*

Prueba del Renault Talismán 1.6 dCi 130 CV Zen 201655

Prueba del Renault Talismán 1.6 dCi 130 CV Zen 2016

16 junio, 2016, modificada el 20 julio, 2016 por

El Renault Talismán llega al mercado con la intención de dejar atrás las escasas ventas de su predecesor, el Laguna, un coche formidable pero con un diseño que no terminó de cuajar entre los clientes. El nuevo Talismán supone un cambio radical en el plano estético, con una imagen que enamora al ojo.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

Diseño 9

Sobresaliente

Motor 6

Bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 6

Bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Diseño atractivo
  • Sistema 4Control
  • Confort de marcha

Mejorable

  • Detalles de acabado
  • Plásticos de la consola central
  • Boca del maletero

Por desgracia, la mayoría de los compradores se perdieron las excelentes cualidades de la última generación del Renault Laguna. Era una berlina formidable, pero su estética (exterior e interior) no cuajó en el público y las ventas no fueron las esperadas… ni las merecidas. Los del rombo han aprendido del error y su sucesor ha supuesto un cambio, tan radical, que incluso ha cambiado de nombre y es el protagonista de nuestra prueba de hoy: el Renault Talismán 1.6 dCi 130 CV en acabado Zen.

La llegada al equipo de diseño de Laurens van den Acker ha supuesto toda una revolución para la marca francesa, con un cambio de imagen total en toda su gama, desde el Clio hasta el nuevo Renault Talismán. Confieso que desde que lo vi por primera vez en el Salón de Frankfurt 2015 estaba deseando poder probar este modelo, con un diseño exterior atractivo y una primera impresión impactante. Ahora llega el momento de ver si esta nueva berlina francesa es algo más que una cara bonita.

Frente a rivales como el Opel Insignia, Peugeot 508 o Citroën C5, el Talismán juega con la ventaja de ser un recién llegado, con todo lo bueno y malo que ello conlleva. En el lado positivo está su capacidad de llamar la atención por su novedoso aspecto y el contar con un equipamiento en el que están disponibles los más modernos sistemas de asistencia a la conducción y multimedia. En el lado negativo están algunos detalles de acabado y funcionamiento que no me esperaba encontrar y que pueden ser achacables a la juventud del modelo. Puertas mal ajustadas, plásticos de aspecto mejorable en la consola central, el sistema manos libres del móvil que se queda colgado o un control de crucero adaptativo que no funciona por encima de 140 km/h y se desconecta cada vez que pisas el embrague.

De lo que no me cabe duda es de la buena base con la que cuenta el Talisman y lo cómodo y seguro que es este coche para viajar, gracias en gran medida al sensacional sistema 4Control de dirección a las 4 ruedas que te describimos con detalle en la prueba del Renault Espace hace unos meses.

Vídeo prueba del Renault Talismán 2016

Prueba del Renault Talismán 1.6 dCi 130 CV Zen 2016, Rubén Fidalgo55
El nuevo Talismán entra por los ojos, con una estética muy atractiva.

Si el Laguna cometió el pecado de resultar demasiado soso, el lápiz del diseñador holandés ha destacado por todo lo contrario en el nuevo Talisman. Su imagen es impactante y, aunque sigue la línea marcada por otros modelos de la marca – especialmente con el nuevo Renault Mégane– no cabe duda de que, por fin, el buque insignia de la marca francesa logra dar esa imagen de “gran coche” desde el primer golpe de vista.

En mi opinión, es una pena que haya perdido la quinta puerta. Cierto que reduce algo la rigidez de la estructura del coche y que provoca más ruidos en el habitáculo, pero la versatilidad que aporta el poder meter bultos grandes en un maletero amplio es definitiva. Además, el tercer volumen del Talisman es muy recortado y casi parece un 5 puertas. En la vista lateral encuentro cierto parecido con el Audi A6 si nos fijamos en la forma del marco de los cristales y la caída del techo, que, pese a ser bastante acusada, no impide ofrecer unas plazas traseras con una buena altura y un acceso cómodo a éstas.

El frontal resulta espectacular por las formas de las luces de marcha diurna que siguen el contorno de los extremos de la carrocería. Este detalle hace que el coche parezca mucho más ancho y pegado al asfalto y le dan un aspecto casi deportivo. Lo malo es que en Renault se han ahorrado la función que atenúa la intensidad de la luz de marcha diurna cuando encendemos los intermitentes, por lo que apenas se distinguen cuando los encendemos, al ir pegados a la tira de LED blancos de las DRL ( Day Running Light).

En la parte trasera han sabido sacar partido del sistema de iluminación, con unos grupos ópticos LED muy grandes que nos hacen muy visibles y también se convierten en una seña de identidad de los nuevos modelos presentados por Renault.

La nota negativa en el apartado exterior viene por los mejorables ajustes de algunos elementos, especialmente las puertas traseras (ver vídeo), los paragolpes y la tapa del combustible, que no queda bien enrasada con el resto del paso de rueda trasero. Es una lástima que, después del cuidado puesto en crear unas líneas de lo más sugerente, estos detalles empañen el resultado.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del Renault Talisman.

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...