*

Prueba del Mitsubishi Space Star 120 MPI Kaiketi34

Prueba del Mitsubishi Space Star 120 MPI Kaiketi

11 Agosto, 2016 por

Examinamos a fondo el modelo más pequeño de la marca japonesa. En la prueba del Mitsubishi Space Star, analizamos si el restyling que recibió a principios de año ha servido para mejorar el producto.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 8

Notable

Equipamiento 9

Sobresaliente

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Actualización estética
  • Habitabilidad
  • Equipamiento muy completo

Mejorable

  • Tapicería clara
  • Poca personalización
  • Dirección

La prueba del Mitsubishi Space Star me ha servido para reafirmar mi idea de que los vehículos que se encuadran dentro del segmento A, el de los coches urbanos, no tienen el reconocimiento ni el éxito que deberían en el mercado español.

Confieso que yo era uno de esos conductores que se preguntaba ¿para qué un coche así cuando por un poco más de dinero puedes acceder a un segmento superior? Sin embargo, el tiempo me ha dado la respuesta y, tras varias pruebas, cada día estoy más convencido de que este tipo de vehículos son una opción más que razonable por la practicidad, comodidad y agilidad que ofrecen para su uso diario en ciudad. Si a esto le sumamos un precio razonable y unos costes de mantenimiento reducidos, la decisión de decantarse por un urbanita se hace aún más fácil.

Conocido como Mirage en otros países, el Mitsubishi Space Star fue lanzado al mercado en 2014, pero a principios de año recibió un lavado de cara que le sirvió para mejorar su imagen exterior, así como ciertos detalles del acabado interior. Además, amplió su equipamiento y redujo su oferta mecánica a un solo motor, el de gasolina de 82 CV de potencia denominado 120 MPI por la marca de los tres diamantes.

Una de las principales bazas a favor del Mitsubishi Space Star es su dotación de serie, ya que, con el acabado Kaiketi, el más alto de la gama, la única opción disponible es la pintura metalizada. El navegador, la conexión Bluetooth o las llantas de aleación de 15 pulgadas son elementos por los que habitualmente, y más en este segmento, habrá que realizar un desembolso extra de dinero, pero que en el Space Star son de serie.

El precio de partida se sitúa en 10.550 euros para el acabado de acceso Motion y, en el caso de la unidad de pruebas, es de 11.550 euros. A este precio, habría que añadir los 300 euros que cuesta la pintura metalizada.

En definitiva, el Mitsubishi Space Star me parece una alternativa muy a tener en cuenta, ya que tiene una imagen atractiva, un interior amplio para sus dimensiones, un equipamiento muy completo y un precio ajustado a lo que ofrece.

Las alternativas al modelo japonés son muy variadas, ya que encontramos coches de “capricho” como el Fiat 500 o el Opel Adam y otros, más en la línea del Space Star, como el Skoda Citigo, el Hyundai i10 o el Kia Picanto.

Con el restyling, el Mitsubishi Space Star ha ganado varios enteros.34
Con el restyling, el Mitsubishi Space Star ha ganado varios enteros.

“Nunca segundas partes fueron buenas”, decía un personaje de El Quijote en el transcurso de una conversación con el famoso hidalgo y su escudero. Esta frase, muy popular y usada sobre todo en el mundo del cine, no se puede aplicar al lavado de cara experimentado por el Mitsubishi Space Star, sino más bien todo lo contrario. La actualización, presentada en el último Salón de Ginebra, ha sido todo un acierto y ha conseguido, bajo mi punto de vista, que el vehículo gane en personalidad y deje atrás la imagen algo insulsa del modelo precedente.

Los cambios más notables los encontramos en la parte frontal, que, pese a mantener las mismas ópticas, cuenta con un aspecto más agresivo gracias a la nueva parrilla y al rediseño del parachoques, que ahora incluye un embellecedor cromado que discurre de lado a lado y enmarca a los faros antiniebla. Además, las nuevas y marcadas nervaduras del capó le otorgan una mayor presencia. Por el camino, el Space Star ha perdido las luces diurnas de tecnología LED, que pasan a ser halógenas.

En la vista lateral, los cambios son menos notables y se limitan, prácticamente, al nuevo diseño de las llantas de aleación de 15 pulgadas, que, eso sí, mantienen las medidas del neumático, por lo que habrá que tener cuidado a la hora de aparcar debido al escaso perfil con el que cuentan. También se mantiene sin variación el diseño de las puertas, lo que significa que el acceso al vehículo seguirá siendo igual de bueno dado su generoso tamaño.

Por su parte, la zaga recibe cambios que, si bien son menos significativos que en la parte delantera, ayudan a mejorar la imagen del vehículo. Los modificaciones se circunscriben a un nuevo dibujo para las ópticas, que mantienen tamaño y formas, y a los trazos del parachoques. Además, conserva el atractivo alerón con tercera luz de freno integrada sobre la parte superior del portón.

Por lo demás, el nuevo Mitsubishi Space Star mantiene sus dimensiones compactas con 3,71 m de longitud, 1,6 de anchura y 1,51 de altura. Otra de las cosas que no cambiado en el Space Star es su poca capacidad de personalización, ya que se limita a cuatro colores para la carrocería.

Te puede interesar...

Marcos Diego

Marcos Diego

Creció en un Lancia Delta, su primer coche fue un Alfa Romeo 156 y ahora conduce un Alfa Romeo GT. Hasta que llegue el momento de su inevitable marcha para sustituir a Sergio Marchionne a los mandos del gigante turinés, disfrutamos de él en Autocasión.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com