*

Prueba del renovado Dacia Sandero Stepway gasolina 201750

Prueba del renovado Dacia Sandero Stepway gasolina 2017

16 Mayo, 2017 por

El Dacia Sandero Stepway es un auténtico superventas que se mantiene al día gracias al lavado de cara que ha recibido hace unos meses. Estéticamente la mejora es palpable y conlleva mejoras de seguridad también, sobre todo por los nuevos faros, que dan mejor luz. Para esta prueba elegimos a la versión con el motor de gasolina de 90 CV, una buena alternativa al diésel en la actualidad.

Nuestra valoración: 6,2 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 4

Regular

Interior 6

Bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Interior amplio
  • Mejoras estéticas
  • Iluminación

Mejorable

  • Vibraciones de la mecánica
  • Sin termómetro de refrigerante
  • Comportamiento en carretera

Parece que la gallina de los huevos de oro de Renault sigue siendo Dacia, que se mantiene como una de las marcas con mayor volumen de ventas del mercado. Aprovechando que hace pocas semanas se ha presentado el lavado de cara del Dacia Sandero y que las ventas de motores diésel siguen cayendo en picado mientras la gasolina está en auge, hemos probado esta unidad del Dacia Sandero Stepway con el motor 0.9 TCe de tres cilindros que rinde 90 CV gracias a su voluntariosa sobrealimentación.

Con un precio de partida de 7.430 euros (sin ofertas), la unidad de pruebas se va hasta rozar los 12.000 euros, una cifra que, sin ser mala, desde luego no es tan económica como nos solemos imaginar cuando escuchamos el nombre de Dacia, lo cual hace que surja la duda de si merece la pena gastar esta cantidad de dinero en un Dacia Sandero, por muy pintón y equipado que esté, o si compensa irse a otros rivales como el Fiat Tipo básico o, sobre todo, el Ford Ka+, que por ese precio va mucho mejor equipado y es más coche, aunque no tenga ese toque campero que tanto seduce.

En mi opinión, la verdadera razón de ser de los modelos de Dacia son sus versiones básicas, realmente económicas a costa de venir con unos practiquísimos paragolpes sin pintar y detalles semejantes. En el momento que “vestimos” un poco estos modelos, su rentabilidad desaparece, pero, como al cliente ya lo han “atrapado” en su concesionario, es fácil que salga por la puerta con un Sandero “full equipe” como éste por el precio de un Seat Ibiza que podría traer, por ejemplo, climatizador automático en lugar del aire acondicionado manual del Dacia.

Sea como fuere, las cifras cantan y está claro que este producto es todo un acierto por parte de la marca. Aunque no deja mucha rentabilidad a su red comercial, al menos garantiza trabajo para sus servicios de mantenimiento.

Sandero Stepway: tras los pasos del “cuatrolatas”

El Sandero Stepway podría ser un buen sucesor del concepto del "cuatrolatas".50
El Sandero Stepway podría ser un buen sucesor del concepto del “cuatrolatas”.

El Papa Francisco ha subido a los altares de nuevo a un modelo realmente mítico y que se merece un puesto de honor en el ranking de los coches realmente prácticos y serviciales: el Renault 4L. Una mecánica más sencilla que el mecanismo de una piruleta, un interior muy amplio, una buena altura libre y unas suspensiones por barras de torsión con generosos recorridos permitían a este emblemático coche hacer cosas que uno no se imagina.

El Dacia Sandero Stepway podría considerarse como un heredero del “cuatrolatas”, aunque los tiempos han impuesto en él una serie de complejidades técnicas que, al no existir en el 4L, probablemente no permitan que sea tan irrompible como su antecesor. Motor turbo, inyección electrónica, control de estabilidad, airbag, aire acondicionado, dirección asistida, elevalunas eléctricos… todo esto era imposible que se estropease en el 4 latas, simplemente porque no los tenía y este Sandero sí.

El Stepway tiene una mayor altura libre que el modelo normal, lo cual le permite circular con algo más de tranquilidad por caminos y pistas, pero, si el 4L parecía un coche y luego era capaz de ir por casi cualquier camino, este Sandero parece más campero de lo que en realidad es.

Sus parachoques y embellecedores de plástico están mucho más expuestos a golpes que la sencilla carrocería de chapa que, junto con la denominación de 4L, le valió el sobrenombre de “cuatrolatas”. También su peso es mayor, pero sí hay algo del espíritu del 4L en el Sandero Stepway, aunque- como es lógico después de medio siglo- con matices.

El lavado de cara efectuado ha sido todo un acierto estético.50
El lavado de cara efectuado ha sido todo un acierto estético.

Aunque las ventas del Sandero no iban nada mal, uno no se puede dormir en los laureles y en Dacia han sabido actualizar este superventas, cambiando lo mínimo posible, pero el resultado es muy favorecedor.

Donde más se notan lo cambios es en el frontal, que recibe unos nuevos faros con luces diurnas LED y, sobre todo, con una parábola para la lámpara de cruce y otra para la de largo alcance en lugar de una sola parábola con lámpara de doble filamento. Esto ha mejorado mucho la iluminación, además del aspecto del coche. El problema es que siguen sin eliminar la mayoría de la luz dispersa (haces de luz verticales que no iluminan la calzada y producen deslumbramiento con lluvia o nieve).

También el entramado de la calandra es diferente, más parecido al del Duster, y le da un aspecto más agresivo al frontal del Sandero. En el caso del Stepway, esa imagen agresiva se combina con un faldón que imita un cubre cárter de aluminio, truco que se repite en la parte baja del paragolpes trasero.

La otra gran novedad estética son los pilotos traseros, con 4 luces cuadradas que resultan muy llamativas y se ven bien, pero que tienen un inconveniente: el intermitente apenas se percibe, debido a que es muy pequeño y la lámpara va muy hundida en su interior.

Con estos elementos, el aspecto del Sandero ha mejorado notablemente y tiene aspecto de ser más moderno y mejor terminado.

En la vista lateral la diferencia la marca el color de los tapacubos (que realmente parecen llantas de aleación), que pasan a ser acabados en un tono grafito muy atractivo.

La versión Stepway se distingue por los anagramas en color gris, los retrovisores a juego con ellos y las molduras de los pasos de rueda en negro, que le dan un aire más robusto al coche.

En general, resulta un coche bastante pintón y que aparenta más de lo que es. Luego, al acercarnos a él, veremos algunos detalles de acabado claramente mejorables  -como las gomas de la parte superior de las puertas-, advertiremos que unas puertas cierran mejor que otras… pero nada que no se pueda perdonar a un coche de este precio.

Algo que me ha sucedido con este Stepway y que no me pasó con las versiones normales del Sandero es que la esquina de la puerta trasera me coincide justo a la altura de los dientes y me he dado un par de golpes con ella (mido 1,85 m). No tiene mucho sentido que la parte superior de la puerta trasera sobresalga tanto, podría ir cortada más a chaflán y evitar este riesgo, incómodo e incluso peligroso, pues es una esquina muy viva.

Lo bueno es que tanto las puertas que dan acceso al habitáculo como el portón trasero abren en un ángulo muy generoso y el hueco que dejan abierto es amplio.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com