*

Prueba del Mazda CX-5 2.2 Black Tech Edition diésel automático 201638

Prueba del Mazda CX-5 2.2 Black Tech Edition diésel automático 2016

6 febrero, 2017 por

Aquí tienes todo sobre el Mazda CX-5 Black Tech Edition, una versión que destaca por su diseño con acabados en negro y un equipamiento específico. Con el motor diésel 2.2 de 150 CV y la caja de cambios automática, destaca especialmente por su comodidad de uso en el día a día.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 6

Bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Diseño atractivo
  • Uso diario
  • Iluminación en carretera

Mejorable

  • Llantas demasiado grandes
  • Algunos ruidos interiores
  • Faros antiniebla inútiles

En esta ocasión, sometemos a examen a una versión con una interesante relación precio/equipamiento del SUV compacto de Mazda. Se trata de la edición Black Tech Edition del Mazda CX-5 presentada hace unos meses y que se distingue del resto de la gama por detalles de equipamiento como las llantas de 19 pulgadas, los faros full LED direccionales o los interesantes elementos de seguridad activa del sistema i-Activesense de Mazda.

Con un precio de partida de 33.520 euros de la unidad probada, su relación precio/equipamiento es buena, pero no podemos olvidar que milita en la categoría más reñida del mercado en este momento, con nuevos lanzamientos casi cada mes y con un rival tan afianzado en su posición de líder (el Nissan Qashqai) frente al que toda arma es poca para derrocar su trono.

Aunque ya hace casi 4 años que el Mazda CX-5 está en el mercado (con un ligero lavado de cara, eso sí), la verdad es que su diseño está aguantando muy bien el paso del tiempo y sigue resultando atractivo. Es uno de esos modelos que entran por los ojos a pesar de  la multitud de nuevos rivales que salen a su paso, como el nuevo Seat Ateca.

Skyactiv: Mazda tenía razón

La tecnología skyactiv está dando buenos frutos.38
La tecnología skyactiv está dando buenos frutos.

Pese a que el mercado español poco a poco va virando su rumbo y las ventas de versiones diésel se frenan mientras aceleran las de gasolina, en el segmento de los SUV siguen siendo más demandadas las mecánicas de gasóleo y las cajas de cambio automáticas cada vez ganan más terreno, por lo que hemos decidido elegir una unidad con el motor diésel de 150 CV y el cambio automático de 6 relaciones para este examen.

Mientras que la mayoría de sus principales rivales con 150 CV recurren a mecánicas más compactas, con cilindradas de entre 1,6 y 2 litros de cubicaje, este motor diésel de Mazda se va hasta los 2,2 litros. El motivo es el uso de la tecnología de Mazda Skyactiv. Sí, su motor es algo más grande, pesado y menos potente, pero gracias a ello se ahorra el tener que incorporar un caro (y susceptible de sufrir averías) sistema de depuración de gases con AdBlue para poder cumplir con las restrictivas leyes anticontaminantes. Además, es de las pocas que se ha librado de estar bajo sospecha en el caso dieselagate destapado por el escándalo Volkswagen.

 

El color blanco perlado le sienta bien.38
El color blanco perlado le sienta bien.

Exteriormente no hay muchos detalles que diferencien al Black Tech Edition del resto de Mazda CX-5. Sólo las llantas opcionales de 19 pulgadas y con diseño denominado “corte de diamante” llaman la atención en esta versión de equipamiento especial.

La parte más llamativa del CX-5 es el frontal, con unos faros muy rasgados que le dan ese toque “oriental”. En el caso de esta versión, son de tecnología led en todos ellos, con buena luz en cruce y excelente en carretera, pero los antiniebla parecen una broma. Su tamaño es ridículo y su luz… también. Si encendemos las luces de posición y los antiniebla (algo que es legal y recomendable en condiciones de niebla muy densa), casi ni apreciaremos la luz de los antiniebla, que parecen casi dos luciérnagas. Sí, ya sé que los faros principales son led y tienen buena luz, pero es una luz muy blanca (que produce mucho autodeslumbramiento cuando conducimos con niebla o nevando) y, si consideran que ya llega con ellas, ¿para qué montar unos antinieblas que no sirven para nada?.

En la vista lateral y trasera, no hay cambios frente a otros hermanos de gama y la calidad de acabados y ajustes es buena y ha mejorado mucho tras el lavado de cara llevado a cabo a finales de 2014, cuando se aprovechó para rediseñar los retrovisores y el capó delantero para eliminar las vibraciones que tenían en las primeras unidades.

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...