*

Prueba del Renault Mégane 1.5 dCi 110 CV Bose 201663

Prueba del Renault Mégane 1.5 dCi 110 CV Bose 2016

14 abril, 2016, modificada el 20 abril, 2016 por

Examinamos a fondo el Renault Mégane 1.5 dCi con el motor de 110 CV y el acabado Bose. Una imagen muy llamativa, un equipamiento completo y un precio competitivo destacan en este recién llegado.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

8

7

7

7

7

7

Destacable

  • Diseño
  • Mejora en calidad aparente
  • Relación precio/producto

Mejorable

  • Espacio en plazas traseras
  • Motor perezoso en baja
  • Cámara de marcha atrás expuesta

Hace unas semanas tuvimos ocasión de mostraros nuestras primeras impresiones del nuevo Renault Mégane 2016 y nos gustó su diseño y su calidad de rodadura. Ahora llega el momento de examinar a fondo el nuevo modelo, concretamente el Renault Mégane 1.5 dCi 110 CV en acabado Bose, más enfocado hacia el confort que el GT Line probado anteriormente.

Después de 2.000 km de pruebas, se confirman la mayoría de las sensaciones que tuvimos en aquella primera toma de contacto, demostrando ser un modelo muy cómodo para viajar, fácil de conducir y con unas líneas seductoras. Otras facetas que no pudimos comprobar en su momento también han otenido una buena nota, como la excelente iluminación de sus faros LED inteligentes o los bajos consumos de su mecánica 1.5 dCi de 110 CV. En la parte menos positiva está el espacio de las plazas traseras y algunos detalles de acabado que empañan algo el resultado final.

En definitiva, el Renault Mégane saca buen partido de su novedad, con una carrocería que llama la atención a su paso, soluciones de última generación y una excelente relación entre lo que pagamos y lo que Renault nos da a cambio. El Mégane ahora sí puede volver a luchar por los primeros puestos de ventas en el mercado, con un producto que está ligeramente por encima de sus rivales en algunas facetas gracias a su juventud.

Prueba del Renault Mégane 1.5 dCi 110 CV Bose 2016, Rubén Fidalgo63
El Renault Mégane tiene un diseño mucho más atractivo que sus predecesores.

La llegada del holandés Laurence van den Acker al equipo de diseño de Renault ha dado alas a los nuevos modelos que está presentando la marca. Entre los coches en cuyos trazos ha estado presente la inspiración de este diseñador están modelos como el Bugatti EB110, el Mazda Nagare Concept o el Mazda 3 presentado en 2009. El primer modelo comercializado tras su llegada a Renault ha sido el Captur, a partir del cual varios modelos han seguido las señas de identidad definidas en él, con unas líneas muy redondeadas y un frontal futurista en el que el rombo cobra mayor protagonismo y los faros aportan una identidad muy definida, al igual que los grupos ópticos traseros.

Precisamente la iluminación es uno de los rasgos más característicos de los nuevos Renault, algo que me parece todo un acierto, porque, además de lograr que se identifiquen rápidamente como un Renault, también los hace muy visibles, lo cual mejora nuestra seguridad. En el caso del Mégane, tanto las luces de marcha diurna delanteras como los pilotos traseros son LED y de grandes dimensiones, remarcando los extremos de la carrocería. El resultado es que el coche parece mucho más ancho y bajo, además de mucho más visible.

La vista lateral también es llamativa, especialmente con el color rojo metalizado de la unidad de pruebas, un tono que le sienta bien a esta carrocería llena de curvas y con los detalles cromados que incorpora el acabado Bose en los tiradores de puerta y marcos de las ventanillas.

En general, el Mégane tiene una apariencia muy llamativa y parece más coche de lo que es, con detalles como las superficies de color negro lacadas en lugar de en plástico “crudo”. Al ser un recién llegado, es muy llamativo y la gente se queda mirándolo. En cuanto a acabados, algunos ajustes se pueden mejorar. Los parachoques quedan mal enrasados con los pasos de rueda (especialmente el delantero) y el portón trasero tiene una moldura de plástico en los extremos de la luneta que roza con la chapa del pilar C (ver foto en la galería) y raya la pintura. También se aprecia algo de diferencia de tono en la pintura que cubre piezas metálicas como el capó y las de material sintético (tapa de combustible, paragolpes y pasos de rueda delanteros).

Sin embargo, estos detalles sólo se aprecian si nos detenemos en examinar el coche en profundidad, porque la verdad es que la primera impresión es impecable, incluida la sensación de robustez que sentimos al cerrar las puertas.

En definitiva, el Renault Mégane 2016 entra por los ojos y convence a primera vista. Su novedad absoluta le da una clara ventaja frente a sus rivales, que están mucho más vistos. Todos ellos están ya pensando en su primer lavado de cara. Sólo el Opel Astra es también un modelo de generación completamente nueva, pero su línea es claramente más continuista respecto a su predecesor, lo cual hace que no resulte tan fresco y futurista como el Mégane, que parece el más moderno de todos los modelos del segmento C de la actualidad.

Puedes ver todos los detalles en la galería de fotos del Renault Mégane.

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

4 Comentarios

Paco 14 abril, 2016

Saludos Rubén. Me gustaría saber tu opinión sobre la “calidad” de rodadura de éste Megane en comparación con el nuevo Astra. Cual ofrece más confianza con el guiado en autopista..no se si me explico.gracias.

Rubén Fidalgo 14 abril, 2016

Hola Paco, la semana que viene probaré a fondo un Astra 1.4 turbo y te podré dar una valoración más exhaustiva del coche. El Astra sólo lo pude conducir en Alemania hace un año con motivo de su presentación internacional y no tuve tiempo de hacerle un examen tan a fondo como al Mégane. La primera impresión que tengo es que el Mégane va algo mejor, pero como te digo, para darte un veredicto más preciso espera un par de semanas (lo cojo el miércoles que viene y lo tendré una semana para examinar como he hecho con este Mégane) para que te pueda confirmar estas impresiones, además, haré una prueba completa con vídeo del funcionamiento de sus faros matrix led. Un saludo y gracias por tu consulta.

jcl 15 abril, 2016

magnifica prueba, ruben….precioso coche al menos para mi….. a ver si probáis el tce de 130 cv…..veo que en la foto pone que tiene filtro de partículas ..¿ tiene deposito adblue también?; felicitaciones por las fotos nocturnas…bonito no lo siguiente tanto las exteriores como las interiores parece una nave espacial y no lo digo peyorativamente…..
En la foto 62 ( la del motor) delante del deposito del liquido de frenos ¿ es el filtro de aire…?… la verdad que os fijais o te fijas en todo, muy agudo lo de la cámara de marcha atrás que sobresale…un saludo y seguir asi.

Rubén Fidalgo 16 abril, 2016

Hola jcl, todos los diésel actuales tienen filtro anti partículas. En éste no encontré la boca de rellenado del AdBlue, pero debería tenerlo también para superar la Euro6.
Gracias por ver toda la galería, incluidas las fotos nocturnas, es un coche con una iluminación muy llamativa (la interior personalizable) y se merecía una mención especial. La pieza blanca que se ve por delante del líquido de frenos es el tubo del aire de admisión, tiene una pequeña pieza de fieltro blanco que es lo que destaca bajo esa red de \”nido de abeja\”.
Un saludo y gracias a ti por tus comentarios, espero que pronto podamos probar la versión de gasolina.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...