparar un aerogenerador o lo que necesitemos fuera del asfalto.

El nuevo Hilux abandona la segunda palanca para accionar los distintos tipos de tracción (trasera, total y total con reductora) y ahora cuenta con un mando giratorio más cómodo de utilizar al ser de accionamiento eléctrico. Soy de los que opinan que una palanca es siempre más fiable que un interruptor, un enchufe susceptible de llenarse de barro y un motor eléctrico del que no me fiaría mucho si estoy haciendo un vadeo, pero también me he dado cuenta en los cursos de que el 90% de los alumnos “se peleaban con la palanca de la tracción”. Con el mando giratorio no hay pelea posible ni tratar de meter las reductoras con el coche en movimiento ni cosas así.

Otro peligro que desaparece con el nuevo dispositivo de accionamiento es el empezar a bajar un descenso pensando que ha entrado la reductora y estar en neutro, pues desaparece la opción de desacoplar la caja transfer, que ahora sólo puede estar en modo H2 (tracción trasera), H4 (tracción total sin diferencial central) y L4 (tracción total con reductora y sin diferencial central); desaparece la N.

El frontal del Hilux se ha remodelado por completo.57
El frontal del Hilux se ha remodelado por completo.

Aunque en este tipo de vehículos es más importante la función que la forma, poco a poco van pasando por el aro de la moda. No podemos olvidar que, además de una herramienta de trabajo, muchas veces son un soporte publicitario al ir rotuladas con el nombre de la empresa a la que prestan servicio. Si además de útil es llamativo y atractivo, nos llevamos el triplete. Aunque el nuevo Hilux se ha modernizado y ahora cuenta con un nuevo frontal más vistoso, unos pasos de rueda más abultados que le dan un aspecto más rotundo, etcétera, sigue sin estar al nivel estético de rivales como el Ford Ranger o el VW Amarok, que entran más por los ojos.

La unidad de pruebas es una Toyota Hilux GX con doble cabina, el acabado más básico y para mi gusto la esencia pura de un pick-up, con sus parachoques sin pintar, llantas de acero y una pintura no metalizada. Nada más verlo ya te está diciendo “aquí se viene a trabajar, punto”.

El nuevo frontal tiene un faldón muy en ángulo que hace que siga manteniendo un buen ángulo de ataque y no nos quedemos con la defensa en el suelo cada vez que queramos afrontar una rampa o cruzar una trinchera. Su aspecto se ha civilizado, pero sigue manteniendo intactas sus excelentes cualidades off road.

Los nuevos faros proporcionan buena luz por la noche, aunque sean de parábola simple con lámpara de doble filamento para cruce y largas. También los antiniebla proporcionan buena luz y, aunque por su posición están muy expuestos a golpes, quedan algo protegidos por la forma del faldón.

El Hilux tiene una altura al suelo considerable. Yo mido 1,85 m de estatura y tengo que dar un pequeño salto para subirme a su habitáculo. Lo mismo sucede con la caja de carga: habrá que subir casi hasta el pecho lo que queramos subir o bajar de ella.

Un detalle que me gustaba más en la generación anterior es la pieza que sujeta la portezuela de carga cuando la abres. Antes era un cable de acero y ahora es una bisagra de pletina. El cable era más práctico, porque, aunque lo golpeases cargando algo, no pasaba nada. La pletina actual la puedes doblar al meter carga en el cajón y luego no cierra, tienes que volver a enderezarla y lo más probable es que acabes partiéndola al intentarlo.

En el cajón hay algunas argollas en las que poder atar las eslingas para fijar la carga. Son demasiado pequeñas para meter los ganchos de la mayoría de las eslingas y su anclaje no me ha parecido muy robusto.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com