*

Prueba Citroën Berlingo Multispace BlueHdi 100 XTR Plus41

Prueba Citroën Berlingo Multispace BlueHdi 100 XTR Plus

29 febrero, 2016, modificada el 7 marzo, 2016 por

Nos ponemos al volante del Citroën Berlingo XTR Plus. El diseño no está entre sus virtudes, pero el espacio, la comodidad y unos consumos ajustados son sus grandes aliados para convertirse en una alternativa real a los monovolúmenes o SUV. Analizamos a fondo la variante diésel de 100 CV.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

6

7

7

8

7

7

Destacable

  • Amplitud interior
  • Consumo
  • Asientos independientes

Mejorable

  • Diseño interior
  • Carece de sexta marcha
  • Mullido de los asientos

En los últimos tiempos, la presencia de los vehículos tipo SUV en nuestras calles ha crecido de manera fulgurante. Si preguntas a los conductores por las razones de la compra, la mayor parte de ellos señalarán, por supuesto, el diseño, pero también la comodidad, practicidad y capacidad que ofrecen este tipo de carrocerías. Pues bien, dejando a un lado el diseño, no se me ocurre otro vehículo que cumpla mejor con esas características que el Citroën Berlingo de la prueba.

Lleva en el mercado desde 1996 y se han vendido cerca de 3 millones de unidades en todo el mundo. Es, sin duda, el líder absoluto de su categoría y, tras la reciente renovación, ha mejorado en el apartado estético y de equipamiento. Además, la mecánica diésel de 100 CV, que montaba la unidad de pruebas, cuenta con un buen nivel de equilibrio entre prestaciones y consumos.

Si la estética e imagen social no suponen un problema, el Citroën Berlingo es una opción muy a tener en cuenta para aquellos que busquen un coche espacioso y cómodo. Cuenta con todo el equipamiento necesario, un propulsor que cumple y una polivalencia fuera de toda duda.

Por cierto, el Citroën Berlingo, hermano gemelo del Peugeot Partner, se fabrica para todo el mundo en la planta que el grupo PSA tiene en Vigo.

Citroën Berlingo41
El diseño no es uno de los puntos fuertes del Citroën Berlingo.

El diseño exterior del Citroën Berlingo está muy limitado en origen, ya que es un vehículo derivado de un comercial y el objetivo prioritario en este tipo de carrocerías es conseguir el mayor volumen interior posible. Para lograrlo, hay que recurrir a unas formas poco atractivas y que no dejan espacio para la imaginación.

La parte frontal del vehículo es el único lugar donde los diseñadores se pueden permitir alguna licencia y, en este sentido, el Citroën Berlingo está, sin ser un alarde de diseño y modernidad, muy bien resuelto. Además, la unidad de pruebas contaba con el acabado XTR Plus, que le aporta un “look aventurero” gracias a las protecciones en color plata situadas en la parte inferior del parachoques delantero y trasero.

Asimismo, los retrovisores, barras de techo y una pieza de la parrilla en negro brillante, y en contraste con el color de la carrocería, son detalles que ayudan a mejorar el aspecto visual del Berlingo para acercarlo, en la medida de lo posible, a la imagen de un turismo convencional. Las llantas de aleación también contribuyen en este aspecto.

En definitiva, el Citroën Berlingo Multispace, que tiene una longitud exterior de 4,38 m, no es un vehículo que enamora por su estética, pero es cierto que las sucesivas renovaciones han dulcificado su imagen y la han acercado cada vez más a la de, por ejemplo, un monovolumen.

Puedes ver todos los detalles del Citroën Berlingo en la galería fotográfica.

Marcos Diego

Marcos Diego

Creció en un Lancia Delta, su primer coche fue un Alfa Romeo 156 y ahora conduce un Fiat Stilo. Hasta que llegue el momento de su inevitable marcha para sustituir a Sergio Marchionne a los mandos del gigante turinés, disfrutamos de él en Autocasión.

1 Comentario

Pablo 1 marzo, 2016

Por fin! Un coche muy interesante, que con el techo modutop me parece que deja en feo a muchos monovolúmenes por soluciones interiores (incluso con las condiciones que aquí se mencionan). Sobre el diseño…acomodar 7 amplias plazas en 4,38 metros ¿cuántos monovolúmenes son capaces? Pocos. Creo que con unos pocos retoques (materiales, menos altura al techo..), podría dejar sin argumentos a casi todos los monovolúmenes del mercado; y gracias a Dangel, a muchos SUV. Eso sí, cobrar 20.000 euros por una carrocería que está ampliamente amortizada en su versión industrial me parece exagerado. Saludos!

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Te puede interesar...