*

BMW 750d xDrive y la llave para dominar el mundo78

BMW 750d xDrive y la llave para dominar el mundo

21 Marzo, 2017 por

Hay dos objetos que existen para dominar el mundo. Uno es el anillo de poder de Sauron y el otro es la llave inteligente de BMW. Aunque la llave con control remoto es espectacular, tal y como dice la publicidad de la marca, si es así la llave, imagínate el resto del coche. Aquí te lo mostramos.

Nuestra valoración: 8,7 Sobresaliente

Diseño 8

Notable

Motor 10

Excelente

Comportamiento 8

Notable

Interior 8

Notable

Equipamiento 8

Notable

Consumos 10

Excelente

Destacable

  • Tecnología
  • Consumos bajísimos
  • Equipamiento

Mejorable

  • Temperatura de los frenos
  • Carnet por puntos
  • Peso

Más de una vez he comentado que la llave del coche es algo muy importante. Es lo único que te llevas del coche contigo, es lo primero que le enseñas de tu coche a los colegas… Por eso he criticado en algunas ocasiones que las marcas no presten más atención a ellas. Primero llegó Audi reinventado las llaves con el espadín plegable (algo que ya tenía el Citroën XM allá por 1988) a mediados de los noventa. Luego vinieron las “llaves inteligentes”, que no era necesario sacar del bolsillo para abrir las puertas y poner en marcha el coche. Tanto las primeras como las segundas podían ser más o menos eficaces, pero, en la mayoría de los casos, tenían un diseño poco cuidado. Ahora llega BMW y trae la llave más inteligente del mundo.

Su aspecto es impecable e impone. Su calidad es excelente y tiene un tacto que hace que no la quieras soltar de la mano. Con 6 pulsadores y una pantalla táctil de excelente calidad, es casi como un smartphone “para hablar con nuestro coche”. Desde ella podemos consultar si hemos cerrado o no el coche o las ventanillas, programar la climatización (que dispone de 6 fragancias pensadas para combinar con los aromas naturales del cuero y los materiales del interior del BMW Serie 7), encender las luces para localizar nuestro coche en un parking público o, como ya es conocido, manejar el coche como si de un modelo teledirigido se tratase.

La contrapartida es que la llave tiene una batería que tendremos que recargar como la de un móvil y que dura unos tres días. En el coche hay un puerto de carga inalámbrico, pero es algo incómodo, porque muchas veces nos la olvidaremos en él… con el riesgo que ello conlleva, aunque, si se cierran las puertas, podremos abrirlas con el móvil a través de la App BMW Connect.

Pero bueno… ¿tan importante es la llave de este coche como para que sólo hable de ella? Pues no, lo mejor está por venir, pero sí es lo suficientemente diferenciadora como para que se merezca bastante protagonismo.

Vídeo prueba del BMW 750d

El BMW 750d tiene un diseño poco arriesgado, pero elegante.78
El BMW 750d tiene un diseño poco arriesgado, pero elegante.

A los fabricantes alemanes les gusta que todos sus modelos tengan un aire de familia inconfundible. Esta idea tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes y entre ellos está el hecho de que el Serie 7 apenas se distingue de un Serie 5 y parecen más bien modelos idénticos, pero a distinta escala, que series diferentes.

BMW ha aprendido en sus propias carnes que los clientes típicos de este segmento no son muy partidarios de diseños demasiado arriesgados. El lanzamiento en 2001 del E67 con unas formas muy atrevidas se saldó con un rotundo fracaso comercial, y eso que algunas de sus soluciones más criticadas, como el i-Drive, han acabado por imponerse en el mercado. Con un antecedente así es más que razonable que el actual Serie 7 haya huido de líneas arriesgadas y transgresoras y, aunque pueda resultar demasiado austero y continuista, la verdad es que es proporcionado y, además, muy aerodinámico.

Con casi 5,10 m de longitud y 2 de ancho, el BMW 750d es un verdadero mastodonte y, pese a la discreción del color gris plata de esta unidad, no puede enmascarar su envergadura.

El pack M de carrocería incluye unas llantas de 20 pulgadas de cinco brazos dobles que dejan ver el equipo de frenos también firmado por M, así como un faldón delantero más deportivo y aerodinámico.

Los faros delanteros tienen un diseño muy futurista, para dejar claro que cuentan con tecnología láser, y su iluminación es excelente y más eficaz que la del Audi R8, el otro coche que dispone de esta tecnología.

En cuanto a la calidad de fabricación, el Serie 7 es el buque insignia de BMW y, como tal, todo es superlativo. Entre los detalles del mimo puesto en su terminación están las cerraduras activas, que cierran por completo las puertas aunque sólo hayamos entallado el primer trinquete. Ésta es una tecnología implantada en los años noventa por la Clase S W140 de Mercedes, un sistema demasiado caro y pesado como para que su uso haya sido muy extendido; de hecho, Mercedes dejó de utilizarlo.

Ya que hablamos de puertas, éstas dejan un cómodo acceso al interior, salvo la tapa del maletero, que es demasiado pequeña y no deja meter bultos que sí cabrían en el cofre. Su capacidad es buena pero no es muy versátil. Los respaldos traseros no pueden abatirse y la única alternativa que nos da para transportar bultos de grandes dimensiones es el típico hueco portaesquíes al que se accede abriendo la tapa que hay en el respaldo tras el reposabrazos central.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com