*

Prueba del nuevo Peugeot 2008 1.2 Pure Tech 110 CV GT Line 201645

Prueba del nuevo Peugeot 2008 1.2 Pure Tech 110 CV GT Line 2016

2 Noviembre, 2016 por

El lavado de cara llevado a cabo hace unos meses en el Peugeot 2008 ha servido, además de para actualizar su imagen, como excusa perfecta para incorporar nuevas mecánicas y el nivel de acabado GT Line que os mostramos en esta prueba. El pequeño SUV francés demuestra que basta con una carrocería ligeramente elevada y buenas ruedas para multiplicar su versatilidad.

Nuestra valoración: 7,2 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Versatilidad
  • Estabilidad frente a un SUV
  • Modos del control de tracción

Mejorable

  • Posición del selector del cambio
  • Iluminación escasa
  • Ruido de rodadura

Peugeot ha optado por una fórmula bastante razonable para ofrecer un crossover: subir ligeramente la altura libre al suelo de una carrocería de tipo familiar en lugar de hacer un SUV puro y duro. Su resultado estético es cuestión de gustos, pero desde el punto de vista técnico es una solución ideal. La altura libre da de sobra para el tipo de escapadas por pistas que suelen hacerse con este tipo de coches (si es que alguna vez abandonan el asfalto) y no hay que cargar con un automóvil torpe y menos seguro en carretera.

Tras el lavado de cara llevado a cabo en primavera, el Peugeot 2008 ha ganado bastante en atractivo y tiene una imagen más llamativa y que recuerda más a un SUV, pero lo más interesante es la llegada a la gama del acabado GT Line y los motores Pure Tech de gasolina, que poco a poco van desbancando a los cada vez más polémicos diésel.

Y precisamente ésta es la opción elegida para la prueba del nuevo Peugeot 2008 1.2 Pure Tech de 110 CV, una versión que convence por su equipamiento, su versatilidad y los buenos consumos de su eficiente mecánica… siempre que no abusemos del pie derecho, pues es un motor bastante sensible a nuestro estilo de conducción.

Frente a las versiones diésel, este motor de gasolina ofrece una mayor finura de funcionamiento y unos costes de mantenimiento más contenidos. Además, el peso es menor y mejora la agilidad del eje delantero, con una conducción muy agradable.

Su carrocería de estilo SW es muy práctica y nos ofrece un maletero muy utilizable, un interior amplio y un acceso muy cómodo gracias a su altura al suelo ideal, ni muy alta ni muy baja.

Para mejorar su versatilidad, este nivel de equipamiento cuenta con el sistema Grip Control de Peugeot en el que el control de tracción dispone de varios modos de funcionamiento que permiten ciertas licencias fuera del asfalto, pero, sobre todo, unos neumáticos mixtos que son los verdaderos artífices de la capacidad de adaptación de este coche.

Frente a sus rivales, el 2008 ofrece una calidad de materiales y fabricación claramente mayor que modelos como el Renault Captur, además de un mejor comportamiento en carretera. Tal vez su rival más cercano sea el Citroën C4 Cactus, que tiene un diseño más fresco y, al menos por ahora, los air bumps que son una ventaja a la hora del uso urbano, protegiendo nuestras puertas de los roces y golpes de los estacionamientos en batería.

Vamos a ver en detalle todo lo que nos ofrece este práctico Peugeot.

Prueba del Peugeot 200845
El nuevo frontal tiene una imagen más rotunda y parecida a la de un SUV convencional.

Los cambios estéticos tras el lavado de cara del Peugeot 2008 se concentran en su mayoría en el frontal. El paragolpes delantero y la parrilla son completamente diferentes. Con el nuevo diseño se ha buscado darle un aspecto más parecido al de un todo camino, con una calandra más vertical y prominente que le da una imagen más rotunda.

El acabado GT Line añade los acabados en negro satinado y la moldura cromada que va sobre la puerta trasera también en color negro.

La parte trasera apenas cambia, sólo han variado de posición la denominación del modelo. Antes el número 2008 iba en el lado derecho y ahora va al izquierdo, mientras que la parte derecha se reserva para el nivel de acabado GT Line.

Las llantas de 17 pulgadas (con neumáticos 205/50-17) terminan de redondear la imagen exterior de este modelo.

La pintura blanca metalizada tiene un buen aspecto y los colores igualan bastante bien en los distintos materiales (las partes metálicas y las piezas de fibra, como los paragolpes).

Los faros delanteros son de tipo elipsoidal con lámparas halógenas. Estéticamente resultan llamativos, pero su luz es muy pobre en cruce. Tampoco los antiniebla aportan demasiada mejora en el caso de circular por zonas viradas ni con lluvia o niebla.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

2 Comentarios

j l 2 Noviembre, 2016

hola ruben; supongo que este modelo le vendría de perlas junto con el grip-control unos neumáticos como los Michelin cross climate ¿no? ( supongo que el Renault kadjar tiene el mismo sistema….Un saludo.

Rubén Fidalgo 3 Noviembre, 2016

Hola J L, este coche lleva unos neumáticos similares a los Crossclimate de Michelin, pero de Goodyear, tienen un diseño algo más eficaz fuera del asfalto que los Crossclimate. Un saludo, encantado de volver a saber de ti.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com