*

Prueba del Mercedes Clase E 220d 201659

Prueba del Mercedes Clase E 220d 2016

10 enero, 2017 por

Examinamos una de las berlinas más avanzadas del mercado, el Mercedes Clase E cargado con la última generación de asistentes a la conducción. La mecánica 220 es muy recomendable, pero su apuesta diésel plantea dudas sobre su futuro.

Nuestra valoración: 8,2 Sobresaliente

Diseño 8

Notable

Motor 8

Notable

Comportamiento 8

Notable

Interior 9

Sobresaliente

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 9

Sobresaliente

Destacable

  • Confort de marcha
  • Consumos ajustados
  • Seguridad activa

Mejorable

  • Ruido de la mecánica
  • Cruzada anti diésel
  • Boca pequeña del maletero

El Mercedes Clase E 2016 es una de las berlinas más avanzadas tecnológicamente que hay en el mercado, especialmente si, como es el caso de la unidad probada, equipa un arsenal de asistentes a la conducción de Mercedes-Benz. Control de crucero adaptativo, faros LED inteligentes, asistente de mantenimiento en el carril, de conducción en atascos, alerta de colisión, de ángulo muerto, asistente de aparcamiento automático… La lista es de lo más extensa.

Tras una semana de convivencia y con una prueba exhaustiva de todos los sistemas, hay que decir que su aportación para la seguridad vial es realmente positiva, pero puede ser un arma de doble filo si no se es absolutamente preciso a la hora de explicar cómo funcionan y para qué sirven.

En internet hay infinidad de vídeos comparando cómo funcionan los asistentes de distintos modelos, sobre todo con el famoso Autopilot de Tesla. Lo primero que hay que aclarar es que, en el caso de este Mercedes, no se han desarrollado como dispositivos de conducción semi autónoma o autónoma, como se los suele llamar, sino asistentes a la conducción, que es muy distinto.

Diferencias entre autónomo y asistente a la conducción

Estos mandos activan los asistentes de conducción.59
Estos mandos activan los asistentes de conducción.

En un sistema de conducción autónoma o semi autónoma, el coche es quien asume el control de la conducción y el conductor debe permanecer atento para supervisar que el vehículo reaccione correctamente. En el caso de un asistente a la conducción, es a la inversa. El conductor debe conducir en todo momento y el asistente está para asumir el control en el caso de que el humano se despiste o pierda la consciencia temporalmente.

Si pretendemos probar los dispositivos que tiene este coche como si de un vehículo autónomo se tratase, el resultado será, con casi total seguridad, una salida de vía y un accidente. Sin embargo, si se usan para lo que fueron diseñados, su funcionamiento es excelente y la seguridad que añaden es enorme.

Lo que sí que creo que debería mejorarse en este caso concreto es que, si el conductor no reacciona a la multitud de estímulos que el coche genera para que el conductor retome el control, es porque claramente éste ha perdido la consciencia. Lo razonable -y más seguro- en este caso es que el coche encienda los intermitentes de emergencia y realice una llamada al 112 de manera automática. Quedarse parado en mitad del carril en la autovía sin señalización genera una situación de altísimo riesgo.

Vídeo prueba del Mercedes Clase E 2016

El Clase E es como un C que ha crecido.59
El Clase E es como un C que ha crecido.

Cada vez son más las marcas que recurren a un único diseño en distintas escalas para sus diferentes gamas. En el caso de Mercedes, esto es evidente. Sólo si nos fijamos en su tamaño, seremos capaces de distinguir claramente si lo que tenemos delante de los ojos es un Clase C, un Clase S o, como en esta galería de fotos, un Clase E.

En el caso de la unidad de pruebas, hay algunos elementos de personalización que se incorporan al solicitar el acabado AMG, como las llantas de 19 pulgadas y neumáticos de distinta anchura en cada eje (245/40-19 delante y 275/35-19 en el eje trasero).

Su aspecto es atractivo y sus líneas curvas rompen con los trazos rectos de la generación precedente. El resultado es una carrocería con una aerodinámica récord en su categoría (Cx de 0,24) gracias a unos cristales muy enrasados, a los limpiaparabrisas delanteros ocultos bajo el perfil del capó y a unas ranuras mínimas entre los paneles de carrocería con puertas y capós, además de unos bajos completamente carenados.

Los acabados son buenos y la pintura, de gran calidad. Gracias a ello no se aprecian diferencias de tonalidad entre los paneles pintados sobre superficies metálica y sobre las plásticas.

Las puertas abren casi perpendiculares a la carrocería, lo que facilita mucho el acceso al interior, aunque la trasera no es muy amplia, lo mismo que la tapa del maletero, que tiene una buena capacidad pero un mal acceso debido al pequeño hueco que abre la portezuela, un mal común en los coches con carrocerías de tres volúmenes sin portón.

Además de unas líneas redondeadas y fluidas, el toque moderno lo rematan las formas de las luces de marcha diurna LED, así como los grupos ópticos traseros. Ya que hablamos de iluminación, la unidad de pruebas montaba los faros full LED inteligentes, que son una opción muy recomendable, desde luego mucho más que las llantas de 19 pulgadas AMG. Su rendimiento es formidable y aumentan nuestra seguridad en viajes nocturnos, además de reducir nuestra fatiga.

 

 

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...