*

Prueba: BMW X4 xDrive 30d31

Prueba: BMW X4 xDrive 30d

20 Enero, 2015, modificada el 22 Enero, 2015 por

Cuando una marca pretender ofrecer “lo mejor de los dos (o más) mundos”, es decir, una berlina con el espacio de un monovolumen, un SUV con la imagen de un coupé o un TT que no parezca tal, no suele salir bien. Pero la compañía bávara da en el clavo con el BMW X4, un todocamino que reduce el tamaño -y el precio- del X6 y le suma una dosis de dinamismo.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

7

8

8

6

7

5

Destacable

  • Potencia del motor.
  • Comportamiento dinámico.
  • Suavidad del cambio.

Mejorable

  • Calidad visual de los plásticos.
  • Plaza central trasera.

Quítate de la cabeza la idea de “coser” conceptos cual doctor Frankenstein y cruzar los dedos para que el resultado sea tolerable: BMW no hace las cosas así y, en el caso del X4, aunar la imagen coupé del X6 y la tracción total a una considerable deportividad es un esquema que funciona perfectamente. Su imagen quizá no te va a convencer al primer vistazo, pero en cuanto te sientes al volante, te olvidarás de todo lo que no sea cuero y comodidades -pese a unos plásticos cuya calidad visual es mejorable-.

¿Sigues teniendo dudas? Enciende el motor y date una vuelta. Este X4 es rápido, ágil y proporciona altas dosis de confianza en cualquier situación. Te encontrarás con una sonrisa en la cara y sabrás perfectamente de dónde viene: del “poderío” de su mecánica y de su aplomo. Quizá se borre un poco cuando eches un vistazo al precio de este vehículo y a su consumo, pero doy por hecho que, si estás pensando en un coche que cuesta más de 60.000 euros y tiene casi 260 CV, ya sabías a qué te enfrentabas. Pon de nuevo en marcha su propulsor: tu apuesta es ganadora.

BMW X4 xDrive 30d31
Sus líneas nos recuerdan poderosamente a las del BMW X6, aunque sin ser tan aparatosas.

Reconozco que el BMW X6 me dejó más bien fría cuando lo vi por primera vez. Demasiado grande, demasiado alto, demasiada pinta de coupé para un todocamino. Pero poco a poco “entendí” su propósito y aquellas líneas empezaron a significar algo nuevo, a gustarme, de hecho. Era de esperar que el X4, más pequeño (emplea la plataforma del X3), tuviera ya mucho ganado para atraerme… y no sólo a mí, a juzgar por las cabezas que se giran para mirarlo.

Su frontal impresiona y permite reconocerlo al momento como un integrante de la casa germana: la doble parrilla, las líneas tensas y rotundas, la caída del techo en la zaga. Remata la trasera con la doble salida de escape y ya tienes un modelo que irradia un dinamismo muy elegante. Aunque en la vista lateral me “chirría” un poco que las ruedas traseras no estén más cerca de las esquinas: la imagen ganaría en aplomo.

Nuestra unidad de pruebas montaba el paquete deportivo M, lo que añadía -entre otros elementos que comentaremos más adelante- unos discretos logos en los laterales, elementos aerodinámicos y unas llantas atractivas (y no suelo señalar este detalle). Te voy avisando: este pack cuesta casi 5.500 euros, pero ofrece más, mucho más de lo que he señalado aquí. El resto está en el interior…

Te puede interesar...

Autor: Autocasión

1 Comentario

Roberto 17 Febrero, 2015

Nadie puede negar su atractivo, sin duda lo es. A la hora de analizarlo desde un punto de vista práctico, es otro tema. No es un todo terreno, no es muy amplio, consume bastante, es caro…en mi opinión adolece del mismo fallo que su hermano mayor; el que mucho abarca, poco aprieta. Intenta aunar demasiados conceptos y por ende, tiene todas las carencias.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com